Un grupo de arqueólogos israelíes hallaron un complejo subterráneo de habitaciones de aproximadamente 2.000 años al lado del Muro Occidental, en la ciudad vieja de Jerusalén.

El lugar está debajo de los túneles del Muro Occidental en el complejo de Beit Strauus, además, es el primer descubrimiento en la zona y fue expuesto por excavaciones hechas por la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Lea también: 12 esculturas se encuentran en riesgo por falta de mantenimiento

“Incluso cuando había limitaciones físicas, la oración al pie del remanente de nuestro Templo nunca cesó, y esto es una prueba tangible de ello”, comentó el director de la Fundación del Patrimonio del Muro, Mordechai “Suli” Eliav.