Search
Close this search box.

«A mi hija le hicieron una mala praxis ¿De qué sirve que se gradúen tantos médicos?» – Rostros de la Crisis

La decadencia en el sistema de salud venezolano podría alcanzar niveles insospechados, que pueden sobrepasar la carencia material, y es allí en donde la mala praxis se hace espacio.

Un testimonio de lo antes dicho es el de Maireth Farfán, madre de gemelas, una viva y la otra difunta, producto de lo que al parecer fue un mal diagnóstico médico. Oriunda del estado Nueva Esparta, la mujer cuenta cómo su pequeña de un añito de edad fue perdiendo la vida poco a poco.

El padecimiento de esta madre venezolana empezó con un cuadro de descompensación. Sangre y un líquido cuyo hedor es inimaginable eran tan solo el presagio de un cuadro clínico que no se creería que pudiera padecer una vida tan joven.

«Los exámenes de laboratorio de mi hija estaban bien. Nada en sus hemocultivos. Tengo hasta fotografías de los resultados», relata la madre neoespartana. Sin embargo, a las gemelas les fue recetado cefotaxima, para presuntamente evitar el desarrollo de algún agente bacteriano. Pese a las dudas por la receta, decidieron suministrárselos.

Arritmias, convulsiones y deficiencia renal formaron parte de un cuadro de efectos secundarios en una de las niñas tras la administración de la cefotaxima. Acto seguido, su tía la lleva al hospital, pero la respuesta que recibe de la galena de guardia es que «no tiene nada».

Maireth llega al centro de salud para exigir que la atiendan frente a lo que, sin duda le parecía, era una escena indudablemente de emergencia. Debido a esto, y tras la revisión de los enfermeros, deciden auxiliar a la bebé.

 

Terapia intensiva: Una larga batalla con poco tiempo de preparación

«Mamá, tienes qué prepararte porque subiremos a la bebé a terapia intensiva. Porque de seguir así pues habrá que entubarla porque no puede respirar por sí sola», fue el mensaje más devastador que Maireth recibió de una doctora. No estaba al tanto, pero la descompensación física llegó a niveles no creíbles.

Paralelamente, la enfermera que le suministró un medicamento a la niña se fue del centro de salud a pesar de la gravedad del momento. Su excusa: «el transporte me está esperando».

Fue otro médico quien le dio una sacudida de realidad a esta madre. La estampida contra el suelo llegó con la sentencia: «no hay que esperar mucho ¿No te han dicho cómo está tu hija? Ya no le funcionan los riñones, ni el hígado y el corazón de tu hija prácticamente late por medicamentos».

Luego de eso no aparecieron los médicos que la atendieron en un principio. Nadie sabe, nadie pudo.

 

Denuncias, obstrucciones y esperanzas de justicia frente a la guadaña de la mala praxis

Maireth acudió a las instancias judiciales para hacer la denuncia. Revela que tenía esperanza de dar con los responsables de lo que pasó con su hija en el hospital. Palabras despóticas, actitudes de desidia y la negligencia médica se inmortalizaron en su cabeza.

«Muchos están conscientes que a mi hija le hicieron una mala praxis. Hubo negligencia médica, porque luego que le suministran un medicamento se complica. Siempre se escucha en las noticias que se gradúan médicos, pero de qué sirve que se gradúen en cantidad… se necesita que sean más solidarios y humanos», exclamó Maireth, quien también es gemela y conoce en primera persona el dolor de su hija.

 

 

Disfruta de este y otros contenidos en nuestro canal de Youtube. Visítanos y suscríbete aquí:

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantente siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik