Los exmandatarios de Estados Unidos, Bill Clinton y George W. Bush condenaron las manifestaciones violentas que ocurrieron este 06 de enero en la ciudad de Washington, Estados Unidos.

Lo que sucedió es un «asalto sin precedentes» a la nación, dijo Clinton según la agencia de noticias AFP.

Lea también: #EEUU | Un muerto por violencia en el Capitolio

Por su parte, Bush también rechazó a través de una misiva las acciones de los seguidores del mandatario Donald Trump, en el Capitolio.

«Así es como los resultados electorales son impugnados en una república bananera, no en nuestra república democrática», expone parte del comunicado del último presidente republicano antes la llegada de Trump en 2017.

«La historia recordará con razón la violencia de hoy en el Capitolio, incitada por un presidente en ejercicio que ha seguido mintiendo sin fundamento sobre el resultado de una elección legal», dijo Barack Obama.

Los expresidentes estadounidenses Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama se ofrecieron, este jueves, como voluntarios para vacunarse contra el Covid-19 en público y frente a una cámara con el objetivo de fortalecer la confianza sobre la cura de la pandemia.

Lea también: #EEUU | Congresista asegura que jugar LoL le ayudó en su trabajo

Según la información ofrecida por los tres exmandatarios, el proceso de vacunación lo realizarán durante una campaña de concientización para promover la confianza del público en la vacunación.

“Les prometo que cuando esté hecho para personas que corren menos riesgo, lo tomaré. Es posible que termine tomándolo en televisión o filmando, solo para que la gente sepa que confío en esta ciencia”, expresó Obama.

La decisión de realizar esta medida se debe a la desconfianza que han generado las vacunas de Pfizer y Moderna ante el rápido avance en su desarrollo, aunque según los resultados, son las más eficaces hasta la fecha.

El candidato por el Partido Demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, se convirtió en el más votado (popular) en la historia de la nación norteamericana.

El récord de más votos lo ostentaba el también demócrata Barack Obama, cuando se ganó las elecciones de 2008 con 69.498.516.

Le puede interesar: Biden prometió que EEUU volverá al Acuerdo climático de París

Biden supera el récord implantado por quien fuera su compañero de formula (2008-2016) con 72.210.502 de votos hasta los momentos, mientras termina el conteo de votos en EEUU.

Nate Silver, director del portal Five Thirty Eight y especialista en materia electoral, aseguró que Biden terminará obteniendo  «en torno a los 80 millones «si la participación total es de unos 155 millones -unos 101 millones de personas votaron por correo o de forma anticipada.

Lea también: Maduro aseguró no tener preferencia entre Trump y Biden

Ser el candidato más votado no significa ser elegido presidente. En Estados Unidos, los ciudadanos eligen a sus representantes en el Colegio Electoral, que es el que finalmente elige al mandatario del país.

En la historia de Estados Unidos ha habido cinco candidatos que han llegado a la Casa Blanca sin haber ganado el voto popular. El último de ellos fue Donald Trump en 2016, cuando se enfrentó a Hillary Clinton, quien obtuvo casi 2,9 millones de votos más que el republicano, pero éste superó los 270 delegados necesarios en el Colegio Electoral.

Foto: AFP

El expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, participará este sábado en un evento de la campaña electoral de Joe Biden (Demócrata), que se llevará a cabo en Miami, al sur del estado de Florida.

Lea también: La OPS entregó 340.000 pruebas de anticuerpos de Covid-19 para Venezuela

En Miami, donde el peso de los ciudadanos cubanos y venezolanos es alto (voto latino), la ventaja que tiene Biden sobre el candidato a la reelección, Donald Trump (Republicanos), es mínima, según las encuestas.

Le puede interesar: Conozca que opinan estos activistas políticos sobre Biden y Trump (+Video)

Biden aventaja a Trump por nueve puntos porcentuales a nivel nacional, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics.

«No podemos confiarnos. No me importan los sondeos», expresó Obama en un mitin de apoyo a Biden que se llevó a cabo en Filadelfia.

Voto latino

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría contratado a un doble del exmandatario Barack Obama, solo para escenificar el acto de despedirlo.

Michael Cohen, ex abogado personal del magnate, cuenta la información en su nuevo libro, en el que narra su experiencia trabajando con Trump.

Le puede interesar: Labor Day: el Día del Trabajador en EEUU

En el extracto del libro, Cohen detalla que el actual presidente contrató a un doble «Fauxbama» y «denigró ceremoniosamente» a Obama, para luego despedirlo.

El video se encuentra publicado desde julio de 2013 en la plataforma YouTube, y se hizo viral con las revelaciones del abogado.

El ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que fue él quien conversó con jugadores de la NBA, que habían manifestado su deseo de suspender la actual temporada, a modo de protesta por la violencia racial y la brutalidad policial.

A través de un comunicado compartido por su oficina, el exgobernante dijo que «estaba feliz de brindar consejos, el miércoles por la noche, a un pequeño grupo de jugadores de la NBA, que buscan aprovechar su inmensa plataforma de cara al futuro, después de su valiente e inspirador boicot a raíz del tiroteo a Jacob Blake”.

Lee también: Obamagate: ¿Teoría de conspiración en año electoral de EEUU?

El texto relata que el ex jefe de Estado discutió, con los basquetbolistas, el plan de ponerle pausa a la campaña. El documento también agrega que, en las conversaciones, se habló sobre crear «un comité de justicia social para garantizar las acciones de los jugadores (…) conduzcan a un compromiso sostenido y significativo en la justicia penal y la reforma policial».

Ante las intenciones de los deportistas de abandonar los tabloncillos, por lo que queda de temporada, el presidente Donald Trump aseguró que la NBA actúa como una «organización política».

«No sé mucho sobre las protestas de la NBA. Sé que sus ‘ratings’ han sido muy malos porque creo que la gente está un poco cansada de la NBA, francamente”, expresó el titular de la Oficina Oval.

Twitter pidió perdón el sábado porque los piratas informáticos que accedieron a las cuentas de personalidades y figuras políticas lo consiguieron gracias a que «manipularon con éxito a un pequeño número de empleados», un golpe para la confianza de sus usuarios, reconoció la red social.

Los piratas informáticos tenían como objetivo 130 cuentas y lograron acceder a 45 gracias a “el uso de herramientas solo accesibles para los equipos de soporte interno”, explicó la compañía en una entrada de blog.

Lea también: Twitter sufrió falla a nivel mundial tras hackeo a celebridades

Entre los afectados por el ataque estaban políticos, como el candidato presidencial estadounidense del Partido Demócrata, Joe Biden, el expresidente de EEUU Barack Obama, y también grandes empresarios como Jeff Bezos, fundador del grupo comercial Amazon; Elon Musk, jefe de la compañía de vehículos eléctricos Tesla; y Bill Gates, fundador de la gigante informática Microsoft.

Twitter reconoció también el daño que esto puede tener en su reputación: “Estamos avergonzados, decepcionados y, sobre todo, lo sentimos. Sabemos que necesitamos recuperar su confianza y apoyaremos todos los esfuerzos realizados para que los responsables comparezcan ante la justicia”, dijo. Información de AFP.

Twitter

La plataforma Twitter sufrió una falla de seguridad este miércoles a nivel mundial luego de que las cuentas de diversas personalidades de la política y la tecnología mundial fueran hackeadas para mostrar una estafa con bitcoins.

Lea también: Disneyland París reabre tras más de tres meses de cierre

El CEO de Tesla, Elon Musk; el cofundador de Microsoft, Bill Gates; el fundador de Amazon, Jeff Bezos; el expresidente y exvicepresidente de EEUU, Barack Obama y Joe Biden, fueron algunos de los afectados por lo ocurrido en horas de la tarde.

Al igual que ellos, las cuentas verificadas de empresas como Apple, Uber o Tesla sufrieron la misma suerte, con mensajes similares para intentar estafar a los usuarios. Por su parte, Kim Kardashian y Kanye West fueron otras personalidades atacadas.

«Somos conscientes de un incidente de seguridad que afecta las cuentas en Twitter. Estamos investigando y tomando medidas para solucionarlo», respondió Twitter ante lo ocurrido.

Para subsanar la falla, la publicación de tuits permaneció suspendida por más de media hora en todo el mundo, mientras que el equipo de seguridad de la red social daba con la solución al inconveniente.

Desde que empezó el 2020, ha sido un año caracterizado por los acontecimientos trascendentales: Solamente en enero, el mundo se preguntó si estallaría una tercera guerra mundial, con el ataque que hizo Estados Unidos al convoy donde se trasladaba el general iraní Qasem Soleimani (considerado la segunda persona más importante de ese país) en Irak; la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió la alerta sobre el surgimiento de un nuevo coronavirus en Wuhan, China; y, a finales de mes, falleció sorpresivamente el exbasquetbolista Kobe Bryant junto a su hija, Gianna, y otras seis personas, en un accidente de helicóptero.

Lea también: Gustavo Arellano, un venezolano en la FIBA: “No dejes para mañana lo que te puede generar mucha satisfacción hoy”

Pareciera que ese primer mes del año fue el preámbulo perfecto para lo que le restaría vivir a la humanidad, que le ha tocado resistir los primeros seis meses (y lo próximos seis, por como pintan las cosas) encerrados como protección ante el enemigo invisible: el coronavirus SARS-CoV-2, que genera la enfermedad del Covid-19 y que, hasta los momentos, ha contagiado a más de 12 millones de personas y matado a más de 550 mil en todo el mundo, según datos de la OMS, situación que también ocasionó una crisis económica mundial comparable con la de 1929.

Estados Unidos lidera la lista de países con más contagios con más de 3 millones de contagios y 134 mil fallecidos hasta los momentos, en gran parte, por la cuestionable gestión de la administración de Donald Trump con respecto a la pandemia, situación que generó la crítica del antecesor en el cargo, el presidente Barack Obama.

El 9 de mayo, la cadena CNN reportó que Obama catalogó la respuesta de Trump a la pandemia como “un absoluto y caótico desastre” en una conversación filtrada con parte de su antiguo staff en la Casa Blanca, donde también dijo que eso es “parte de la razón de que la respuesta a la crisis global ha sido anémica y manchada (…) Hubiese sido malo incluso con los mejores gobiernos. Ha sido un desastre cuando esa manera tan egoísta de pensar ha sido lo que ha operado en nuestro gobierno (…) Es por eso que invertiré todo el tiempo necesario en la campaña de Joe Biden”.

Desde el escándalo político de Watergate, donde ocurrió un robo de documentos en la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata de EEUU con la involucración del presidente Richard Nixon (quien renunció en 1974), el sufijo “gate” es utilizado en ese país para identificar cualquier escándalo de gran magnitud (Pizzagate, FIFAGate, etc.).

Ahora bien, al día siguiente y como respuesta a estas acusaciones de Obama, Donald Trump escribió en su Twitter, “OBAMAGATE!”,  hecho que motivó a un periodista del Washington Post a preguntar, a lo que Trump respondió que “viene ocurriendo desde hace mucho tiempo. Ocurre desde antes que yo resultara electo y es una desgracia que haya ocurrido (…) Miren lo que ha pasado y, por lo que sé, es sólo el comienzo. Algunas terribles cosas pasaron y no deben volver a ocurrir en nuestro país (…) El crimen es obvio para todos”.

Entonces, ¿Qué es exactamente Obamagate?

Para entender el contexto del “Obamagate” debemos contar la historia desde 2011, cuando Trump ayudó a amplificar la falsa teoría que cuestionaba el lugar de nacimiento de Obama, quien reveló su partida de nacimiento en la campaña presidencial de 2008 (nació en Hawái). El 25 abril de ese año, Trump indicó, en una entrevista para CNN, que tenía un equipo en Hawái investigando sobre el nacimiento de Obama, y que “le dijeron” que la partida estaba “extraviada”.

Dos días después, Obama compartió su certificado de nacimiento completo, y criticó a aquellos que apoyan la falsa teoría del birtherism  ya que “el país no podrá resolver sus problemas si nos distraemos con espectáculos y charlatanes de ferias”. En ese momento empezó la aparente fijación de Trump por Obama.

En 2017, empezando su presidencia y en medio de una investigación y sanciones en curso desde la administración anterior sobre la injerencia de Rusia en las elecciones, Trump acusó, mediante Twitter, a la administración de Obama de interferir las líneas telefónicas de la Torre Trump, en Nueva York, hecho que fue desestimado por el director del FBI al momento, James Comey.

Entonces, tomando en cuenta estos precedentes, llegamos a mayo de 2020 y el rayo de tuits de Trump sobre el “Obamagate” en el Día de las Madres, luego de que el día 7 de ese mes, el Departamento de Justicia desestimara el caso de Michael Flynn, primer asesor de seguridad de Trump quien se declaró culpable de mentirle dos veces al FBI sobre llamadas con el entonces embajador de Rusia, Sergei Kislyak durante la transición de administraciones, razón por la que fue despedido a los 24 días de tomar el cargo.

En resumen, Obama y sus aliados presuntamente prepararon una trampa a Flynn, lo espiaron y lo entregaron al FBI y a la opinión pública para dañar la campaña de Tump, a pesar de que el asesor era parte de la misma.

¿Pote de humo? ¿Otra teoría de conspiración en año electoral? De acuerdo al periodista de The Atlantic, David A. Graham, “desde la perspectiva del electorado, atacar al muy popular ex presidente en este momento no tiene sentido, y el público en general encontrará todo demasiado arcaico para seguirlo, pero los seguidores más duros de Trump ya conocerán toda la historia de fondo, o estarán preparados para hacerlo. La decisión del presidente de centrarse en el mantenimiento de su base, en lugar de expandir su coalición, puede probar una estrategia dudosa para noviembre, pero no es un accidente. Funcionó para él en 2016, y esta vez también tomó una decisión consciente de hacerlo”.

Las personas que son beneficiadas con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que fue creada en el 2012 por el expresidente Barack Obama, está a la expectativa de la determinación que vaya a ofrecer la Corte Suprema de Justicia en Estados Unidos sobre los programas que ya no están siendo apoyados por la administración de Donald Trump, quien además había retado a los ciudadanos con darlo por terminado.

Lea también: Donald Trump elimina el plan migratorio DACA decretado por Obama

Según la organización United We Dream, esperan que la Corte ofrezca un informe de la determinación que den acerca del periodo comprendido entre enero a junio del año en curso, no obstante, se pudo conocer que al menos el pasado lunes no revelarían la decisión.

Este programa, en el cual también se encuentran integrados algunos guatemaltecos, podrían conocer su destino antes del mes de julio, aunque las probabilidades es que se de en los próximos días.

Podrían existir tres escenarios, esos serían:

1.- La Corte Suprema anunciaría que no pueden chequear la determinación de Trump de finalizar con el programa y el gobierno para continuar con los planteamientos, reseñó Univisión.

2.- El medio explica que llevar este proceso a cabo y declarar su eliminación es ilegal.

3.- No obstante, otro de los escenarios señala que podrían finalizar con la determinación del mandatario estadounidense de cancelar el programa es legal.