Mérida, techos que caen a pedazos

La emergencia humanitaria compleja que atraviesa Venezuela ha afectado la capacidad adquisitiva de los habitantes. Comprar o mantener un hogar resulta una tarea imposible para muchos. Ante esta situación, miles de venezolanos ven como sus casas y apartamentos se deterioran cada día, sin contar con otro lugar donde vivir; pero esto es aún más dramático para personas en situaciones especialmente vulnerables.

 

Lea también: El juego de la asfixia: el nuevo terror de las redes

Aunque actualmente se desconoce el número de personas que viven en situaciones de riesgo en Venezuela, en el estado Mérida existen diversos sectores populares que acumulan adultos mayores, niños y ciudadanos especialmente vulnerables.

El sector Los Curos, en Mérida, es una zona de barriada ubicada en el municipio Libertador, capital del estado. Allí viven 20.000 personas que a diario sufren por fallas en los servicios. Gran parte de este lugar ha sido calificado como sector de riesgo por su cercanía con algunos afluentes.

Sin embargo, su principal problema se encuentra en las viviendas deterioradas, habitadas por personas que no cuentan con los recursos para su reparación.

Isabel Vielma Rivas es parte de la comunidad en la parroquia J.J. Osuna Rodriguez, sector Los Curos medio. Ella es dueña de una de las viviendas afectadas en el sector, cuenta que desde el 2013 presenta problemas con respecto a diversas filtraciones en el lugar. No obstante, su situación económica nunca le ha permitido adquirir materiales de construcción o tratar las filtraciones que hoy se encuentran en su vivienda.

La señora Rivas comenta que el daño en su vivienda es de gran magnitud, afirma que cuando llueve ve como algunos tablones se desprenden de la estructura, representando un riesgo para ella y las seis personas que la acompañan en su casa.

Además de este problema, la familia Rivas también se ve afectada por las fallas en los servicios públicos, pues comentan que sufren cortes eléctricos de seis horas diarios, interrupciones en el agua por tuberías de 12 horas por día y solo reciben gas doméstico cada seis meses, obligándolos a cocinar con leña cuando se termina.

Además de esta problemática, la señora Isabel se encuentra a cargo de un paciente psicótico agudo, uno de sus hijos, para el cual gasta gran parte de su dinero en los diferentes medicamentos que necesita. Por ello, comenta que no puede adquirir alimentos, dependiendo en gran parte de los servicios sociales y las ayudas obtenidas. Pese a solicitar en diferentes ocasiones proyectos y ayudas para mejorar su situación, estos llamados no han sido respondidos.

El caso de la señora Isabel Vielma es la representación del estado de una comunidad vulnerable, la cual no tiene recursos para satisfacer sus necesidades básicas y solventar las problemáticas en sus viviendas, mismas que caen a pedazos cada día ante la mirada indolente de las autoridades que no ofrecen soluciones en los casos más extremos.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik