Electrodomésticos, una de las víctimas detrás de las fallas eléctricas en Venezuela

Electrodomésticos, una de las víctimas detrás de las fallas eléctricas en Venezuela

La crisis que padecen los servicios públicos en Venezuela ha tenido su mayor foco en el suministro de agua y electricidad en cada uno de los hogares de las personas que viven en el país. A diario, localidades del interior del territorio reportan fallas eléctricas, que se han convertido en el pan de cada día en estados occidentales como el Táchira y Zulia.

Lea también: #EspecialVPItv | Ciclovías en Caracas: Una alternativa útil para los ciclistas

Según el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), hasta el mes de diciembre de 2019 en las ciudades de San Cristóbal y Maracaibo casi el 80% de los ciudadanos afirmaron que se quedaban sin luz todos los días del mes.

¿Qué representa esa cifra? Más allá de la evidente oscuridad y las limitaciones que sufren los venezolanos en sus actividades básicas, otra forma de sufrimiento se refleja en los bolsillos, pues son muchas las personas que han denunciado que sus electrodomésticos se han descompuesto durante las fluctuaciones energéticas.

Electrodomésticos averiados, daño colateral de la crisis

Las historias sobre personas que se quedan sin servicio eléctrico de forma frecuente son muchas. Basta con salir de Caracas para vivir en carne propia las dificultades de quienes no reciben este bien con la regularidad y estabilidad debida. Sin embargo, incluso en la capital hay zonas que padecen bajones de luz de manera continua.

En la urbanización Terrazas de Guaicoco, ubicada al este del área metropolitana de Caracas, entre las parroquias Petare y La Dolorita, los habitantes explican que la fluctuaciones son recurrentes y muy violentas.

En entrevista para VPItv, una familia que reside en la zona comentó que más de una vez se les han dañado aparatos caseros producto de las irregularidades en el suministro de energía.

«Aquí hay muchos bajones, a veces se va la luz por dos o tres horas, sobretodo cuando llueve«, explicó uno de los integrantes de la familia, quien lamentó que durante la cuarentena por la pandemia del covid-19 ya se han visto forzados a reparar productos.

En semanas recientes, la nevera de esta familia se dañó luego de una larga noche de constantes bajones. Para evitar perder los alimentos que allí almacenan, debieron pagar más de 80 dólares a un técnico para que lograra reactivar el refrigerador.

«Nuestra nevera, que es de dos puertas, es muy sensible a los bajones y más de una vez se desconfigura, o se le quema algo, lo que hace que deje de enfriar de un lado, o necesite ser reiniciada», señaló José Ferrer, residente del lugar.

Para colmo de males, el día posterior a la reparación del refrigerador continuaron los bajones, según cuenta, por lo que el temor de una nueva avería sigue latente.

Pero el problema no se les ha presentado solo con ese artefacto, sino también con el televisor que tienen en la sala de estar, el cual ya casi no usan desde el cierre de la empresa DirecTV.

La pantalla del TV tiene quemado un sector, lo que hace que la imagen se vea completamente distorsionada. Esta falla también fue una consecuencia eléctrica.

Aunque saben que la zona padece de esta problemática, la familia ha apostado por resguardar sus productos de línea blanca y marrón con protectores de voltaje, pero ni siquiera estos soportan los embates.

«Todo en la casa tiene protector, pero las subidas de luz son demasiado violentas», comentó Ferrer. «Hubo una vez que en la madrugada que, durante tres horas, la luz se iba y venía constantemente. Eso nos ha dañado muchas cosas», dijo.

Pero, ¿por qué sucede esto?

electrica- hatillo

El motivo de estos daños es que la mayoría de electrodomésticos están diseñados para soportar una potencia eléctrica de 110 o 120 voltios, según sea el caso. Sin embargo, cuando la luz regresa a los hogares venezolanos, puede llegar a registrar un voltaje de entre 125v y 145v.

Ante mayor exposición a estas altas cargas energéticas, los productos tienen más posibilidad de dañarse.

Así lo explicó a este medio Alexis Bravo, quien es técnico dedicado a la reparación de este tipo de eventualidades en Caracas, con la compañía Servicoribra.

Bravo detalló que cuando se producen fluctuaciones, el daño va directamente a la fuente de poder de la tarjeta lógica, porque es esta la que recibe estos altos voltajes.

