Mauricio Claver-Carone, alto asesor del gobierno de los Estados Unidos, fue elegido nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (IDB, por sus siglas en inglés), y se convierte en el primer estadounidense en ocupar el cargo.

«Felicitaciones a Mauricio Claver-Carone por convertirse en el primer estadounidense en liderar el IDB. ¡No hay mejor defensor de América Latina y el Caribe! Lo extrañaré, pero América ganó hoy«, expresó Robert C. O’Brien, asesor de Seguridad Nacional de la administración de Trump.

Le puede interesar: FBI busca sujeto que robó 3 millones de dólares en ventiladores para enfermos de El Salvador

«Mauricio representa una nueva generación de pensadores novedosos en toda la región», afirmó el subsecretario de Estado interino para el Hemisferio Occidental, Michael Kozak.

La elección se dio a puerta cerrada, en una Asamblea de Gobernadores. Con voto secreto, por primera vez, Claver-Carone fue designado presidente con 30 votos a favor y 16 abstenciones.

Lea también: Proponen a Donald Trump para el Premio Nobel de la Paz

El abogado, de origen cubano, es conocido por tener una línea dura contra los regímenes de Cuba y Venezuela, así como toda la línea socialista en Latinoamérica.

El norteamericano asumirá el próximo primero de octubre y dirigirá el banco por los próximos 5 años.

Entrevista de hace un año para VPItv:

El candidato de Estados Unidos a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, aseguró que sí algunos miembros de la entidad financiera persisten en suspender las elecciones se «condenará a la región a un año de parálisis».

Lea también: #Economía| Gobierno (e) de Venezuela respalda la candidatura de Mauricio Claver-Carone a la presidencia del BID

«Cuatro países han buscado postergar esa elección. Eso solo estaría dejando al banco en una parálisis financiera; fomentaría la lentitud y la certidumbre en la gestión de la entidad», explicó el también abogado a VPItv a través de un contacto telefónico.

Mauricio Claver-Carone presentó su candidatura el pasado 9 de junio.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó un informe en el que los efectos negativos causados por la pandemia del COVID-19 van más allá de muertes y contagios, sino también un efecto en la economía mundial.

Lea también: Guterres hizo un llamado de “unidad” al Consejo de Seguridad de la ONU

“Los países necesitan salvar vidas, asegurando el distanciamiento social y otorgando los recursos necesarios a sus sectores de salud. Medidas complementarias y temporales pueden apoyar a las economías durante el cierre parcial y organizado”, asegura.

El BID destacó que la región sufrirá una fuerte contracción en su crecimiento económico de entre 1.8 y 5.5 por ciento del PIB en 2020 y que «el daño económico se extenderá en 2021 y 2022 a menos que los gobiernos implementen programas bien enfocados para amortiguar los impactos».

La economía venezolana se contraerá más del 10% este año y un 6% el próximo, «en el marco del recrudecimiento de la crisis política y humanitaria», de acuerdo a informes del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicados este martes.

Con una inflación del 652,7%, Venezuela es el único país de Latinoamérica y el Caribe, además de Trinidad y Tobago, que no mejoró económicamente este año. Para ambos, es el cuarto año consecutivo de recesión.

«La situación en Venezuela es muy complicada. Es muy difícil predecir lo que pasará porque hay muchos factores, más allá de los económicos», dijo José Juan Ruíz, economista y jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a la agencia de noticias EFE.

Explicó que el caso de Venezuela «es muy diferente» al de Ecuador, tercer país de la región con menos crecimiento en 2017 (0,2%), luego de que en 2016 su economía se contrajera 1,5%. Pero el nuevo gobierno presidido por Lenín Moreno aplicó reformas que paliaron, de cierta forma, la apreciación del dólar, los efectos del terremoto del año pasado y la reducción de los precios petroleros.

A la incertidumbre económica de Venezuela se suma que en 2018 habrá elecciones presidenciales, al igual que en varios países de Latinoamérica y el Caribe, región que este año crecerá en torno al 1,2%, cifra que el BID eleva al 1,5%.

«El próximo año el 80% de la población latinoamericana elige nuevo gobierno, y en ese contexto los inversores son cautelosos», expresó a EFE, por su parte, Giorgio Trettenero, secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), quien hizo énfasis en que los «discursos populistas» amenazan el equilibrio fiscal y comercial.

Para Ruíz, el «empujón» de este año a la economía latinoamericana lo dieron Brasil, Argentina y Centroamérica: «Lo más destacable es que, tras dos años de contracción, América Latina vuelve a crecer. No mucho: entre 1,5 y 1,7%, pero es mejor de lo que se esperaba (…) Lo que explica el crecimiento es que los países en crisis en 2016 eran siete, y ahora han salido de allí dos de los más importantes: Brasil y Argentina», con un crecimiento este año de 0,7% y 2,5%, respectivamente.

Añadió que América Latina y el Caribe podría alcanzar «velocidad de crucero» en 2018, gracias también a la fortaleza de Centroamérica, que crecerá este año alrededor de 3,8%, casi el triple del promedio regional.