HRW y Foro Penal publicaron casos de abusos sistemáticos y torturas contra opositores

En un informe difundido este miércoles, las organizaciones Human Rights Watch (HRW) y Foro Penal Venezolano dieron fe de que el gobierno ha empleado de forma sistemática la fuerza brutal y la tortura contra manifestantes críticos del gobierno y dirigentes políticos opositores.

En total, el informe de 73 páginas que lleva por nombre “Arremetida contra opositores: Brutalidad, tortura y persecución política en Venezuela” documenta 88 casos sobre al menos 314 personas que, en su gran mayoría, sufrieron graves violaciones de derechos humanos entre abril y septiembre de este año.

Dichos abusos sistemáticos se cometieron en Caracas y otros 13 estados del país, donde miembros de las fuerzas de seguridad del Estado golpearon violentamente a detenidos, y los torturaron con descargas eléctricas, asfixia, agresiones sexuales y otras técnicas brutales, de acuerdo a lo expuesto en el escrito.

Tanto HRW como el Foro Penal aseguraron que los funcionarios policiales y militares emplearon la fuerza excesiva contra las personas que protestaban en las calles, y detuvieron y procesaron arbitrariamente a quienes se oponen al gobierno de Nicolás Maduro.

La magnitud y la gravedad de la represión en 2017 llegó a niveles inéditos en la historia reciente de Venezuela, añade el informe, que recuerda que en 2014 también hubo una ola de protestas en las que Maduro y su tren ministerial ordenó arremeter contra críticos a su gobierno, pero no con la intensidad empleada durante las más recientes protestas antigubernamentales que dejaron al menos 150 muertos, miles de heridos y otros tantos detenidos.

“Los abusos perversos y generalizados contra opositores del gobierno en Venezuela, incluidos casos de torturas aberrantes, y la impunidad total de los agresores, sugiere responsabilidad gubernamental en los más altos niveles. No se trata de abusos aislados u ocasionales por parte de agentes insubordinados, sino más bien de una práctica sistemática de las fuerzas de seguridad venezolanas”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

El texto señala también que a los detenidos, además de hacinarlos en pequeñas celdas de confinamiento por períodos prolongados, les detonaron en algunos casos cartuchos de gas lacrímogeno en ambientes cerrados, les negaron el acceso a alimentos y agua, y los obligaron a ingerir alimentos contaminados deliberadamente con insectos, cenizas de cigarrillos e inclusive excremento.

En otros casos, los detenidos fueron obligados a incriminarse a sí mismos o a comprometer a terceros mediante castigos que incluían abusos físicos y psicológicos. Lo peor de todo esto es que el delito por el cual fueron ejecutadas estas acciones no era otra que la opinión política, lo que deja entrever que el propósito no era garantizar la aplicación de la ley ni dispersar las protestas.

Para leer la investigación completa, haga clic aquí.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik