Boris Prokoshev, capitán del barco que trasladó el nitrato de amonio a Beirut, culpó, este viernes, a las autoridades libanesas de la explosión que se registró el pasado martes y que acabó con la vida de más de 100 personas.

Lea también: #Mundo | Toneladas de nitrato de amonio fueron los causantes de las dos explosiones en Beirut

«Es muy malo que haya muerto gente que no tuvo nada que ver con ello. Me di cuenta de que es el Gobierno del Libano el que ha provocado esta situación», dijo Prokoshev a los medios locales.

El marinero, que en 2014 trasladó hasta el puerto de Beirut las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que volaron por los aires, manifestó sentirse sorprendido por el incidente. «Quedé estupefacto, no entendía nada», expresó.

El cargamento, que llegó a la capital libanesa a bordo del MV Rhosus, fue confiscado por las autoridades del país y almacenado en el deposito que estalló esta semana.