Diputado Julio Borges tras ser agredido por colectivos: sus golpes nos dan fuerzas

“Lo que hacen es darnos fuerzas, nos moralizan, nos inspiran al saber que estamos luchando. Bien vale la pena que nos golpeen porque a los venezolanos los golpean todos los días en las colas, en la humillación, en la inseguridad, en el desempleo, en la parálisis de un país que quiere cambio”.
Con el rostro ensangrentado producto de los golpes que recibió a las puertas del Consejo Nacional Electoral (CNE), el diputado Julio Borges se dirigió al presidente de la República, Nicolás Maduro, y le pidió tener conciencia. “Venezuela quiere votar. No se convierta usted en el tapón que está llevando a Venezuela a la violencia y a la explosión”, le dijo.
Además de Borges – quien tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en una clínica – también resultaron lesionados el diputado Eudoro González y Francisco León, asistente del diputado José Luis Olivares, luego de que en la mañana de este jueves un grupo de parlamentarios de la Unidad Democrática se dirigieran, de manera inesperada, hasta la sede principal del CNE, en el centro de Caracas, para exigir a las rectoras que informen la fecha para la validación de las firmas consignadas el pasado 2 de mayo y se avance en el proceso para revocar el mandato al presidente Maduro.
Borges responsabilizó al general de la Guardia Nacional, Fabio Zavarce, de haber dado la orden para que los diputados fueran agredidos por parte de los “colectivos” que se encontraban en los alrededores de la sede del CNE.
“Ya teníamos los nombres de los diputados que tenían permiso para entrar al CNE. Pero el general Zavarce, lo debo decir con toda precisión, dio la orden de que nos empujaran a todos a la calle y nos lanzaran a los colectivos que nos estaban esperando para que nos golpearan”, acusó Borges.
“Nos golpearon con tubos, con cascos de moticiclistas, con piedras, con artefactos explosivos (Bin Laden) que hicieron estallar al lado de la multitud”, añadió.
“Nos lanzaron gas lacrimógeno y gas pimienta en la cara, y después nos lanzaron a los colectivos. Allí están las grabaciones. En la conciencia de Nicolás Maduro tiene que pesar que Venezuela no quiere guerra. Venezuela quiere paz, se tú (dirigiéndose a Maduro) el instrumento de la paz y permite el referendo revocatorio para que toda Venezuela exprese cómo cambiar el país que tenemos hoy por un país distinto. Eso es lo que le toca a una persona que entienda realmente la situación”, apuntó.
“Vamos a seguir hasta lograr nuestro propósito que es el referendo revocatorio presidencial”, aseguró Borges.

El pueblo tiene hambre
Antes de que se presentaran los hechos de violencia, las personas que acompañaban a los diputados de la Unidad habían intercambiado opiniones, a pleno pulmón, con los afectos al gobierno que se fueron acercando a medida que los veían llegar.
“Revocatorio, revocatorio, revocatorio”, era la respuesta que daban a los oficialistas que aseguraban estar dispuestos a dar su vida por el gobierno de Maduro.
“El pueblo tiene hambre”, gritaban también.
En este sentido, el testimonio de la señora Carmen Noda, de Cojedes, quien estaba de paso por el lugar, fue muy elocuente. “En Cojedes no hay nada. Los niños están desnutridos. Cómo es posible que de allá sea la esposa del presidente y que no haiga (sic) nada. ¿¡Ah!? ¿Hasta cuándo? ¡Cilia Flores es de Tinaquillo, San Carlos, y allá no hay nada, nada! Lo que queremos es comida, comida. Que se maten entre ellos, pero que haya comida”.
“¡Si quieren poner a otro chavista, que lo pongan, pero hasta cuándo va a vivir uno esta situación! No hay nada en los mercados. Chávez era Chávez, pero este hombre (Maduro) no quiere solucionar nada. Chávez nunca dejo morir a nadie por (falta de) comida…”, añadió.
Por su parte, el diputado por Anzoátegui, José Brito, explicó que su comparecencia ante la sede del CNE tuvo como propósito exigir a las rectoras del CNE que cese la “operación morrocoy” que han mantenido. “Estamos hoy aquí para que alguna de las rectoras nos explique, de manera que podamos ser voceros ante el país, las razones por las cuales a estas alturas todavía no anuncian el proceso de validación” de las firmas consignadas el pasado 2 de mayo.
Explicó que después de la validación de las firmas vendrá el proceso por el cual el 20 por ciento del electorado, equivalente a 3 millones 800 mil personas, aproximadamente, deberán manifestar su voluntad para que se convoque el referendo revocatorio.
“Aquí estamos desnudando al gobierno, que ya no tiene argumentos porque sabe que después de la validación, lo que viene es el referéndum. El gobierno lo sabe y por eso le ha pedido a las conserjes que tiene aquí en el CNE a aplicar la mayor operación morrocoy posible”, dijo. “Los mismos que nos dijeron antes del 6 de diciembre que ganarían ´como sea´ son los que nos dicen hoy que no habrá revocatorio”, añadió.
A esos voceros les aseguró que el referendo sí se realizará este año puesto que los lapsos dan, aunque el CNE intente demorarlos. Refirió que, de acuerdo al reglamento, el proceso de validación dura cinco días y que en otros 20 más, a más tardar en agosto, el CNE deberá haciendo la recolección de la voluntad de esas 3 millones 800 mil personas. “Luego deben pasar tres meses, por lo que en octubre se debe estar ejecutando el referendo. Treinta días después, en noviembre, o a lo sumo en diciembre, estaríamos en una elección para escoger al próximo presidente de la República”.
“El gobierno sabe esto y por eso es que este CNE ha dejado de ser el organismo electoral equilibrado y parcial que debería ser, y se convierte en un servidor del gobierno”, añadió.
“Aunque pongan un solo centro de validación por estado, la gente va a ir a validar sus firmas. Eso será el gesto más heroico posible que daría nuestro pueblo: ir a las capitales de sus estados a validar sus firmas. Aun así lo haremos”, concluyó. 
Con Información de Nota de Prensa.

FOLLOW US ON:
MUD rechaza atentado
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.