“Acabaron con todos mis sueños”, aseguró Rufo Chacón

El caso de Rufo Chacón conmocionó en todo el mundo. El 1 de julio de 2019 recibió, de parte de funcionarios de la policía municipal (Politáchira), 52 disparos de perdigones en su rostro mientras participaba en una protesta pacífica junto con su familia debido a las fallas en el suministro de gas en el estado Táchira.

Chacón tan solo tenía 16 años y tras ser víctima de la violencia policial, tuvo que despedirse de muchos de sus sueños porque perdió por completo los glóbulos oculares.

“Un fueguito y de ahí no vi más nada, me apagaron. Acabaron con todos mis sueños. Quería empezar con lo de ingeniería informática o electrónica pero me apagaron esos sueños”, contó el joven.

Gracias al aporte de una fundación logró viajar a España para que le colocaran dos prótesis oculares, pero las mismas le quedan pequeñas y debe hacerles un cambio que no puede costear, ya que necesita para ello 10.000 euros.

Según su madre, Adriana Parada, deben limpiar las prótesis tres veces al día y además utilizar tres antibióticos para evitar infecciones.

“A veces son muy caras y me toca ir hasta San Antonio, en Colombia para poder comprar eso que allá me sale en 20.000 pesos. Ya en varias ocasiones se le ha infectad”, aseguró la madre del joven.

Lea también: Diosdado Cabello estará al frente de una comisión judicial en Venezuela

Rufo no solo ha tenido que aprender a vivir sin el sentido de la vista, también ha tenido que tolerar el acoso policial en su propio hogar y la amenaza constante.

Recientemente la policía del Táchira realizó un allanamiento en su hogar alegando que él y su hermano de 16 años se habían robado una moto y se los llevaron.

“Da risa pero mi hijo no puede ver, no tiene ojos, no tiene nada ahí adentro, lo que tiene es un plástico que se le retira para poder limpiar la parte de adentro que está vacía, ¿Cómo mi hijo va a robar? Es algo incoherente, aparte para robar se necesitan pistolas y las pistolas no las tenemos nosotros, ya saben quiénes son los que tienen las pistolas”, afirmó la madre de Chacón.

Desde que inició el juicio a los presuntos culpables, la persecución a la familia de Rufo Chacón se ha incrementado, al punto de que ni siquiera les permitieron seguir vendiendo alimentos en un kiosco improvisado en su casa.

“Si siguen así las cosas me veo muerto, ya estamos cansados, eso no es vida. Mucho acoso, mucho peso encima para lo que uno puede aguantar”, dijo Rufo.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik