El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, aseguró que «ningún aumento salarial resolverá la crisis y los problemas que aquejan a los venezolanos», por lo que condenó las últimas medidas económicas decretadas por el presidente Nicolás Maduro, a quien responsabilizó de «desmoronar el poder adquisitivo del país por el mal manejo de la economía».

Rechazó que el Gobierno de Maduro ha aumentado el salario mínimo «sin cumplir con las normas internacionales», y también sin aplicar un diálogo tripartito con los trabajadores y los empresarios, quienes a su juicio también deben incidir en las medidas económicas.

«Hoy en día las empresas tienen bajos niveles de inventarios y actividad económica, y hasta que no se tengan medidas que incentiven la producción, lo que hace es que la fuente de empleo se siga viendo afectada, con el resultado de más negocios cerrados», explicó.

Larrazábal insistió en que «el efecto del aumento salarial será pernicioso», y aseveró que eso no cambiará «hasta que el Gobierno nacional no aborde la crisis económica y tome políticas dirigidas a aumentar la producción».

«Las empresas necesitan un flujo de caja positivo, y con la falta de políticas económicas tenemos cada vez más inflación y los sueldos desviados de un salario mínimo digno, destacando que las bonificaciones de cestatickets son tres veces el salario, cosa que se aleja de lo establecido en las normas de la Organización Internacional de Trabajo (OIT)», agregó.

Finalmente, condenó que «estos aumentos consecutivos reflejan un proceso de destrucción, y un reconocimiento de lo nociva que es la ley de retroactividad de prestaciones sociales, que al final del día lo que hace es que el salario se pulverice».

Andrés Fornerino.- El dirigente del partido Primero Justicia (PJ),  José Guerra considera que aumento del bono alimentación para el mes de marzo perjudica a la población porque conduce a una espiral inflacionaria.

«Muchos trabajadores que perciben salario mínimo van a tener que pagar impuesto», advirtió el también economista. Además, manifestó que el aumento de la Unidad Tributaria (UT) está lejos de proteger el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Guerra indicó: «La solución es implementar políticas anti-inflacionarias que contengan el alza del precio». Alegó que una de las causas de la crisis económica es la cantidad de dinero inorgánico.

Sobre la prórroga en la circulación de los billetes de 100 bolívares hasta el 20 de marzo del 2017,  el diputado a la Asamblea Nacional (AN), denunció que existe una fractura en el nuevo cono monetario.

«Faltan los billetes de 1.000 y de 2.000. Al estar ausente no se puede dar cambio del billete de 20.000»,  advirtió, José Guerra.

A su vez,  informó que en cuatro estados del país no se han distribuido los nuevos billetes, tales como: Zulia,  Táchira,  Bolívar y Apure,  por lo que instó al gobierno en acelerar el proceso de calibración para la distribución de los nuevos billetes en los cajeros automáticos.

Finalmente el economista manifestó que si el Banco Central de Venezuela (BCV) mantiene el financiamiento del déficit del gobierno y de Petróleos de Venezuela «no habrá aumento que valga».