El documento “Propuestas para mejorar la situación de los migrantes y refugiados venezolanos en el marco del Covid-19” es producto de 13 reuniones sostenidas entre la Oficina de la Secretaría General para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos y la Coalición por Venezuela -conformada por 63 organizaciones de la sociedad civil que dan asistencia a estas personas en 23 países de la región-. Así lo aseguró David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos.

Smolansky detalló que el mismo informe da nueve recomendaciones en el área de la salud, cinco relacionadas con educación, nueve con empleo u otros medios de vida, seis con relación a la seguridad alimentaria, otras seis relativas a la necesidad de protección y cuatro en el área de vivienda. Todas enfocadas en mejorar la situación de los migrantes y refugiados venezolanos.

A su vez, el comisionado señaló que el documento otorga múltiples beneficios de la complementación de las propuestas para los países receptores, tales como un mejor desarrollo económico, la disminución de la violencia y el fortalecimiento del sistema sanitario para atender la emergencia de la pandemia.

“La situación de migrantes y refugiados venezolanos representa uno de los más grandes desafíos durante la pandemia por Covid-19, toda vez que ha supuesto el incremento de la dificultad para ejercicio pleno de sus derechos, tales como: acceso a la salud, a la educación, el derecho a la vida, a la vivienda, a la alimentación, al trabajo y la salvaguarda de los medios de vida,” señala el documento.