Los derechos humanos en Venezuela, al nivel de Nicaragua y Crimea

Los derechos humanos en Venezuela, al nivel de Nicaragua y Crimea

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó este viernes su más reciente actualización oral del informe sobre esta materia en Venezuela, en el que también incluyó la situación en Nicaragua y Crimea.

Lea también: #Política| Bachelet sobre Venezuela: “Me preocupa el patrón de detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones forzadas”

La oficina de Bachelet registró hechos violatorios de derechos humanos similares en estos tres lugares, en donde se cometieron irregularidades contra personas en prisión, así como acciones que golpean el carácter “cívico y democrático” en el ámbito político.

Patrones que coinciden

Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) es un cuerpo de seguridad que comete detenciones en Venezuela. La ONU pidió su eliminación. (Archivo)

Aunque la actualidad y la realidad de las tres localidades es diferente porque los motivos de sus crisis son variables, la ONU detectó patrones coincidentes tanto en Venezuela, Nicaragua y Crimea, en donde se apuntó a las fuerzas de seguridad como un elemento clave en la violación de los DDHH.

La crisis en Venezuela, de tinte socioeconómico y con una profunda carga política, tiene más similitudes con Nicaragua que con Crimea, que desde 2014 enfrenta una disputa entre Ucrania y Rusia por el territorio, con una ocupación vigente por parte del gigante de la Europa del este.

Sin embargo, Bachelet le dedicó la misma atención en el 44° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos pues consideró necesario que cada uno de los Gobiernos que administran estos territorios apliquen cambios drásticos en sus formas de mantener el orden.

Los allanamientos domiciliarios sin orden judicial, arrestos y detenciones arbitrarias, amenazas y acoso por parte de cuerpos de seguridad progubernamentales son delitos que se repiten y deben ser eliminados, a juicio de la Alta Comisionada.

En las naciones dirigidas por Nicolás Maduro y Daniel Ortega se registraron restricciones a la democracia, así como atentados contra la libertad de expresión no solo de los ciudadanos, sino directamente contra el derecho a la información que ofrecen periodistas y medios de comunicación.

En Venezuela, la principal diferencia entre ambos es que se sumaron agresiones contra sindicalistas, profesionales de la salud y personas que protestaron por falta de servicios públicos en medio de la pandemia del covid-19.

¿Qué sucede en Crimea?

Crimea está ocupada por fuerzas rusas desde 2014, tras la revolución en Ucrania. (Archivo)

La península de Crimea, ubicada en la costa septentrional del Mar Negro, es un territorio disputado entre Ucrania y Rusia, que fue declarado como parte de la federación liderada por Vladimir Putin desde 2014, a pesar del rechazo de la comunidad internacional.

A raíz de la revolución ucraniana de ese año que depuso a Víktor Yanukóvich como presidente de ese país, en la península se despertó una tensión separatista y Rusia avanzó para ocupar un punto importante a nivel geopolítico, pues en la ciudad de Sebastopol se encuentra la base naval principal de los rusos en el Mar Negro.

Ese elemento fue central para la decisión tomada por Moscú, que aprovechando su alto nivel de aceptación entre la población, proclamó la región como una República adherida a su federación.

Las operaciones militares de fuerzas locales y extranjeras marcó el camino hacia el nacimiento de la cuestionada República de Crimea, la cual solo es aceptada en el mundo por Bielorrusia.

Desde entonces, la tensión no ha disminuido y quienes se oponen a la administración del Kremlin han sufrido represalias.

Comparable con Venezuela

Aunque la península oriental tiene una separación de más de 10.300 kilómetros con Caracas, la evolución de ambos casos ha tenido paralelismos en ciertas etapas. En su primer punto, cuando inició la tensión separatista en dicho lugar, en Venezuela se daban las manifestaciones de 2014 en el contexto de ‘La Salida’.

Los gobiernos que lograron sobreponerse a esas protestas fueron los de Putin y Nicolás Maduro, quienes desde ese momento han aplicado ‘mano dura’ contra sus adversarios cuando ha sido necesario para sus intereses.

Cuando la Alta Comisionada Bachelet se refirió a las violaciones cometidas por la federación rusa en Crimea, mencionó la criminalización continua de la libertad de expresión en redes sociales, torturas y malos tratos por parte de efectivos policiales.

En Venezuela, ese flagelo también ha sido denunciado pero no en este informe de Naciones Unidas, sino en el día a día que viven los ciudadanos.

Recomendado: #EspecialVPItv | Partidos políticos intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia en Venezuela

Diferentes organizaciones no gubernamentales y sindicatos han condenado que la administración de Maduro varias veces haya arremetido contra activistas por publicar información u opinión en redes, con los casos de Luis Carlos Díaz, Mimi Arriaga y Marcos Antoima como algunos de los más sonados.

En el caso de Díaz, fue detenido el pasado 2019 después de los apagones que sufriera el país en el primer semestre del año, luego de haber criticado la red eléctrica nacional, que a la postre colapsó.

Más cercano en el tiempo, los periodistas Antoima y Arriaga fueron acusados de manejar cuentas anónimas en la plataforma Twitter para informar, por lo que fueron detenidos a mediados de junio.

Federico Black, un asiduo comunicador a través de Twitter, fue otro que recibió amenazas en su residencia por divulgar noticias vinculadas al oficialismo desde su perfil. Y al igual que él, hay otros tantos casos similares, en Caracas y en el interior de la nación.

Las detenciones sin procesos judiciales, la práctica de mantener presos políticos y la falta de investigación de delitos cometidos por grupos partidistas son otras de las coincidencias entre Venezuela y la península europea, pero también en Nicaragua.

Frente a las denuncias sin respuestas, la Organización de Naciones Unidas ha hecho nuevamente un llamado a las autoridades para que dejen de lado los atentados a los derechos humanos, afirmando que las distintas organización multilaterales están dispuestas a ayudar.

De ello dependerá exclusivamente la propia voluntad de estos tres Gobiernos, que se mantienen firmes en sus posiciones de poder.

#EspecialVPItv | Toq
#PERFIL | ¿Quién e
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.