Emprendimientos en Nueva Esparta: un salvavidas que transforma sueños

2020 fue el año en que todo cambió, sin embargo en países como Venezuela la resiliencia ya era una realidad que practicaba la población, y en buena parte se le llamó emprendimiento.

 

Lea también: Trabajadores del sector Salud en Anzoátegui denuncian paralización de pagos

 

La mejor fórmula para combatir la pobreza es el crecimiento económico y las empresas privadas son seguras aliadas para impulsarlo, pero en Venezuela esta fórmula se desechó. En el Informe de Coyuntura de Venezuela del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) más reciente, junio 2021, se presenta la evolución del problema de la informalidad del empleo en el país en los últimos cinco años.

“Se incrementó la proporción de trabajadores no calificados o en oficios elementales, al pasar de 9,7% en 2015 a 36% en 2020. La nómina pública de empleados y obreros de la administración pública se redujo significativamente de 36% en 2014 a 24% en 2020.

El porcentaje de los trabajadores bajo condición de asalariados pasó de 62% del total de ocupados en 2014 a 46% en 2020; mientras que el de los ocupados por cuenta propia se incrementó, al subir de 31% de los empleados a 45% en igual período”.

En cuanto a las entidades federales con más elevados porcentajes de informalidad laboral bajo el parámetro de la contribución a la seguridad social para 2020, Nueva Esparta figura en el segundo lugar con 87%, después de Apure con 90% y antecediendo a Miranda con 85%.

Los datos son el reflejo de cómo el salario y otros ingresos formales perdieron su sentido como instrumentos de sostén económico de la familia, y abrieron las puertas a una creatividad, potencial, y fortaleza que se han convertido en salvavidas transformador de sueños.

Nueva Esparta, faro del emprendimiento

Como enseñan en los cursos de liderazgo, toda crisis también es una oportunidad.

Mauricio Parilli, fundador de la organización Aprendo y Emprendo con base en isla Margarita y más de 20 años de experiencia en el área de planificación, desarrollo, responsabilidad social y emprendimiento, explica que la necesidad de surgir y el impedimento de muchos para abandonar el país llevó a desarrollar capacidades que se fueron consolidando y convirtiendo en soluciones de vida, y en isla Margarita se fue cimentando en una cultura de innovación y productividad.

Tal crecimiento llevó a la idea de ayudar a un avance cónsono, que los modelos de negocio no se limitaran a su participación en ferias sino que aplicaran métodos y herramientas de crecimiento sostenido, y minimizara una de las vulnerabilidades del modelo emprendedor, corta vida, ofreciendo. mentorías con especialistas, orientación para construir redes colaborativas, asociación de proyectos, levantamiento de capital, generación de inversiones, crecimiento en circunstancias adversas, en fin, partiendo de una realidad, no para reconstruir sino para hacer cosas nuevas.

“En el 2017 hicimos un estudio en un universo de la población juvenil y detectamos el elemento drama como posición determinante. Más del 66% dijo sentirse triste, deprimido, porque miembros de su familia, la novia o amigos se habían ido del país; otro tanto expresó con resentimiento lo que le estaba tocando vivir, pero al menos un 15% decía que sabía hacer cosas y tenía disposición de organizarse para cristalizar su idea”, contó Parilli.

Esto motivó el nacimiento del programa “Young Entrepreneur”, liderado por Aprendo y Emprendo, con el apoyo en su oportunidad de la Embajada de los Estados Unidos pero que luego ha ido creciendo en alianzas y afines, enfocado en abrirle espacio a los jóvenes desde la formación y liderazgo, para concretar un impacto positivo en el entorno, asegurar su sostenibilidad y generación de beneficios propios y a sus familias, fortalecer su arraigo, pero también con el objetivo de que algún intento de migración fuese en condiciones más favorables.

Fue así como se inició en Nueva Esparta todo un trabajo de profesionalización del ecosistema emprendedor, llevando a los jóvenes a comprender la importancia de crecer con sus marcas, ampliar la visión de negocio, lograr ideas replicables y sustentables, que sumen y estimulen de manera firme el ámbito productivo. En la actualidad la red de jóvenes emprendedores nacida en Nueva Esparta cuenta con más de 2 mil participantes de toda Venezuela que exhiben con orgullo sus ideas convertidas en negocio y muchas incluso logrando traspasar fronteras.

Ganancia, más allá de dinero

Uno de los aspectos que fueron evolucionando en los emprendimientos fue la amplitud del ámbito de los mismos. Entender el manejo de proyectos sociales, sin que eso implique meras ideas altruistas.

En ese sentido, una de las necesidades ha sido impulsar políticas públicas que fortalezcan a los emprendedores, para que no se queden en la economía informal o su producción se limite a las ventas en plazas.

Un modelo es el liderado en el municipio Maneiro por el grupo “Maneiro joven” y la reciente creación de una plataforma jurídica para impulsar la primera experiencia de empleo.

La idea viene de la presencia de jóvenes en curules políticos. Tanto la Alcaldía como el Concejo Municipal de ese municipio está liderado por jóvenes, de allí que se creó la Oficina municipal de la Juventud, luego idearon la Ruta del Emprendimiento y seguidamente la Ordenanza Experiencia del Primer Empleo Joven en Maneiro.

Gabriel Tepedino, Jefe de la Oficina municipal de la Juventud, destaca el hecho que a los jóvenes se les pide experiencia para ingresar a una empresa o comercio, y cómo cumplir el requisito si no se les da una oportunidad. “Por eso aplaudimos esta ordenanza que es una acción en pro de los jóvenes. Para quienes antes de hacer una maleta e irse del país, se quedaron construyendo y apostando por el país, pero que tengan la oportunidad de una vivencia digna, de un salario digno y de una oportunidad de ser a futuro profesionales, comerciantes y empresarios”.

La ordenanza impulsada desde las bases del emprendimiento social, incluye beneficios tributarios desde el 10% de su rebaja para quienes la cumplan ofreciendo empleo a jóvenes sin experiencia, y con el compromiso de brindarles formación en el área que corresponda, pero además la empresa que no cumpla con el porcentaje de empleados jóvenes será multada con 300 unidades tributarias.

“Nueva Esparta es el estado número uno en emprendimientos porque hemos sabido sacarle provecho al potencial con una marcada actitud hacia la superación de obstáculos, pero estamos claros que se necesita un impulso, un espaldarazo para que las ideas no se estanquen sino crezcan como modelo de negocio y sus creadores sean los exitosos comerciantes del futuro.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik