“Apostar a un modelo fuera de época es garantía de fracaso, insistir con el mismo es un acto criminal. Nicolás Maduro le ha quitado tres ceros al bolívar para sumárselos a la más atroz hiperinflación que hoy tiene a los venezolanos arrinconados. Más locuras, más caos, más hambre”, sentenció el presidente nacional de la Alianza del Lápiz, Antonio Ecarri, en referencia al anuncio del presidente Nicolás Maduro, sobre la entrada en circulación de un nuevo cono monetario.

“Además de continuar con la impresión de dinero inorgánico de dinero falso, sin respaldo, y ahora le quitan tres ceros a la moneda que inmediatamente se lo pondrán a la hiperinflación. Quieren terminar de destruir el aparato productivo, el poder adquisitivo de los venezolanos», consideró el político a través de la red social Twitter.

Ecarri, aseguró  que la economía venezolana no aguanta más improvisación ni medidas demenciales, por este motivo, apuntó que urge la sustitución del modelo económico.

En tal sentido, detalló que el primer paso para avanzar en la transformación de Venezuela, para detener la quiebra de Venezuela, es asumir el dólar como moneda.

“Después de ver a Maduro con su insistencia para mantener un modelo fracasado criminal que ha generado la más terrible crisis social y la más dura hambruna que hoy existe en Venezuela, hoy estamos más convencidos que debemos migrar a la dolarización para parar este desastre de corrupción, mafias y robo descarado del poder adquisitivo de los venezolanos”, agregó el portavoz opositor.

A través de su cuenta oficial de Twitter, el también presidente de la Fundación Arturo Uslar Pietri, subrayó que el billete de más alta denominación del nuevo cono monetario anunciado por el Ejecutivo no equivale a 2$. “¿Bolívar soberano? Siguen utilizando el nombre del Libertador para una moneda sin valor ¡Qué vergüenza!”, escribió en la red social.

El miembro de la comisiòn de finanzas de la AN, José Guerra considera que el Banco Central de Venezuela ha actuado de manera irresponsable manteniendo un cono monetario inviable.

«Apareció un fenómeno nuevo que no se conoce en el mundo donde el billete tiene precio. En el estado Zulia por la escasez de billetes, para tener un millón en efectivo se tiene que transferir 2 millones de bolivares», indicó el diputado.

Sobre la actividad económica, el economista  informó que cayó 13.2% durante el año 2017, en comparación al año anterior.
«El acumulado en la gestión de Maduro desde el 2012 hasta la fecha, es de 25%, la economía ha perdido una cuarta parte», sentenció Guerra, por lo que argumenta que el Banco Central de Venezuela dejó de publicar la cifra de inflación para que no se conozca la crisis de Venezuela.
Finalmente, el diputado a la Asamblea Nacional Venezolana, José Guerra indicó que la cifra del desempleo no ha aumentado en Venezuela, debido a que el salario es muy bajo, por lo que considera que, mientras la economía continúe en recesión, no se aumentarán los salarios.
Venezuela - Comisión de Finanzas de la AN presenta informe de la actividad económica - VPItv

El billete de 10.000 bolívares, el segundo con mayor denominación de la batería de seis piezas que conforman el nuevo cono monetario, comenzará a circular mañana en Venezuela, aseguró hoy el presidente, Nicolás Maduro.

“El lunes 30 entra en circulación los nuevos billetes de 5.000 y 10.000 bolívares a nivel nacional en el plan de los nuevos billetes para seguir defendiendo la presencia de la moneda venezolana y nuestro cono monetario, y siguen saliendo en circulación las monedas de 10, 50 y 100 bolívares”, dijo el mandatario durante su programa de televisión transmitido los domingos por la estatal VTV.

El nuevo cono monetario lo integran además otros papeles -de 500, 1.000, 2.000 y 20.000 bolívares- varios de ellos, incluido el de 5.000, ya empezaron a distribuirse desde el pasado 16 de enero, junto con las monedas que comenzaron a circular tímidamente desde diciembre pasado.

Los nuevos billetes harán frente a una devaluación de la moneda local fuertemente golpeada por una inflación que, en ausencia de cifras oficiales, algunos economistas estiman entre el 10.000 y 16.000 por ciento desde que el antiguo cono monetario fuera puesto en marcha en 2008, y solo del 700 por ciento durante el último año.

El nuevo billete de 10.000, equivale a unos 15 dólares a la tasa de cambio destinada a gastos secundarios -estimado hoy en casi 700 bolívares por dólar-, y unos 2.000 dólares a la tasa para asuntos de primerísima necesidad, solo disponible para la compra de alimentos básicos y medicinas.

Nota de La Patilla

EFE.- El vicepresidente del Banco Central de Venezuela (BCV), José Khan, informó hoy que la Casa de la Moneda del país, en el estado Aragua (centro), ha troquelado unos 23 millones de nuevas piezas de 10, 50, y de 100 bolívares de la nueva familia monetaria venezolana.

El funcionario indicó además que hoy se han recibido unas 80 toneladas de discos metálicos sin labrado (cospeles) para la elaboración de las monedas de 10 y 100 bolívares, dos de las tres que conforman el grupo de monedas de menor denominación en el país.

Asimismo, dijo, recibió otras 44 toneladas de billetes de denominaciones de 5.000 y 10.000 bolívares, lo que representaría la octava entrega de billetes del nuevo cono monetario que comenzó a circular el lunes en el país.

El cargamento esta conformado por 13 millones de piezas de billetes de 10.000 bolívares, y 18.5 millones de piezas de 5.000.

Khan indicó que están previstas otras tres entregas más de 5.000 bolívares para el 24 de enero, otra para el 3 de febrero, y otra más para mediados de abril.

Igualmente, cuatro entregas de billetes de 10.000 para el 10 de febrero, dos más para el 17 y el 24 de ese mismo mes y el último para mediados de abril, dijo.

Un nuevo cono monetario por inflación

El nuevo cono monetario lo integran billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, y 20.000 bolívares, que comenzó a circular el pasado lunes, y las monedas de 10, 50 y 100 bolívares en las calles desde diciembre pasado.

Ambos reemplazaran a una familia que apenas tenia ocho años circulando pero que fue devorada por una inflación que, en ausencia de cifras oficiales, algunos economistas estiman entre el 10.000 y 16.000 por ciento desde que el antiguo cono monetario fuera puesto en marcha en 2008, y solo del 700 por ciento durante el último año.

De esta manera, el billete de 100 bolívares que fue hasta hace una semana el de mayor denominación pasa a ser una de las monedas de menor valor entre la masa circulante.

El nuevo billete de 20.000, equivale a unos 30 dólares, según la tasa de cambio oficial destinada a temas no prioritarios -hoy en unos 670 bolívares por dólar-, y unos 2.000 dólares a un cambio solo disponible para la compra de alimentos básicos y medicinas.

Para el diputado José Guerra (Unidad-Dtto. Capital) la emisión de los nuevos billetes empezó de manera muy irregular y no se ha establecido completamente el nuevo cono monetario, “hay cuatro entidades del país que no van a disponer de las nuevas piezas, estos son los estados Zulia, Táchira, Amazonas y Apure”.

Informó que el Banco Central de Venezuela (BCV) está paralizado desde el punto de vista administrativo al no tener el presupuesto de ingresos y gastos operativos del año 2017 aprobado.

Señaló que esta institución “no tiene presupuesto” porque es competencia de la Asamblea Nacional, aprobar dicha partida “ellos en vez de presentar el presupuesto al Parlamento como lo establece la normativa legal, fueron al TSJ y esta instancia no se los aprobó”.

Manifestó que el gasto del funcionamiento, el servicio médico, seguridad social de los trabajadores, gastos estratégicos y demás, destinados para la actividad y desarrollo del (BCV) se encuentran estancados.

“El gobierno cree que si manda los billetes para esas zonas se los van a llevar para Colombia, cosa que es falso, porque nadie va a traer pesos colombianos para cambiarlos por bolívares”, agregó Guerra.

Sostuvo que esto es un acto de discriminación porque lo correcto era que a nivel nacional empezaran a circular la nueva familia de billetes, cosa que afectará a estos estados fronterizos del país, por la mala planificación del Gobierno, precisó.

Con información de Asamblea Nacional

EFE.- Los billetes de la nueva familia monetaria de Venezuela comenzaron a circular tímidamente hoy en el país petrolero para mitigar la ansiedad de los venezolanos tras más de un mes de espera, y para hacer frente a un inflación de la que solo se saben altísimas estimaciones extraoficiales.

La llegada puso fin a varias semanas de escepticismo entre los venezolanos, que desde el pasado 15 de diciembre esperaban la llegada de la moneda prometida por el presidente Nicolás Maduro en medio de la escasez de billetes, y al mismo tiempo desplaza a una familia de billetes que tenía apenas ocho años circulando.

Los nuevos billetes de 20.000, 10.000, 5.000, 2.000, 1.000 y 500 bolívares harán frente a una devaluación de la moneda local fuertemente golpeada por una inflación que, en ausencia de cifras oficiales, algunos economistas estiman entre el 10.000 y 16.000 por ciento desde que el antiguo cono monetario fue puesto en marcha en 2008, y solo del 700 por ciento durante el último año.

Es decir que lo que un venezolano podía adquirir con 100 bolívares en enero de 2008, podía costarle a finales de 2015 más de 2.000, y mucho más en 2016 con la profundización de la crisis económica y una inflación disparada.

El nuevo billete de 20.000, equivale a unos 30 dólares a la tasa de cambio oficial más utilizada -estimado hoy en unos 650 bolívares por dólar-, y unos 2.000 dólares en otra preferencial, solo disponible para la compra de alimentos básicos y medicinas.

Los pocos billetes vistos hoy fueron de 500, 5.000 y 20.000 bolívares y solo han sido distribuidos a través de las taquillas de los bancos, mientras que los cajeros electrónicos aún deberán esperar un poco más para su adecuación, según indicó la misma fuente.

El Gobierno venezolano ha recibido en las últimas semanas 67.400.000 billetes del nuevo cono monetario, casi todos de 500 bolívares, una cantidad que es insuficiente según dijo a Efe un representante de la banca que, en consecuencia, previó una distribución “simbólica” al menos en la primera semana.

Tony García cobró 10.000 bolívares, en dos billetes de 5.000, el mismo monto por el que antes habría tenido que recibir al menos 100 billetes de cien bolívares que era hasta ayer la mayor denominación que existía en el país, una cantidad de dinero que a él solo le sirve para pagar los gastos de transporte público de una semana.

Luis Crespo, profesor de la Universidad Central de Venezuela, llama la atención sobre el hecho de que la nueva familia de billetes entre en circulación para poner fin a una que fue creada hace apenas ocho años cuando, en 2008, el fallecido presidente Hugo Chávez quitó de un plumazo tres ceros a la moneda nacional.

Esto da luces de que los nuevos billetes “han nacido en un contexto de hiperinflación”, señaló el experto en moneda.

El economista prevé que “si no se resuelve el problema de la inflación, y sus causales, pudiéramos estar hablando de que en julio, a mediados de año, el Gobierno se vería en la necesidad de imprimir el billete de 50.000 bolívares“.

Un gesto de la inflación venezolana pesa ya sobre el recién nacido billete de 20.000 bolívares, que hace poco más de un mes, cuando fue anunciado, representaba casi el total del salario mínimo venezolano, y hoy menos de la mitad.

Además, aún late en el país la incertidumbre sobre la vida del billete de 100 bolívares, que había sido sacado de circulación en el país a mediado de diciembre y luego vuelto a poner en circulación por periodos que se han ido extendiendo de a poco.

“A mí me iban a dar de esos billetes (nuevos), pero yo les dije que no, que mejor no”, afirmó a Efe una anciana que viajó hoy inútilmente hasta el banco, y aún es temerosa de la firmeza de las decisiones con respecto a los billetes, por lo que prefiere no retirar su dinero hasta que “sea seguro”.

“Yo no sé todavía cómo es el maní con esa plata, tengo que esperar que sigan corriendo los días a ver como va a ser eso”, añadió.EFE

El presidente del Banco Bicentenario, Miguel Pérez Abad informó en una entrevista en el canal del Estado que los billetes de Bs. 500 que forman parte de la gama del nuevo cono monetario apenas están siendo llevados a las instituciones financieras del país y que “tardarán una semana en llegar a cajeros”.

Ya los bancos estamos recibiendo lo que llaman el espécimen que es el billete como tal (Bs. 500) y eso nos va a permitir en aproximadamente un par de días calibrar los cajeros automáticos con el esfuerzo de cada uno de los bancos… en el momento en que tengamos los especímenes, en una semana estaríamos listos para salir adelante con todas las condiciones de seguridad”, explicó el exministro de Industria y Comercio.

Señaló que de no haber tomado el Gobierno las medidas, la población “se hubiése quedado sin efectivo”. Se recuperó el 68% al 70% del papel moneda”, enfatizó.

Nota de La Patilla

El diputado a la Asamblea Nacional José Guerra indicó que el plazo de vigencia de los billetes de 100 bolívares es insuficiente, porque son necesarios al menos 30 días para calibrar los cajeros automáticos del país para que reconozcan el nuevo papel moneda.

Sostuvo que existirá un déficit de aproximadamente 60% en la cantidad de billetes necesarios para la economía del país, si los sacan de circulación desde el 2 de enero.

Este lunes la Comisión Delegada realizó una reunión ordinaria para debatir la crisis nacional que se generó por el problema de circulación del papel moneda.

Nota de El Nacional

Andrés Fornerino.- La Comisión Delegada de la Asamblea Nacional aprobó un informe sobre la grave crisis nacional generada por el problema de la circulación del papel moneda.

El presidente se la Comisión Permanente de Finanzas, Alfonso Marquina, señaló: «A medida que la inflación fue aumentando de manera exponencial hasta llegar a la actual de 674%, fue que el gobierno decidió cambiar el cono monetario».

Además, Marquina precisó que por la vía de la fuerza, el Ejecutivo ocasionó que «millones de venezolanos por una decisión arbitraria, fueron castigados para canjear la poca cantidad de dinero que tenían», lo que desencadenó una cantidad de dificultades.

Por su parte, El diputado, José Guerra puntualizó «el tiempo que se ha dado hasta el 2 de enero es insuficiente para la actualización del cono monetario». Además, manifestó que el déficit será del 60% para que la economía venezolana funcione regularmente.

Luisa Panagua.- En un comunicado, el ministerio de Relaciones Exteriores colombiano en nombre de su gobierno, declaró: «Los comerciantes de la ciudad de Cúcuta  han sido quienes más han ayudado a los miles de venezolanos que han venido al país en busca de alimentos y medicamentos en los últimos meses». 

De esta manera la Canillería del vecino país respondió a las acusaciones realizadas por el presidente Nicolás Maduro, quien afirmó que en este país, concretamente en Cúcuta se realizan «actividades económicas al margen ley».

En el comunicado se contabilizan a uno 6.000.000 millones de venezolanos que ingresaron al territorio colombiano desde el 13 de agosto para adquirir bienes y servicios básicos.

La cartera de Relaciones Exteriores llamó al embajador de Venezuela en este país para entregarle el documento en el que expresan su inconformidad ante las acusaciones de Maduro.

Aquí puede leer el comunicado

El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia informa que:

Frente a  la estigmatización por parte de las autoridades venezolanas, donde se califican algunas ciudades del territorio nacional, especialmente Cúcuta, como sede de actividades económicas al margen ley, el Gobierno colombiano rechaza enfáticamente tales calificativos. Los comerciantes de la ciudad de Cúcuta  han sido quienes más han ayudado a los miles de venezolanos que han venido al país en busca de alimentos y medicamentos en los últimos meses.

Colombia desarrolla y estimula un sistema económico de legalidad.  Para el caso particular de la frontera, las actividades económicas tradicionales y legales han facilitado la adquisición de bienes y servicios básicos que igualmente benefician a los más de seis millones de venezolanos que han ingresado a nuestro territorio desde el pasado 13 de agosto de 2016.

Ante lo anterior, la Cancillería citó la semana pasada al Señor Embajador de Venezuela en Colombia para entregarle una comunicación oficial donde expresa su inconformismo por los calificativos que han sido emitidos por el Gobierno venezolano en los que reiteradamente culpan a Colombia por una situación  económica que no se genera en nuestro país.

En la citada comunicación, el Gobierno de Colombia resalta su voluntad de establecer un mecanismo técnico que asegure que los tenedores de bolívares, que obrando de buena fe, puedan ingresar al sistema financiero venezolano los billetes de 100 bolívares producto de su actividad comercial legal.

Colombia reitera la importancia de trabajar conjuntamente en la lucha contra la ilegalidad, que se nutre entre otros fenómenos, por el contrabando, la especulación y la corrupción que deben ser combatidos efectivamente en beneficio de los dos países.