En ese sentido, el especialista reconoció que debido a la crisis de servicios públicos en el país, ha recibido a muchos clientes que reclaman su trabajo para arreglar sus artefactos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Reparación de lava/seca LG con error de suicher, ya solventado dicho error y totalmente operativa!!!

Una publicación compartida de Servicio tecnico lavadoras (@servicoribra) el

Entre los electrodomésticos más solicitados, Bravo cuenta que las neveras y las lavadoras son las más recurridas.

La necesidad de guardar la comida en buen estado, o poder lavar la ropa de uso diario, lleva a los ciudadanos a llamar rápidamente a técnicos como Alexis Bravo.

Sin embargo, el trabajo de este tipo de ‘héroes’ se ha visto impedido por las restricciones ocasionadas por la pandemia del coronavirus.

«Para trabajar durante la cuarentena, la única manera es salir de la casa muy temprano, por la policía. Todo es bajo perfil«, relató el técnico, quien ha sabido de colegas que han sido parados en las calles o incluso han llegado a ser víctimas de extorsión.

Ante ese panorama, la capacidad de respuesta que tienen estas empresas disminuye, pues su trabajo se ve muy limitado.

Producto dañado: ¿Reparar o comprar uno nuevo?

Electrodomésticos, una de las víctimas detrás de las fallas eléctricas en Venezuela

Electrodomésticos, una de las víctimas detrás de las fallas eléctricas en Venezuela. Foto: VPItv

En medio de la urgencia y debido a la imposibilidad de acudir a un experto en reparación, hay quienes analizan la opción de comprar un electrodoméstico nuevo como respuesta a sus problemas.

No obstante, los altos costos de los aparatos nuevos puede llevar a considerar la compra casi como un lujo.

El ingreso mínimo legal en Venezuela se remonta a 800.000 bolívares, lo que equivale a 3.3 dólares al cambio. Asimismo, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ubicó en 0.72$ el ingreso diario promedio para los trabajadores venezolanos.

De acuerdo a ese estudio, un venezolano promedio puede ganar poco más de 20 dólares por mes, con lo cual la posibilidad de acceder a un electrodoméstico nuevo se hace cuesta arriba.

Usualmente, los productos de línea marrón –televisores, telefonía, reproductores de video y audio, computadoras– podrían ser más accesibles que los de línea blanca –neveras, lavadoras, aires acondicionados-, pero todo depende de la marca y la calidad.

En el mercado venezolano se pueden encontrar neveras con un valor entre 230 y 1.300 dólares, pasando por diferentes modelos, marcas, funcionalidad, tamaños y capacidad.

Por su parte, el costo de las lavadoras va de 190$ a más de 500$, al igual que lo que ocurre con los aires acondicionados, que oscilan entre los 190$ y los 400$ en sus presentaciones más económicas.

Recomendado: #EspecialVPItv | Comunidades rurales de Venezuela desasistidas ante brote de leishmaniasis

De igual manera, los microondas tienen precios más alcanzables como los 55 y 200 dólares, de acuerdo al modelo.

Otro producto muy buscado en las tiendas en la actualidad son los routers para la conexión a Internet, que tienen costos siempre superiores a los 40 dólares.

Por último, pero no menos buscado, aparecen los televisores. Un producto de 32 pulgadas de tamaño puede ser comprado en precios de entre 100 y 130 dólares, mientras que un televisor full alta definición, con funciones 3D, están al menos sobre los 370 dólares.

Aunque la decisión recae sobre cada persona, para Alexis Bravo, los especialistas técnicos deben ser sinceros con los clientes al momento de reparar sus artefactos. A su juicio, el arreglo de la tarjeta lógica de un electrodoméstico no debería costar más de 150 dólares.

De ese modo, explica que en el 80% de los casos hay posibilidades de reparación, la cual se puede realizar entre hora y media, y dos horas de trabajo.

Además, Bravo recuerda que es importante que en todos los hogares venezolanos se utilicen protectores de voltaje, porque estos pueden salvar la vida útil de los artefactos cuando sea necesario.

En ese sentido, el técnico recomendó que estos protectores sean cambiados cada tres años, pues ese suele ser el tiempo en el que logran aislar a los electrodomésticos de las más fuertes descargas de potencia.

Electrodomésticos
#EspecialVPItv | Com
Efectos negativos tr
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.