Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas: casos venezolanos

Más de una semana tenían los familiares del capitán de Corbeta, Rafael Acosta Arévalo, esperando respuestas sobre su paradero cuando funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se lo llevaron a él y a siete personas más detenidas. Lo último que se supo de este militar naval fue su presunto asesinato en manos del régimen de Nicolás Maduro. A pesar que este caso fue el más reciente y polémico, hasta la fecha se han contabilizado más de 20 casos de desapariciones forzosas por parte del Estado desde el 2014, según la organización Espacio Público entre corta a larga duración.

A casi dos meses de su asesinato, hay que recordar que cada 30 de agosto se homenajea a las víctimas de desapariciones forzadas, gracias a la Asamblea General del 21 de diciembre del 2010 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en que decretaron la fecha para denunciar el aumento de secuestros que se registraron en el pasado y, que en la mayoría de los casos, solo son el medio para otras prácticas de violación a los Derechos Humanos como hostigamientos, maltratos, torturas, terror e intimidación en comunidades. A partir de ese día, no solo se hace un llamado a la conciencia de los gobiernos, sino que también se crearon distintos mecanismos para combatirlo y reforzar los que ya estaban.

En la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, se definió como «el arresto, la detención, el secuestro o cualquier privación de libertad que sea obra de agentes del Estado o personas relacionadas a el». También especifica que si se niega la acción y el paradero de la persona se puede entender como desaparición forzada. Por otro lado, en la Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas, se le agregó al concepto que también pueden ser un grupo de personas que se le impiden el ejercicio de recursos legales y de garantías procesales pertinentes.


No obstante, en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el artículo 45, precisa que «se prohíbe a la autoridad pública, sea civil o militar, aún en estado de emergencia, excepción o restricción de garantías, practicar, permitir o tolerar la desaparición forzada de personas. El funcionario o funcionaria que reciba orden o instrucción para practicarla, tiene la obligación de no obedecerla y denunciarla a las autoridades competentes. Los autores o autoras intelectuales y materiales, cómplices y encubridores del delito de desaparición forzada de personas, así como la tentativa de comisión del mismo, serán sancionados de conformidad con la ley».

Tomando esto en cuenta, no solo los funcionarios que detuvieron a Acosta Arévalo incumplieron con la ley al obedecer las órdenes de detención, sino que todos los agentes de seguridad del Estado como la Dgcim, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), policías, entre otros, podrían ser sancionados por los distintos casos que explicaremos a continuación:

5 de octubre del 2018: Fernando Albán

Funcionarios del Sebin detuvieron al concejal por el municipio Libertador, Fernando Albán, en el aeropuerto internacional Simón Bolívar, cuando regresaba de su viaje de Nueva York, Estados Unidos, para denunciar ante la ONU la crisis que presenta Venezuela. Tres días después, el fiscal designado por Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, anunció la muerte del político y explicó ante los medios de comunicación que este habría saltado del piso nueve de la sede del Sebin en Plaza Venezuela.

29 de agosto del 2016: Yon Goicoechea

El dirigente del partido político, Voluntad Popular, Yon Goicochea, fue detenido por funcionarios del Sebin en La Trinidad, Caracas. Goicochea, sin comunicarse por 56 horas, fue presentado a tribunales según su abogado. Seguido a esto, el político permaneció 14 meses privado de libertad hasta el tres de noviembre del 2017.

07 de abril del 2017: Ángel Vivas

El general retirado del Ejército, Ángel Vivas, fue detenido por agentes del Sebin en su residencia en Caracas. Una semana después, Tarek William Saab anunció a través de sus redes la detención del militar. Sin embargo, su familia denunció los 22 días de desaparición forzada, hasta que el día 34 lo pudieron encontrar en el centro penitenciario de El Helicoide.

08 de agosto del 2017: Raúl Isaías Baduel

Funcionarios del Dgcim trasladaron sin notificación alguna a los familiares y abogados al general retirado, Raúl Isaías Baduel, del centro penitenciario de Ramo Verde, en Los Teques, estado Miranda. Sus allegados duraron 23 días buscándolo, hasta que pudieron dar con su paradero en la sede del Sebin, específicamente en la celda del castigo, La Tumba. Hasta la fecha, el militar sigue detrás de las rejas.



Pacientes renales en
Según Ravell, ha us
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.