Search
Close this search box.

El gran dilema de Joe Biden con respecto a su política hacia Venezuela

Presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Foto: EFE/EPA/SHAWN THEW

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encuentra en una encrucijada política. Con el alivio de las sanciones estadounidenses sobre Venezuela a punto de expirar, el mandatario debe decidir cómo presionar a la administración de Nicolás Maduro para garantizar unas elecciones justas, sin desencadenar una crisis migratoria en el país latinoamericano.

En un intento por fomentar la democracia, la Casa Blanca levantó temporalmente varias sanciones sobre el petróleo y el gas venezolano en octubre pasado. Esta medida buscaba incentivar a la administración de Nicolás Maduro a cumplir con los Acuerdos de Barbados, que promueven la celebración de elecciones democráticas y justas para Venezuela. Sin embargo, a pesar de estas medidas, la principal candidata de la oposición, María Corina Machado, continúa inhabilitada para las elecciones del 28 de julio.

Lea también: Irán aseguró ante la ONU que no busca escalada “ni un conflicto con Estados Unidos”

La situación se complica aún más con las denuncias de La Plataforma Unitaria Democrática (PUD) sobre la negativa de las autoridades electorales a registrar a Corina Yoris, el reemplazo propuesto para Machado. En su lugar, la organización presentó de forma interina a Edmundo González Urrutia, una decisión que ha generado críticas incluso de aliados de la administración de Nicolás Maduro como Colombia y Brasil.

Por su parte, Brian Nichols, encargado del Departamento de Estado para América Latina, admitió en una entrevista con la agencia de noticias EFE que “no hay muchas esperanzas para unas elecciones libres en Venezuela”, aunque señaló que “todavía hay tiempo de cambiar de ruta”.

El gobierno de Joe Biden está considerando cómo responder a los incumplimientos que denuncia la oposición venezolana de la administración de Nicolás Maduro sin empeorar la situación migratoria de Venezuela ni provocar un aumento de los precios de la gasolina en Estados Unidos. Una de las propuestas más fuertes sería permitir al país latinoamericano seguir vendiendo crudo a clientes internacionales, pero usando el bolívar en lugar del dólar.

Desde el alivio de las sanciones, Venezuela ha ampliado los acuerdos con empresas extranjeras y la producción petrolera ha aumentado un 18% en el primer trimestre del año. Sin embargo, Renata Segura, directora del programa de Latinoamérica del centro de pensamiento International Crisis Group, sostiene que la implementación de estos acuerdos ha sido “muy deficiente” y predice que Biden revertirá “parcialmente” el alivio de las sanciones sin volver a la situación anterior.

Segura afirmó a EFE que “es evidente que no está en el interés de Estados Unidos que la situación económica venezolana se siga deteriorando por el impacto que eso genera en términos de migración”.

La crisis migratoria venezolana y el fantasma de Trump

La migración venezolana a Estados Unidos aumentó significativamente en los últimos años, convirtiéndose en un tema de preocupación para la campaña de reelección del presidente Joe Biden. Su rival político, el expresidente Donald Trump, utiliza este tema como un punto de crítica contra la administración demócrata.

La Casa Blanca sostiene que la estrategia de máxima presión implementada por la administración de Trump (2017-2021) solo sirvió para estrangular la economía de Venezuela y provocar un éxodo migratorio. Elliott Abrams, quien estuvo a cargo de la política hacia el país latinoamericano bajo el mandato del expresidente republicano, afirmó a EFE que “cuando comenzaron las sanciones en 2019, la economía venezolana ya llevaba años deteriorada y habían salido del país cinco millones de personas”.

De interés: Más de 95.000 venezolanos ingresaron con parole humanitario a EE. UU. hasta marzo 2024

Abrams también argumentó que el aumento de la producción de petróleo en Venezuela no es lo suficientemente grande como para tener un impacto en el precio de la gasolina en Estados Unidos. “Esto es un completo fracaso de la Administración de Biden y lo lógico sería volver a imponer las sanciones”, sostuvo Abrams, quien considera que los Acuerdos de Barbados están “muertos”.

Por otro lado, José Enrique Arrioja, de la organización empresarial Consejo de las Américas, duda de que Biden vaya a reimponer sanciones porque “hay demasiado en juego” y una decisión de este tipo podría terminar de dinamitar el incipiente diálogo entre el oficialismo y la oposición venezolana. “La historia nos ha enseñado que toda transición democrática necesita una negociación”, dijo a EFE.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantente siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik