#Opinión | Aníbal Sánchez: “No sirve una política nacionalista y de despolarización que nos aleje de las ventajas”

¿Cuáles son las limitaciones y oportunidades para ir a unas elecciones?; por Anibal Sánchez

Para el 4 de noviembre podría existir, desde los Estados Unidos, una nueva política exterior que pueda influenciar en la política opositora interna en Venezuela, la cual venía utilizando el respaldo de la potencia occidental en muchos de sus planes y que no son compartidos por un sector importante en el país.

Esta semana se han llevado a cabo las convenciones de los demócratas y republicanos, dejando como resultado un bloque opositor fortalecido encabezado por Biden, que le disputará la presidencia al controversial Trump, en un proceso que se realizará en medio de la crisis del coronavirus, epidemia que ha dejado números rojos en Norteamérica.

Es tradición que la agenda internacional sea parte del debate interno en los Estados Unidos. De ahí, que el candidato a la reelección invirtiera minutos de su discurso de campaña, hablando sobre China, Irán, Estado Islámico, Israel y hasta de la OTAN. Pero a diferencia de otras intervenciones públicas, como en caso de la Florida, no habló sobre Venezuela, aún cuando muchos analistas coinciden en la importancia del voto latino para definir estados clave.

Están quedando atrás los días de «todas las cartas están sobre la mesa», en el caso de la crisis venezolana. Lo que en su tiempo formó parte de los mecanismos de presión, apuntó a actuar de algunos dirigentes nacionales que, aún a la fecha, apuestan por intervenciones. A ellos, así como a esos sectores más conservadores nacionalistas, el presidente Trump les repite: “se acabaron las aventuras militares internacionales de los Estados Unidos. No sacrificaremos en vano vidas de estadounidenses”.

Tanto Biden como Trump, en los mensajes de campaña, descartan la opción armada en el caso de Venezuela. Por lo que no se le ve ningún sentido a que algunos dirigentes fomenten esta opción. Al final, solo aumenta la frustración y desesperanza.

Ahora, que Trump no mencione a Venezuela en su discurso de aceptación a la candidatura republicana, debería ser objeto de revisión para los que centran su actuación con base a su apoyo. Podríamos estar en el preámbulo de un cambio de política exterior, aunque estén planeando mantener las sanciones por lo que queda del año, como herramienta para obedecer el ejercicio de autonomía, que puede ser usado para obligar otra ronda de negociaciones.

De igual modo, han dicho que las naciones europeas, que vienen actuando en el Grupo de Contacto Internacional, consideran que la crisis venezolana debe ser resuelta por los venezolanos, con apoyo de la comunidad internacional, según los demócratas.

Por esta razón, la dirigencia opositora venezolana no le queda otra opción que la lucha política. No se puede seguir postergando y delegando el diseño de una estrategia a otros, que desconocen nuestras capacidades y realidades.
Construir, a partir de la unidad, no es lo mismo que la unidad en función de lo que se quiere construir.

Hay que establecer alianzas políticas que no son necesariamente acuerdos electorales. No se pueden dejar llevar por posturas que alejen al mundo opositor del único tablero donde pudiera llevar una ventaja para acompañar palabras y sueños encantadores, que no tienen ningún tipo de sostenibilidad.

La política venezolana habría dejado de ser responsable para pasar a ser de graderías, cayendo el liderazgo a la posición de decir lo que se quería escuchar y demostrando falta de conducción. Ahora hace falta una política racional, dirigida a lo que realmente espera, quiere o afecta a la población, como es el caso de la atención de la crisis socio-económica.

Se debe dejar de lado el temor a despolarizar, ya que en este escenario no está la fortaleza del sector opositor. Esto solo ha permitido la subsistencia de bloques radicales y el fortalecimiento de proyectos personalistas.

FOLLOW US ON:
#Opinión | El día
#OPINIÓN | Del coro
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.