La Corte Nacional de Justicia inició este lunes el juicio contra el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, por el presunto financiamiento de empresas privadas a su campaña electoral de 2013 a cambio de contratos con el Estado por el resto de su gestión.

Lea también: Trump: Es momento de negociar muy seriamente con la UE

Correa, que vive en Bélgica desde el año 2017, será juzgado en ausencia por los delitos cometidos en el  caso denominado “sobornos 2012-2016”, en el que también están acusados el exvicepresidente Jorge Glas y otras 20 personas.

En caso de ser condenado formalmente, esto supondría el fin definitivo a su carrera política, pues la Constitución ecuatoriana prohíbe a personas acusadas de cohecho, enriquecimiento ilícito o peculado inscribirse en comicios electorales.