Venezolanos en Bogotá deben pedir en las calles para pagar su arriendo

Venezolanos en Bogotá deben pedir en las calles para pagar su arriendo

La comunidad venezolana en Bogotá, Colombia, se encuentra fuertemente golpeada y algunos en situación de vulnerabilidad debido a la pandemia. Muchos se han quedado sin sus empleos por la problemática económica y se han visto en la necesidad de pedir en las calles.

Tal es el caso de Génesis, quien pide a quienes transitan por un puente peatonal. Junto a su hijo de casi dos años, acepta que le faciliten dinero para el arriendo o comida. «A veces me dan, a veces no. Pero uno no se puede quejar porque la gente le ayuda mucho a uno», relató en una entrevista para VOA.

Durante un tiempo trabajó en un centro comercial de Bogotá, llevando y trayendo zapatos de los locales a las bodegas, sin embargo al iniciar las medidas especial por la pandemia, fue despedida, lo que dificulta su estadía en la capital colombiana, a la cual llegó huyendo de la crisis social, política y económica que padece Venezuela.

Le puede interesar: Taiwán donó más de 117 mil insumos médicos y alimentos para combatir y prevenir la covid-19

VOA también entrevistó a Zulay Díaz, madre de dos adolescentes (12 y 15 años). Perdió su trabajo en un restaurante que cerró a causa de la crisis económica que ha generado las medidas de confinamiento y distanciamiento físico. «A veces sí, a veces no (…) si no, nos hubieran echado a la calle», dijo.

Explicó que con lo que ha recaudado le alcanza para pagar la habitación donde viven, sin embargo, hay días en los que no recoge lo suficiente para pagar la habitación: «Al otro día, le reponemos lo de ayer y lo de hoy».

Más información: John Bolton sobre administración de Maduro: EEUU tiene que aplicar más presión

Otro testimonio que fue recabado es el de Jesús Velásquez. Proveniente del estado Guárico, perdió su empleo por la pandemia. Para poder pagar el arriendo, cuida vehículos y guía a los conductores cómo se van a estacionar. «Antes de la pandemia, tenía cómo trabajar, vendía limones, mandarinas, arvejas (…) es muy difícil porque uno no puede trabajar, ahora no puede uno ni ir Abastos (Central de alimentos), que era lo que hacía. Trabajaba por mi cuenta y no tenía que darle responsabilidades a nadie ni nada», manifestó.

Venezolanos pidiendo en varias partes de la ciudad es la escena que se vislumbra. En las salidas de los supermercados, es común ver a uno o a varios que para obtener algún ingreso optan por ofrecer bolsas de basura, apoyar a los compradores transportando sus bolsas de alimentos o simplemente abren las puertas de estos lugares, de manera cordial, para permitir que los compradores entre o salgan.

Venezolanos.
#Mundo | El calentam
Al menos un muerto y
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.