Alertan que en una misma familia se encuentran enfermedades por exceso y defecto de alimentos

Una misma persona puede ser obesa y a la vez tener un déficit de nutrientes que la haga ser anémica, o en una familia pueden converger varias enfermedades por exceso de nutrientes o por déficit de estos. Esa es la doble carga de la malnutrición, un problema de salud pública que en Venezuela se ve afectado con la situación alimentaria actual.

Nota de prensa 

Maritza Landaeta de Jiménez, médico integrante de la directiva del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) y especialista en Planificación Alimentaria Nutricional, explica que la malnutrición comprende tanto el déficit de vitaminas y minerales en general (hierro, ácido fólico, zinc, vitamina A), como la enfermedad por exceso, y en los últimos años la mayoría de los países del mundo están registrando, de manera concomitante, un incremento del sobrepeso y de la obesidad junto con altos porcentajes de déficit nutricional en la población.

“Esto es muy significativo en países en vías de desarrollo, donde aún sin haber superado el problema de la desnutrición se ha instalado el problema del sobrepeso y luego el de la obesidad, con la consecuencia del incremento de las enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, obesidad, cáncer, enfermedades cardiovasculares y dislipidemias”, indica Landaeta de Jiménez.

En Venezuela, como en otros países, es posible encontrar a una persona obesa y anémica a la vez, o una familia donde la abuela es diabética, la madre es obesa, el padre hipertenso y el niño desnutrido. En ambos casos se habla de la doble carga de la malnutrición porque se trata de la coincidencia de enfermedades por exceso y enfermedades por déficit en una misma persona o en una familia.

Esta condición es considerada un problema de salud pública importante por lo complejo que resulta abordarlo, indica la doctora, pues atender la doble carga de la malnutrición implica implementar políticas públicas para frenar el déficit nutricional, para el sobrepeso u obesidad y para enfrentar las enfermedades crónicas asociadas a estas.

En Venezuela

La combinación de escasez y alto costo de los alimentos está incidiendo directamente en el registro de la doble carga de la malnutrición en el país.

“El fenómeno existe y siento que se ha agravado con la situación alimentaria que tenemos, porque los alimentos económicos para las familias son los carbohidratos y grasas”, señala la representante del OVS y también integrante de la Fundación Bengoa. Por ello, agrega Landaeta, hay pocos nutrientes complementarios como vitaminas, vegetales, proteínas y aceites en la dieta del venezolano.

Conferencia Episcopa
Dip. Florido denunci
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.