Durante las últimas semanas se ha registrado la presencia de una extraña nieve roja que está tiñendo el hielo alrededor de la Base de Investigación Vernadsky de Ucrania (ubicada en la isla de Galindez, frente a la costa de la península más al norte de la Antártida).  

Lea también: Escocia será el primer país del mundo en proveer tampones gratis

Científicos ubicados en esa instalación determinaron que este suceso ocurrió gracias a unas algas microscópicas llamadas “Chlamydomonas nivalis”, las cuales se encuentran en las aguas heladas de las montañas y otros ecosistemas con frío extremo. Durante el invierno, estas algas están latentes en la nieve y el hielo. Pero cuando llega el verano florecen, extendiendo sus esporas rojas.

Un satélite de la Agencia Europea captó la imagen de un iceberg que generó  el glaciar Pine Island, ubicado en la Antártida Occidental. El fenómeno podría ser equivalente a 70 canchas de fútbol, algo más de 300 kilómetros cuadrados.

La agencia captó la creación del iceberg, el cual se desvaneció rápidamente en una jornada sin nubes el pasado 11 de febrero por la misión Copernicus Sentinel-2, según reseña Infobae.

Lea también:Confirmaron primer caso de coronavirus a un colombiano

De acuerdo a la información del Servicio Meteorológico Nacional, el 6 de febrero la temperatura máxima en la Antártida llegó a los 18.3 grados centígrados y siete días después alcanzó el 20,75.

 

Científicos brasileños de la isla Seymour, informaron mediante una rueda de prensa que el pasado 9 de febrero, las temperaturas en la Antártida alcanzaron la temperatura tope de 20°C, siendo esta la primera vez en su historia en que se llega a este número.

Lea también: CDC confirmó el caso número 15 de coronavirus en EEUU

Según reseñó The Guardian, la temperatura alcanzó los 20,75°C, superando el récord que había sido impuesto el 6 de febrero con 18,3°C, y más importante aún, los 19,8°C registrados en la isla Signy en enero de 1982.

La Organización Meteorológica Mundial todavía debe pronunciarse sobre este tema para confirmar si la información presentada por estos investigadores es cierta, y de ser así activar las alertas ante al creciente aumento de las temperaturas en los polos, según detalló ADN Radio.

Estas temperaturas superan con creces las cifras esperadas para esta época del año en la Antártida y sus alrededores por parte de la Organización Meteorológica, que cuyas temperaturas oscilan entre 1ºC y -4ºC.

En la estación científica de Esperanza, Argentina, la temperatura alcanzó los 18.3 grados centígrados. Según el Servicio Meteorológico Nacional fue la más elevada desde 1961.

«Lea también»: Google Maps crea en su aniversario nuevo diseño que permite participar a los usuarios

«Ciertamente impactantes, pero que no sorprende puesto que la Antártida se recalienta al igual que el resto del planeta», indicó en un comunicado la especialista de la organización Greenpaece, Frida Bengtsson.

Otra base que registró altas temperaturas fue la de Marambio. Este jueves llegó a 14,1 °C, siendo la más calurosa desde 1971.

Tras los fuertes calores que se han registrado, los dos casquetes polares en la Antártida han perdido 430 mil millones de toneladas de hielo desde el 2006.

Luego de encontrar partes del avión durante búsquedas marítimas en horas de la tarde, las autoridades chilenas hallaron la noche de este miércoles restos humanos de la tripulación que viajaba en el Hércules C-130, desaparecido cuando se dirigía a la Antártida el pasado lunes.

Lea también: Senado chileno inhabilitó a exministro del Interior por abuso de DDHH

La información fue confirmada por el Intendente de la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, José Fernández, quien calificó el momento como «muy duro» y aseguró que los familiares ya fueron informados.

Según informó 24Horas, los seres cercanos a las víctimas han recibido asistencia de carácter psicológico ante la pérdida de quienes tripulaban la aeronave.

La Fuerza Aérea de Chile informó que este miércoles fueron hallados restos de avión en la zona en la que se tuvo contacto por última vez con la aeronave militar C-130, la cual desapareció con 38 personas a bordo a comienzos de semana.

Lea también: Organizaciones evidenciaron condiciones “deficientes” en centro de retención de migración en EEUU

Mediante un comunicado de prensa, las autoridades chilenas explicaron que restos de esponja fueron encontrados flotando en el mar a 30 kilómetros al sur de la posición del último contacto con el avión. Estos podrían ser parte de los estanques internos de la nave, por lo que trasladarán las piezas para hacer las investigaciones correspondientes.

El C-130 Hércules se dirigía a la Antártida desde la ciudad de Punta Arenas la tarde del día lunes, con 17 tripulantes y 21 pasajeros, cuando perdieron contacto con la Fuerza Aérea.