Furia bolivariana también amedrentó al diputado Luis Lippa

En torno a los grafitis intimidatorios signados con «la furia bolivariana» que amanecieron este domingo en negocios y casas de activistas de Derechos Humanos y diputados a la Asamblea Nacional, Luis Lippa, parlamentario por el estado Apure, exhortó al movimiento convocado por el régimen de Nicolás Maduro a que «no gasten más pintura, ni sigan intimidando porque no les va a funcionar».

La farmacia «Carabobo», propiedad de la familia de Lippa, ubicada en la planta baja de su residencia, amaneció con la inscripción de «La FB», lo cual -a juicio del diputado- es una advertencia a la Asamblea Nacional y al presidente encargado, Juan Guaidó, en respuesta a las acciones de Estados Unidos.

Lippa, quien ha sospechado sobre el comportamiento de este movimiento, señaló que podrían ser funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). «Me rayan las paredes de la farmacia, me quitan una radio, se meten a mi finca, me matan unas reses y quieren seguir intimidando, amedrentando, en vez de buscar que Venezuela se contagie menos con el coronavirus; no entienden los tiempos ni las circunstancias», sostuvo el parlamentario.

Asimismo, indicó que al final de la tarde de este domingo, funcionarios del Sebin tomaron fotografías a un negocio de su propiedad, ubicado en la avenida Carabobo de San Fernando, la capital del estado Apure.

Lippa anunció que su caso y el de 70 diputados más de todo el país -cuyas propiedades también amanecieron este domingo con estas inscripciones de «LaFB»- serán recogidos por la Comisión de Política Interior de la AN y elevados a la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas que preside Michelle Bachelet, a quien se le han entregado, nada más por parte de él, más de 15 denuncias de esta naturaleza.

FOLLOW US ON:
División en el Cong
Miembros de la presi
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.