#Opinión | Nadie como Messi

Messi

Hace 20 años que Lionel Messi llegó a la ciudad de Barcelona, España, con la ilusión de cumplir su sueño: ser jugador de fútbol. No pensaba en nada más, no sabía ni siquiera que se convertiría en lo que es hoy en día: El mejor jugador de la historia del deporte más hermoso del mundo.

Lea también: #Deportes | ¿Cerca de la Juventus? Luis Suárez fue visto en Italia

Justamente, un 17 de septiembre de 2000 un joven rosarino con 13 años y la maleta llena de sueños, arribó al aeropuerto de El Prat junto a su padre, luego de tomar un vuelo desde Buenos Aires con escala en Madrid, para encontrarse con Horacio Gaggioli, quién le recomendó con Carles Rexach, quién para ese entonces era presidente del FC Barcelona.

Ese joven, llamado Lionel Andrés Messi Cuccittini, había sido rechazado por River Plate, aunque Eduardo Abrahamian, encargado para ese momento de las divisiones inferiores, había pedido su contratación inmediata, la cual no se dio, y fue allí cuando apareció en su vida el club azulgrana.

Messi cuando cumplió 11 había sido diagnosticado con una deficiencia en la hormona de crecimiento y necesitaba un tratamiento especial, que solo un equipo como el Barça era capaz de pagar, aunque lo haría a ciegas, sin saber si este pequeño iba a tener futuro en el fútbol, y vaya que no se equivocaron con él.

Lío tras dormir por primera vez en Barcelona, fue citado para su primer entrenamiento con el equipo infantil, pero no pudo participar porque el encargado de la cantera nunca llegó.

Pero, la ilusión en los directivos del equipo llegó cuando marcó seis goles, ¡Seis!, en un amistoso con el infantil A. Rexach lo vio y resolvió todo, firmando en una servilleta su compromiso de ficharle y allí comenzó esta linda historia con el FCB.

Messi debutó profesionalmente con el primer equipo en 2004, ingresando por el portugués Deco, cuando tenía 17 años. Anotó su primer gol en ese partido, tras picarla por encima del arquero luego de un pase exquisito de Ronaldinho, quién fue su «padrino y mentor» en el club, tanto que el argentino heredó su 10.

El fútbol del Barça cambió con la llegada de Lionel Messi, un tipo que es capaz de resolverte cualquier partido y sacarte del aprieto en el que estés, un chaval (como dicen en España) que posee una zurda mágica que eclipsa miradas y hace que el fanático se derrita de amor, sí, hasta a mí me saca una sonrisa cada vez que le veo jugar.

Soy capaz de decir que nadie es como Messi, no veremos a otro jugador como el argentino en los próximos años. Hay excelentes futbolistas, pero ninguno como él, que hoy con sus 33 años sigue dominando este deporte, sí, junto a Cristiano Ronaldo, otro monstruo del fútbol.

Lo de Messi es natural. Messi es capaz de marcarte con cinco defensores rodeándolo como cual gato rodea a su presa, es capaz de saltar casi dos metros para cabecear una pelota, de hacer un gol a lo Maradona dejando rivales en el camino, es de los pocos jugadores que ha hecho que el público rival le aplauda y le ovacione.

La única deuda que tiene consigo mismo, porque no le debe nada a nadie, es levantar una Copa del Mundo con su Argentina querida, pero a veces no puede tener todo a tu favor, aunque no por eso dejará de ser el mejor del mundo, o de la galaxia, porque hasta creo que este enano no es de este planeta.

No sé que haremos sin ti, Messi, no sé que será del fútbol sin ti. Solo te digo algo: No te retires nunca Lío, o mejor pido que ese día no llegue nunca.

#Deportes | Naomi Os
#Deportes | Independ
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.