El presidente de Fedecámaras del estado Táchira, Daniel Aguilar, advirtió que sin contar con las semillas y con los insumos necesarios para la producción de alimentos y cría de animales, los campesinos de esa entidad no podrán satisfacer la demanda nacional para los ingredientes de las hallacas de este diciembre.

Nota de prensa 

“Sería mentira decir que en la actualidad podemos cubrir el consumo nacional. No obstante, la producción que tenemos, que ya está sembrada, la vamos a aportar para los venezolanos”, aseguró.

Aguilar denunció que hasta la fecha el gobierno no les ha permitido a los productores locales importar los insumos necesarios ni para cosechar ni para criar ganado. “Solo un grupito de personas, que estaría apoyado por el gobernador del Táchira, ha podido traer semillas y las están vendiendo en el pabellón Venezuela-Colombia, ubicado en Corpotáchira”, aseguró.

Explicó que pese a la apertura de la frontera con Colombia no han podido adquirir las materias primas necesarias para la producción agrícola y agropecuaria tales como semillas, abono, alimento concentrado, medicinas, entre otros, debido a que los canales regulares para importarlos aún no están abiertos.

Insistió en su llamado al gobierno para que permita importar semillas y demás insumos a instituciones ya creadas y que tienen todos sus papeles en regla como Apropatachira, Asociación Avícola del Táchira y Asogata.

Destacó que esas instituciones incluso cuentan con líneas de crédito en el exterior, por lo que, en último caso, no necesitarían que les otorguen divisas. “Lo que requieren es la autorización para traer los productos”, señaló.

Precisó que pese a esa situación los campesinos tachirenses no han dejado de producir ni un solo día y trabajan en la mayoría de los casos desde las 4 am hasta las 11 pm. “No dejamos de producir, llevamos nuestros productos a más de 60 ciudades del país, llevamos miles de toneladas de alimentos al resto de Venezuela”, destacó Aguilar, quien precisó que entre esos productos se encuentran tomates, papa y ají.

Ratificó que requieren del apoyo gubernamental para que se reactive al aparato productivo del país, y para ello debería, en lugar de comprar a productores extranjeros, invertir esos recursos en Venezuela. “En vez de dar una bolsa de alimentos que se acaba en tres días, debe enseñar a la gente a trabajar… Debe apoyar al campesino, no atropellarlo y oxigenar al aparato productivo”, enfatizó.

El diputado por Amazonas, Julio Haron Ygarza, denunció que el Gobierno Nacional mantiene una deuda con la Gobernación de Amazonas de aproximadamente 13 mil 113 millones de bolívares a partir de los aumentos de sueldo y ticket de alimentación que decretó el Ejecutivo durante este año.

“A la fecha de hoy, los tres últimos créditos adicionales que se entregaron a la gobernación de Amazonas tienen déficit”, explicando que con el 20% de aumento salarial, el Ejecutivo tenía que depositar 3.600 millones de bolívares y transfirieron 532 millones; luego con el segundo aumento tenían que consignar 3.300 millones más y sólo transfirieron 798 millones y, con el tercer aumento, debían entregar 8.500 millones y sólo aprobaron 1000 millones de bolívares.

El reclamo lo hizo en compañía de los parlamentarios Robert Guzamana y Nirma Guarulla, y agregó que la misma situación la padecen todos los trabajadores de las gobernaciones y alcaldías del resto del país.

Ygarza realizó un llamado enfático al presidente Nicolás Maduro para que transfieran los recursos y poder honrar los compromisos con los empleados de las regiones, indicando que es inaceptable que los empleados públicos de la administración central estén cobrando 42 mil Bs. en bono alimentario y en las regiones reciban sólo 18 mil Bs. o hasta montos inferiores.

Ygarza resaltó que en los gobernadores del Partido Socialista Unido de Venezuela (psuv) no denuncian esto por miedo.

“De 15.500 millones de bolívares que han debido transferir este año vía decreto presidencial a la gobernación de Amazonas, sólo han consignado 2.390 millones”, finalizó el diputado.

En sesión extraordinaria, los concejales oficialistas de los municipios Maturín en el estado Monagas y Mario briceño Iragorry (MBI) de Aragua, nombraron nuevos alcaldes pertenecientes a la fracción oficialista, con el propósito de sustituir a Warner Jiménez, actualmente en la clandestinidad y a Delson Guarate, detenido por la Policía Política (Sebin). Ambos pertenecen al partido Voluntad Popular (VP).

