La empresa de comida rápida, Burger King, cambiará la dieta de sus vacas con el fin de reducir los gases de estos animales. Así lo dieron a conocer a través de un comunicado de prensa en que explicaron que esto será parte de su nueva estrategia para luchar en contra del cambio climático.

Sus animales ahora consumiran 100 gramos de limoncillo en su alimento para reducir las emisiones de metano. Estas carnes se usarán en los Whooppers comercializados en locales de Miami, Austin, Los Ángeles, Nueva York y Portland desde el 14 de julio.

El limoncillo ayuda a las vacas a aliviar su digestión y evitará que estas no emiten gases. “La carne vacuna es uno de los principales productos que compramos en Burger King. También sabemos que el ganado es uno de los principales contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que nuestro trabajo es entender cómo podemos seguir creciendo nuestro negocio y al mismo tiempo reducir las emisiones del ganado con el tiempo”, establece el comunicado.