Un grupo de embajadores de Venezuela designados por el Gobierno encargado en Centroamérica, acompañado por los diputados Delsa Solórzano y Rosmit Mantilla, presentó este miércoles el informe de la Misión de Determinación de Hechos de las Naciones Unidas, que responsabiliza a Nicolás Maduro por «crímenes de lesa humanidad».

Lea también: #Venezuela | Smolansky tildó como «legítimo» el R2P para Venezuela debido a las «atrocidades» de Maduro

Los representantes del Gobierno interino, presidido por Juan Guaidó, resumieron las más de 400 páginas presentadas la semana pasada, en donde se detallan casos de violaciones de derechos humanos contra presos políticos en el país.

Para Claudio Sandoval y Fabiola Zavarce, diplomáticos en Honduras y Panamá, respectivamente, el reporte de la ONU «marca un antes y un después» en la imagen de Nicolás Maduro internacionalmente.

«El régimen de Maduro asesina, detiene, tortura, desaparece y reprime personas de manera deliberada y como política de Estado. No se trata de hechos fortuitos, sino de una cadena de mando que va desde Maduro hasta el funcionario que comete el delito», consideró Sandoval, quien señaló que la administración chavista funciona como un «sistema criminal».

A su juicio, lo expuesto en el informe deja sin lugar cualquier tipo de solidaridad ideológica de otros gobiernos del mundo, que han sido neutrales en cuanto al reconocimiento de Maduro.

Fabiola Zavarce puntualizó, por su parte, que ahora «existen elementos probatorios e ineludibles» para escalar la presión política en Venezuela.

Con esa mirada coincidieron María Teresa Romero Cárdenas y María Faría, embajadoras en Guatemala y Costa Rica.

La legisladora Delsa Solórzano insistió en que «es claro que en Venezuela se están cometiendo crímenes de lesa humanidad» y confesó que las denuncias que se han hecho públicas en el último mes quiebran «el alma».

Solórzano resaltó que agentes gubernamentales mantienen el poder y garantizan la impunidad en la nación para recibir beneficios económicos personales, lo que demuestra la complicidad en los crímenes.

Recomendado: #EspecialVPItv | ¿Qué significa la responsabilidad de proteger a los venezolanos que pidió Guaidó a la comunidad internacional?

A su vez, el también diputado Rosmit Mantilla se encargó de contar los hechos sistemáticos de los que fue testigo durante su etapa como preso político en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) durante dos años.

Chantajes, extorsión, descargas eléctricas a los detenidos, torturas psicológicas y físicas, como colgar, vendar los ojos, y golpear a los reclusos fueron parte de las vivencias que recordó Mantilla.

De igual manera, el parlamentario contó que muchos presos son amenazados con acciones contra su familia, y varias veces supo de ciudadanos que eran ahogados en una bolsa que contenía excremento humano, a cambio de obtener falsos testimonios contra dirigentes políticos.

Sin embargo, Mantilla indicó que, luego del anuncio hecho por Juan Guaidó ante la ONU, solicitando la activación de un mecanismo de protección para los venezolanos, su testimonio hoy cobra «validez ante la comunidad internacional».