Este martes se conoció la muerte de Manuel Da Silva, el dueño de la heladería Coromoto, conocida como la heladería de los mil sabores, ubicada en el estado Mérida y famosa por su gran variedad de sabores que van desde el helado de chocolate hasta el helado de caraotas.

“Don Manolo”, como le decían los habitantes de la ciudad de Mérida, era oriundo de Portugal y llegó a Venezuela en el año 1953, años más tarde, en 1981 fundó la heladería como un negocio familiar, comenzando con sabores tradicionales como: coco, chocolate, fresa y mantecado, pero decidió experimentar cuando vio en la televisión como hicieron un helado de aguacate, y luego de varios intentos fallidos, logró imitar la receta. Al ponerlo en venta fue un éxito total, éxito que lo llevó a realizar infinidades de sabores, hasta consolidarse como referencia mundial y un símbolo de trabajo venezolano.

Da Silva convirtió su negocio en referencia mundial y sitio turístico en Venezuela luego de que su local lograra entrar en el libro de Récord Guines por tener mil sabores en su haber.