En el caso del ayuntamiento maturinés, asumió el edil Wilfredo Ordaz con seis votos de la tolda roja. Los concejales de oposición no estuvieron presentes. Y en cuanto al municipio MBI, designaron a Brullerby Suárez, perteneciente al Partido Socialista Unido de Venezuela, quien hasta el momento era el presidente de la Cámara Municipal.

La situación fue denunciada por VP a través de sus redes sociales.

En una serie de tuits, el diputado José Manuel Olivares, médico y presidente de la subcomisión de Salud de la Asamblea  Nacional (AN), denunció que el Servicio de Inteligencia (Sebin) “visita” a los médicos del estado Bolívar para “evitar que se pronuncien sobre los problemas de salud… #Difteria“.

Estas declaraciones la realizó después de que el día de ayer, Olivares informara que en esta entidad del sur del país hay 17 personas fallecidas por esta enfermedad infecciosa respiratoria.

El parlamentario señaló que la reaparición de enfermedades erradicadas y el brote de males asociados a la pobreza, como la escabiosis (sarna), “evidencian el fracaso del sistema de salud”.

El volcamiento de una unidad de la línea Expresos Los Llanos ocurrido en la troncal 11, sector El Cintillo vía Guasipati en el estado Bolívar, dejó como saldo 11 fallecidos y 14 heridos, según reportó el ministro del Interior, Néstor Reverol, a través de su cuenta de Twitter.

WhatsApp Image 2016-09-30 at 8.37.09 AM

Foto: Cortesía.

WhatsApp Image 2016-09-30 at 8.37.21 AM

Foto: Cortesía.

WhatsApp Image 2016-09-30 at 8.37.33 AM

Foto: Cortesía.

WhatsApp Image 2016-09-30 at 8.37.39 AM

Foto: Cortesía.

WhatsApp Image 2016-09-30 at 8.37.45 AM

Foto: Cortesía.

Hasta el momento se reportan 17 fallecidos en el sur del país, concretamente en el estado Bolívar, r, 12 en el  Municipio Sifontes,  5 en el Municipio Caroní en el Hospital Dr. Raúl Leoni, de Guaiparo. Así lo informó el diputado José Manuel Olivares, presidente de la Subcomisión  de Salud de la Asamblea Nacional.

Olivares, exhortó al Gobierno Nacional a decretar el alerta epidemiológico ante el brote de esta enfermedad en región. Además, denunció que  en los hospitales de Bolívar, no cuentan con Eritromicina ni Penicilina, antibióticos adecuados para el tratamiento de esta enfermedad, la cual reaparece en Venezuela 24 años después de haberse erradicado, dijo el parlamentario.

Rechazó que, hasta la fecha, las autoridades sanitarias del país no se pronunciaran por este hecho lo que implica que aún no reconoce la epidemia por lo que no se ha alertado al país ni iniciado los cercos epidemiológicos y campañas de protección y educación al personal médico del estado Bolívar, para  que el enfermedad  no llegue a otros estados del país.

El parlamentario aseguro, que la difteria es producida por la bacteria Corynebacterium diphtheriae, que ataca las vías respiratorias, con una sintomatología  de fiebre aguda, dolor de garganta y de cabeza, e inflamación de las glándulas. Esto puede venir acompañado de dificultad para respirar y tragar y de vómitos con un 50% de mortalidad si no  es tratada con alto nivel de contagio.

“Esta enfermedad  tiene un periodo de incubación de  2 a  5  días y periodo de transmisibilidad de dos semanas, es decir una persona puede durar dos semanas transmitiendo la enfermedad. El alerta que queremos hacer a la población vulnerable como nuestros niños menores de 5 años y los adultos mayores  de 60 años.”

El presidente de la Subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional, diputado José Manuel Olivares, no descartó que los miembros de esta instancia en conjunto con los  diputados del estado  Bolívar, trasladarse a las zonas  donde  se han detectados estos caso para atender esta problemática de salud pública.

(Miami, Estados Unidos. AFP).- El encarcelamiento del periodista chileno-venezolano Braulio Jatar, detenido tras publicar videos de una protesta popular, muestra la “desesperación” del gobierno de Venezuela, dijo el jueves en Miami el director regional de Human Rights Watch.

“El caso de Braulio Jatar (…) deja en evidencia el autoritarismo y la creciente desesperación del régimen de (Nicolás) Maduro”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, una ONG con sede en Nueva York.

El representante de derechos humanos denunció la “detención arbitraria” del periodista el 3 de septiembre, un día después de haber publicado videos sobre una protesta contra el presidente Maduro.

“A Jatar lo acusaron de lavar dinero, porque dicen haber encontrado 25.000 dólares en su carro, un monto que él no tenía”, denunció en el anfiteatro del Miami Dade College, en el centro de Miami, Florida (sureste de EEUU).

ideos difundidos en las redes mostraron que, el 2 de septiembre, decenas de personas rodearon al presidente tocando cacerolas mientras éste hacía un recorrido a pie en un barrio popular en la isla Margarita.

Vivanco detalló que Jatar, quien dirige el diario digital Reporte Confidencial, dio gran cobertura a este cacerolazo, cuyos videos se viralizaron y fueron reproducidos por medios internacionales.

“Al día siguiente, Jatar desapareció”, prosiguió. “No se supo su paradero durante varias horas, hasta que en la madrugada (siguiente) la familia obtuvo la confirmación de que estaba detenido en la oficina del Sebin (servicio de inteligencia) en Margarita”.

Preso pero libre

Vivanco habló en ocasión de la presentación en Miami de un libro del encarcelado líder opositor Leopoldo López, “Preso pero libre”, lanzado en marzo de este año en Madrid.

López, líder del partido opositor Voluntad Popular, está encarcelado en la prisión de Ramo Verde desde 2014. Fue condenado a casi 14 años de prisión por supuestamente arengar protestas violentas.

Su caso “es una aberración jurídica”, dijo Vivanco. “Se da en un contexto de un gravísimo deterioro de los derechos humanos en Venezuela”.

Vivanco fue expulsado en 2008 de Venezuela después de publicar un informe crítico del poder judicial.

 

EFE.- El director de la consultora Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, dijo que la inflación de Venezuela llegó a 452,5% calculada desde agosto de 2015 hasta agosto de 2016, un dato que se suma a un escenario de recesión de 26,8 % desde el año 2012.

Oliveros ofreció el dato durante un evento organizado por la Fundación Empresas Polar en Caracas en el que señaló que este número de inflación fue recogido por la consultora en vista de que el Banco Central de Venezuela (BCV) no ofrece regularmente estos índices de notificación obligatoria.

“Al cierre de agosto 2016 y desde agosto de 2015 la inflación es de casi 453 % pero ahí (en el dato) se incluye una porción de productos subsidiados o regulados”, dijo el economista que aclaró cuando se calcula el índice de precio al consumidor en cualquier comercio donde no opera la regulación, el número sube a 1.108 %.

El último número de inflación que ofreció el BCV fue para informar el índice de precios de todo el 2015 que llegó a 180,9 %.

“Tenemos una aceleración de inflación muy fuerte la peor de nuestra historia, Venezuela es el país con la más alta inflación del mundo”, dijo Oliveros y agregó que “más allá del impacto que eso tiene en los negocios, el impacto lo siente la gente en su poder adquisitivo que no puede ir a ese ritmo”.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó en abril pasado que el PIB venezolano se contraerá 8 % en 2016, después de haberlo un hecho 5,7 % el pasado año, mientras que la inflación se calcula que superará el 480 % al cierre de este año.

Y aunque el BCV tampoco ha dado el dato del índice de escasez, los venezolanos no consiguen buena parte de los productos de la cesta básica en los comercios y muchas veces deben recurrir a revendedores que ofrecen los artículos hasta 100 veces más caros que lo que marca el empaque.

EFE.- La severa escasez de productos básicos en Venezuela ha llevado a que la foto diaria del país sea una inmensa fila frente a muchos abastos y supermercados, un problema que el Gobierno intenta solucionar con un sistema de venta de alimentos, conformado solo por militantes chavistas, conocido como Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Los Clap que creó el jefe de Estado, Nicolás Maduro, en marzo pasado tienen la misión de distribuir y vender directamente alimentos de la cesta básica a bajo costo, sobre todo, en las zonas populares, aunque muchos sectores aseguran que nunca han visto las “bolsas Clap”.

Efe.- Los comunicadores y los profesionales de la información en América Latina “trabajan con presiones o con miedo por distintas razones, dijo en un entrevista a Efe el miembro de la organización Transparencia Internacional (TI) Fabiano Angélico.

“(El periodista) puede perder su empleo o también puede sufrir amenazas o violencia (…). Creo que la gente que discute el tema de acceso a la información y a la democracia a veces es un poco negligente en cuanto al tema de protección al periodista”, indicó Angélico.