Este martes se esperaba la audiencia preliminar del exministro de Interior Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, sin embargo fue diferida por cuarta vez, autoridades judiciales alegaron que los tribunales que llevan su causa están de vacaciones.

Rodríguez Torres, está siendo juzgado por el juez tercero de la Corte Marcial, al que no ha podido ver desde el momento de su detención hace más de cinco meses en Caracas, mientras participaba en un foro.

Recientemente, trascendió que el Mayor General en calidad de retiro debe someterse a una operación del hombro tras una lesión, de no atenderse podría perder la movilidad de su brazo.

Rodríguez Torres está siendo imputado por espionaje, «otros delitos contra la seguridad de la Fuerza Armada Nacional, conspiración contra el motín, e instigación a la rebelión».

Familiares y amigos de Lisbeth Ramírez despidieron a la joven enfermera que fue abatida durante la denominada «Masacre de El Junquito» junto a Óscar Pérez, el pasado 15 de enero.

Ramírez había dicho a sus padres que viajaría a la ciudad de Maracaibo en el estado Zulia, para culminar sus estudios en odontología, sin embargo esto era una mentira, pues se dirigia a Caracas junto a su novio Jairo Lugo, quien también resultó abatido en el hecho.

La joven reveló su paradero en un audio de despedida que envió a su familia en el momento del operativo de captura en el que fueron encontrados ella y otras seis personas, entre ellos Óscar Pérez, lider del grupo.

El cuerpo de la tachirense fue reconocido en la morgue de Bello Monte, en Caracas, por una de sus hermanas, y se mantuvo allí hasta la madrugada de este sábado cuando se produjeron las entregas de los cuerpos de seis de los fallecidos, quedando únicamente el cuero de Óscar Pérez aun en la medicatura forense.

El traslado se produjo en un helicóptero militar que salió desde la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, hasta Táchira. Sus familiares la esperaban en el Cementerio  Metropolitano de San Cristóbal, sin embargo tras ocho horas de espera, les informaron que el sepelio se realizaría en San Cristóbal, sino en Cárdenas, un municipio a unos 20 minutos de distancia.

Finalmente, los familiares pudieron llegar al encuentro con el cuerpo de Lisbeth, quien, según informaron los presentes, fue entregada cubierta, solo se podían ver sus ojos y la nariz.

Los ciudadanos que se acercaron a acompañar a los familiares, entonaron el Himno Nacional en homenaje a la joven y gritaban «Libertad» como consigna de despedida.

 

La tarde de este miércoles, funcionarios del Ministerio de Interior, Justicia y Paz; llegaron al Palacio Federal Legislativo para tomar el Salón Elíptico, ubicado en el ala norte de dicho Poder Público, donde se espera se instalé la mañana de este miércoles la recién electa Asamblea Nacional Constituyente.