FAES condena la salvaje agresión al diputado opositor venezolano Julio Borges

La Fundación FAES expresa su más enérgica repulsa y condena a la salvaje agresión sufrida ayer por Julio Borges, diputado de la oposición venezolana y coordinador general de Primero Justicia. Borges fue agredido por simpatizantes chavistas a la salida del Consejo Nacional Electoral, a donde había acudido junto a un grupo de legisladores para exigir que se asigne la fecha para validar las firmas del referéndum revocatorio contra Maduro, y de donde fue sacado a la fuerza por funcionarios de la Guardia Nacional. 

Julio Borges ha dado ejemplo siempre de un profundo respeto por la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos. Sus agresores se encuentran en el polo opuesto. Este nuevo caso de violencia contra los representantes del pueblo venezolano propiciada por la política de amenaza y acoso a la oposición por parte del régimen chavista con Nicolás Maduro a la cabeza hace imposible e indeseable la más mínima apariencia de equidistancia. Exigir un diálogo constructivo entre quienes defienden los derechos de los venezolanos y quienes los pisotean no sólo es un error, es sencillamente inaceptable.

 

Venezuela no saldrá adelante sin democracia, y estado de derecho. Es en el marco de un régimen de libertades y legalidad democrática donde será posible la reconciliación nacional La grave crisis humanitaria, económica y de seguridad es consecuencia directa del fanatismo ideológico del chavismo, quienes lo tutelan desde Cuba y quienes lo aplauden y alientan desde otros países. El desmoronamiento del sistema económico y la huida de más de 1.800.000 venezolanos del país es el resultado de aplicar unas políticas erróneas cuyos resultados sufrieron millones de personas el siglo pasado.

 

Reinstaurar la democracia es la prioridad. La Asamblea Nacional y los propios venezolanos han expresado su voluntad al apoyar la realización de un referéndum revocatorio que, conforme a las leyes venezolanas, se debe convocar en 2016. Quienes hacen apelaciones equívocas al diálogo deben saber – explicar- que lo que el régimen pretende es en realidad dilatar esa decisión hasta 2017. La razón es clara: de triunfar el revocatorio entonces, no se celebrarían elecciones presidenciales sino que se produciría la sustitución de Maduro por el vicepresidente, en definitiva, una sustitución en las filas del chavismo. Ganar tiempo de esta manera permitiría culminar el proceso de cubanización de Venezuela iniciado hace años. 

 

Nuestra responsabilidad como demócratas es apoyar a los que están en la lucha por los derechos y la libertad de todos los venezolanos; es expresar sin ambages nuestra solidaridad; es seguir ayudando a que en Venezuela prevalezca la ley y se tome el camino correcto, el único camino de futuro: El camino de la libertad.
Con Información de Nota de Prensa.

FOLLOW US ON:
Reinaldo Díaz: señ
Saquearon un camión
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.