¿Quién es Alberto Fernández, el nuevo presidente de Argentina?

A los 10 días del mes de diciembre, exactamente a las 12:05 minutos hora local, Alberto Fernández asumió como presidente de la República de Argentina tras recibir de manos del mandatario saliente, Mauricio Macri, el bastón y la banda presidencial, en un acto realizado en el Congreso de ese país.

Junto a la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, Fernández firmó el traspaso con Macri y su vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, ante la mirada del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los distintos representantes internacionales que asistieron a la ceremonia.

Los presidentes Luis Lacalle Pou (Uruguay), Mario Abdo Benítez (Paraguay) y Miguel Díaz Canel (Cuba) fueron algunos de los líderes de la región que dijeron presente en Buenos Aires, así como también los exmandatarios Rafael Correa (Ecuador), Tabaré Vázquez (Uruguay) y Fernando Lugo (Paraguay). Por su parte, la lista de ausentes destacó a Donald Trump (EEUU), Andrés Manuel López Obrador (México), Jair Bolsonaro (Brasil), Sebatián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia) y el expresidente boliviano Evo Morales.

Por Venezuela, asistió el funcionario del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez.

¿Quién es Alberto Fernandez?

Nacido el 2 de abril de 1959 en Buenos Aires, el nuevo presidente argentino es abogado de profesión, graduado en 1983 en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Proviene de una familia ligada a la política desde mediados del siglo pasado. Es un reconocido aficionado al equipo de fútbol Argentinos Juniors, sostiene una relación sentimental con la periodista Fabiola Yáñez y tiene un hijo de nombre Estanislao.

Fernández es de la corriente ideológica peronista. No obstante, comenzó su carrera en 1985 cuando el presidente radical Raúl Alfonsín (1983-1989) lo designó como subdirector general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía. Más adelante, fungió como superintendente de Seguros de la Nación bajo la gestión del exmandatario, Carlos Ménem. También trabajó en la gobernación de Buenos Aires en 1996 y como tesorero en la campaña presidencial de Eduardo Duhalde en 1999, en que sería derrotado por Fernando de la Rúa.

Para la gestión del expresidente, Néstor Kirchner, este fijó su atención en él y lo contactó para que fuese su principal consejero en su intención de convertirse en el próximo Ejecutivo argentino en 2003, según contó Fernández al diario La Nación hace 16 años. A partir de allí comenzó una relación de amistad entre ambos.

 

Su historia con los Kirchner y sus desencuentros con Cristina Fernández

Cuando Kirchner asumió el mandato en su país en ese año, Alberto Fernández fue nombrado Jefe de Gabinete, cargo que desempeñó como uno de los más leales durante toda esa gestión hasta la llegada de Cristina. Fue en 2008 cuando presentó su renuncia al Gobierno y, paulatinamente, se convirtió en un opositor a la esposa de su amigo.

Fernández fue un duro crítico de Cristina de Kirchner y llegó a asegurar que «tiró por la borda todo lo que hizo Néstor». La calificó de mentirosa en una oportunidad y en 2010 la acusó de «presionar jueces».

No obstante, el hoy presidente argentino también tuvo acercamientos con esa administración tras la muerte de Néstor en 2010 y un año más tarde afirmó haber votado por Cristina en las elecciones primarias, aunque dicha acción no fue correspondida por la entonces mandataria, quien lo mantuvo alejado de su Gobierno.

Tras la llegada de Mauricio Macri al poder, no fue hasta 2018 y en medio de una profunda crisis económica en Argentina que Alberto Fernández encontró en una sociedad con Cristina la posibilidad de asumir la presidencia del país. Ambos se reunieron luego de diez años de distanciamiento para acercar sus posiciones y juntos llamaron a la unidad.

Con unas elecciones generales próximas, Fernández anunció que Cristina sería su vicepresidenta de fórmula bajo la unión del partido «Frente de Todos», que capitalizó la diferencia de ocho puntos sobre el macrismo, con la promesa de recuperar la economía.

Postura sobre Venezuela

Uno de los cambios notables que se producen en la Casa Rosada es la postura sobre la crisis en Venezuela. Con la salida de Macri, el país pierde el reconocimiento al Gobierno encargado de Juan Guaidó y adopta una posición de neutralidad manifestada por el propio Fernández.

«Venezuela tiene problemas, más problemas tienen los venezolanos que están adentro y más los que tienen que emigrar. Pero a diferencia del presidente (Macri), yo quiero que los venezolanos resuelvan el problema, no quiero intervenir. Espero que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana», afirmó en octubre del presente año.

En esa misma línea, Fernández aseguró en una entrevista al canal América que en Venezuela no hay una dictadura, sino «un gobierno autoritario».

Existen muchas dudas respecto a cuál será la política exterior del nuevo Gobierno argentino. Al frente de esa materia, Fernández designó como canciller a Felipe Solá, quien dijo en charla con CNN que sería «innecesario» fijar una postura sobre el caso en este momento debido a que su nación tiene suficientes problemas.

El desarrollo humano
Presidente Duque sob
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.