La italiana que estuvo media pandemia en el Círculo Polar Ártico

La pandemia del covid-19 lo cambió todo en el mundo. Su llegada repercutió de manera negativa en muchos ámbitos de la vida cotidiana, pero para otros, esta representó algunas oportunidades.

Tal es el caso de la italiana Valentina Miozzo, quien aprovechó el tiempo de cuarentena originado por la covid-19 para viajar al Círculo Polar Ártico durante los meses más difíciles por las oscuras noches polares.

Lea también: Estados Unidos exhortó a Nicaragua a liberar a candidata Chamorro

“Diciembre y enero fueron dos meses de oscuridad. Mi vida siempre la pasé viajando, estaba fuera de casa unos seis meses al año”, dijo esta aventurera italiana a CNN.

Miozzo antes acompañaba a compatriotas a viajes al extranjero y dirigía el conocido blog Viaggiare Libera. Allí escribía sobre viajes sostenibles en Italia.

Después de la crisis de la covid-19 en Italia, recibió una oferta para ir al Círculo Polar Ártico para que administrase una casa de huéspedes.

“¿Estaba asustada? No, lo vi como una hermosa oportunidad para visitar lugares que quizás nunca hubiera elegido por mi cuenta”, dijo. “Como ya no podía hacer mi trabajo de viajes, esta era una forma de viajar y vivir otra realidad, de una manera más estática, por supuesto, pero en una parte del mundo que no conocía y que me fascinaba”.

Después de un mes, arribó a Kongsfjord, en Noruega, una región que solo cuenta con 28 habitantes.

“El supermercado más cercano está a 40 kilómetros. El hospital más cercano está a casi 321 kilómetros y el aeropuerto, obviamente es pequeño y local, está a 64 kilómetros”, contó Miozzo. “En invierno había vientos de 120 km/h y hielo por todas partes, por lo que era difícil moverse”, agregó.

De esta experiencia concluyó que el norte de Noruega es algo muy distinto al sur de la nación.

“El clima, la luz, la oscuridad, todo es diferente. Aquí, es una tundra real. Los árboles no crecen, es un paisaje realmente salvaje. Tenemos zorros rojos y árticos, y renos por todas partes”.

“Hay ballenas, delfines, orcas y muchas aves marinas; es conocido por su observación de aves. Y hay focas, que son hermosas. No he vivido en Noruega. He vivido en la tundra ártica”.

Debido a lo apartado de la civilización, esta italiana hizo una revelación un tanto complejo de entender en estas épocas: “No usé una mascarilla durante siete meses”, puesto que en la comunidad de Kongsfjord no ha salido el primer caso por covid-19.

Después de finalizar su período en el hospedaje, compró un vehículo para ir al norte hacia el asentamiento habitado más septentrional del planeta durante todo el año.

Se trata del archipiélago de Svalbard, ubicado a solo 1.046 kilómetros debajo del Polo Norte.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik