El senador republicano John McCain, de 81 años, quien padece un agresivo cáncer en el cerebro, manifestó a sus allegados que no quiere que el presidente Donald Trump asista a sus exequias.

En la actualidad McCain se encuentra en su casa de Arizona luego de haber sido operado hace unas semanas de una infección intestinal.

En su libro de memorias, que se publicará el 22 de mayo, indica que no sabe «cuánto tiempo estaré aquí», según adelantó NPR. Sin embargo, y según el Times, su familia celebrará su funeral en la Catedral Nacional de Washington.

La relación entre McCain y Trump ha vivido momentos de gran tensión en los últimos años. Cuando el actual presidente aún luchaba por ganar las primarias de su partido, cuestionó el estatus de «héroe» del senador, quien fue prisionero de guerra en Vietnam. Trump afirmó que el prefería a «la gente que no fue capturada».

McCain respondió a sus palabras indicando que él no se consideraba un héroe, pero que Trump debía «excusarse ante las familias de los que lucharon». Pero esa no fue la única vez que los dos políticos han chocado.

En el verano, el ya presidente Trump se lanzó contra el senador luego de que este votara sorpresivamente ‘no’ en el Senado durante el debate para acabar con Obamacare. Su decisión, junto con la de las también republicanas Susan Collins y Lisa Murkowski, hizo que el proyecto no saliera adelante.

 

Se ha creado una gran incertidumbre entre los estadounidenses luego de anunciarse el cierre parcial del Gobierno de los Estados Unidos, en el primer año de la administración Trump.

Este cierre se debe a que el Congreso de mayoría republicana no pudiera aprobar una propuesta de financiamieno del Gobierno Federal, por lo que desde la media noche del sábado 20 de enero se ha declarado el cierre.

La negativa de los demócratas en el Congreso ante la ley de gasto público, se debe a una medida de presión sobre los republicanos para conseguir un acuerdo y así arreglar el DACA, programa que protege a inmigrantes indocumentados llevados a Estados Unidos cuando eran niños.

Es la primera vez que hay un cierre de gobierno desde 2013 y el primer cierre en la época moderna con un Congreso y una Casa Blanca controlada por el mismo partido. Pero, ¿Que implica esta medida?

Luego de anunciado el cierre se espera que los empleados del Gobierno deban tomarse una licencia obligatoria el tiempo que dure esta medida, como ocurrió en 2013 cuando al menos 85 mil trabajadores debieron quedarse en sus casas. Esto retrasará los trámites administrativos que deban realizar los ciudadanos.

Esta medida estará por tiempo indefinido, o al menos hasta el próximo 16 de febrero donde se espera que el Congreso vuelva a reunirse y llegue a acuerdos para levantar el cierre.

Los servicios de ayuda social y correo seguirán funcionando durante el cierre y los ciudadanos deberán seguir pagando los impuestos correspondientes, así como los  agentes controladores del tráfico aéreo, los agentes de Seguridad en el Transporte, los agentes de la patrulla fronteriza deberán seguir trabajando por ser considerados empleados esenciales.

Los museos, zoológicos y demás parques nacionales se mantendrán cerrados durante el tiempo que el Gobierno de los Estados Unidos se mantenga bajo esta medida.

 Conoce más detalles sobre el cierres del Gobierno estadounidense aquí