#Mundo | Venta de especias falsas: El fraude alimentario que crece en Europa

Las especias son uno de los productos alimenticios más antiguos del mundo y en la actualidad, aún son altamente demandados para cocinar.

Sin embargo, esto se ha convertido en un problema dentro de Europa, tras el aumento de falsificadores que a menudo, intentan hacer pasar fraudulentamente productos caducados o inferiores a los auténticos.

El experto en este sector, Alexandre Veuve, explicó a EuroNews, que existen especias de muy alto costo, que terminan siendo objeto de fraude para muchos falsificadores dentro del continente.

Un ejemplo de ello es el azafrán, asegurando que “vale tanto como el oro” y por tanto, existen “muchas estafas que la involucran”.

“Los polvos también son objeto de fraude porque se pueden falsificar más fácilmente. Por eso, hacemos nuestros propios polvos; compramos las especias enteras y luego las creamos nosotros mismos“, aseguró Veuve, quien es gerente de la prestigiosa tienda especializada en especial y comestibles gourmet, Le Tour Du Monde En Epices, ubicada la ciudad de Bruselas.

Las consecuencias de la venta de especias caducadas o de menor rango, atenta directamente contra el organismo de la persona que lo consume, debido a que no está consciente de lo que adquirió, y en la mayoría de los casos, muchas de ellas son alérgicas a cualquier tipo de este de “condimento”.

Detección de fraude alimentario

Una de las instalaciones del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea en Geel (Países Bajos), dispone de la Unidad europea de detección y prevención del fraude alimentario.

En ese centro, equipos de científicos analizan muestras de especias importadas a Europa, utilizando tecnologías de vanguardia, y, en algunos casos utilizan métodos muy similares a los que se utilizan en las investigaciones policiales.

Una de las herramientas más confiables, es en análisis de ADN, debido a que el mapa genético de la especia puede revelar si hay presentes elementos biológicos extraños.

El biólogo molecular de la Unidad, Antoon Lievens, detalló que el uso de plantas menos costosas o la aplicación de tintes, para hacer que la especia parezca más atractiva o auténtica, son los tipos más comunes de fraude en este campo.

“Hemos encontrado una o dos muestras que no eran azafrán en absoluto y el análisis de secuenciación ha demostrado que fue cártamo el que se vendió como azafrán… Otro ejemplo es la cúrcuma (cúrcuma). Hemos encontrado una muestra que no era cúrcuma, sino pimentón en polvo que había sido teñido o coloreado para que pareciera cúrcuma”, reveló.

 

Espectroscopia: “Un método infalible”

El proceso para detectar el fraude requiere una serie de protocolos de investigación; cada uno revela una parte importante de ello.

Los especialistas aseguran que la espectroscopia es un método poderoso y no requiere de una preparación especial de la muestra permitiendo a su vez un resultado rápido mediante el examen de las moléculas de la muestra con rayo láser.

El químico analítico de la Unidad de Prevención y Detección de Fraudes, asegura que es un método “infalible”.

“Entonces, cuando nos enfocamos en un alimento puro, tenemos un espectro puro para él”.

Por su parte, el Jefe de la Unidad de Prevención y Detección de Fraudes, explica que entre otras medidas adicionales, podría ser que envíen inspectores para verificar la empresa, examinar los documentos de transporte y “establecer una cadena de trazabilidad” y rastrearlo hasta el origen.

La venta de este tipo de productos se ha convertido en un mercado de crecimiento global y, hasta ahora, el uso de estas técnicas son claves para certificar la calidad del producto.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik