El economista venezolano, José Guerra, aseguró en el programa Alba Cecilia En Directo que la actual crisis en Venezuela no es producto de las sanciones impuestas por los Estados Unidos, sino por el modelo desfavorable de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Lea también: #EconomíaDeBolsillo | ¿Te gusta estar a la moda? Conozca los precios de la ropa en Venezuela

«La crisis económica en el año de Chávez aumentó un 5,6%, el 2013 fue de 0,3% y en el 2014 cayó a un 4%, no se puede decir que la caída es por las sanciones», explicó Guerra.

Añadió que la crisis económica en el país comenzó a caer en el 2014 y la hiperinflación en 2017, además, subrayó que las sanciones del gobierno de Donald Trump solo agravaron la crisis que ya tenía Venezuela.

 

Dirigentes sindicales y agrupaciones políticas encabezadas por Andrés Velásquez, Jorge Millán e Iván Freites dieron a conocer a través de una rueda de prensa más detalles sobre el paro y huelga nacional anunciado para este martes 21 de agosto.

«Dimos este paso que llamamos la unidad de acción. Maduro cree que puede hacer lo que le de la gana con los venezolanos sin responder por sus actos. Despilfarraron y robaron, destruyeron PDVSA y a las empresas de Guayana», comentó.

«Maduro es responsable de este deterioro nacional, gobiernan solo para sus intereses políticos. Las medidas no son ningún plan de recuperación económica, todo lo contrario: representa más dolor, hambre, desempleo, miseria…», agregó.

«Maduro abusó de la nobleza de esta gente, llegó al extremo de burlarse del pueblo y creía que lo podía hacer impunemente. A esa burla de Maduro vamos a replicarle con un paro de verdad y repudio a su régimen», añadió.

«Este es un primer paso necesario que unifica la lucha del pueblo en su base. Se trata de establecer con claridad para el país una dirección política con sentido de certeza para tener la conclusión que queremos tener», aclaró.

«No son las organizaciones políticas, es poner también en el pueblo la responsabilidad. Esto está dirigido a cuyo trabajador le destruyeron su salario, al empresario, al ganadero, a los estudiantes, a las familias. Mañana será peor que este y no podemos permanecer de brazos cruzados. Dios nos ilumine para que en esto no haya mezquindades y vayamos todos con una sola fuerza», enfatizó.

«El pueblo en general lo solicita. Es una agenda de lucha que irá acompañada de más paros para recuperar el nivel de combatividad que tuvimos hasta hacer una huelga indefinida», aseguró.

«Esto es lo que podemos calificar como legítima defensa ante un régimen hambreador. Aquí viene más hambre, desempleo, por eso tenemos que responder y estamos comenzando. Es una respuesta necesaria», sentenció Velásquez.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

Venezuela - Andrés Velásquez ofreció detalles acerca del paro general del 21 de agosto - VPItv

El economista y profesor de la Universidad del Zulia (LUZ), Rodrigo Cabezas, publicó un artículo de opinión sobre la reconversión monetaria anunciada por el presidente Nicolás Maduro, en el que cuestiona las políticas económicas del Gobierno nacional y sugiere otras medidas para sortear la crisis que atraviesa el país.

A continuación, el artículo íntegro:

El Gobierno de Venezuela decretó recientemente una reconversión monetaria que entrará en vigencia el próximo 4 de junio de 2018. Dada la importancia del tema para la nación y su economía y, por cuanto, la Gaceta Oficial que la autoriza es literalmente la misma del 6 de marzo de 2007, han surgido un conjunto de interrogantes, dudas y sugerencias que me permito compartir.

El cambio del cono monetario en 2007-2008 se fundamentó en dos premisas elementales. La primera. La economía Venezolana había logrado hacia 2007 un proceso de crecimiento y equilibrio económico- social. El Producto se expandió 1.5 veces entre 1998 y 2007, esto es, de 91 mil millones a 230 mil millones de dólares, lo explicaba una tasa de PIB excepcional, a tal punto que entre 2004 y 2007 alcanzó un promedio interanual superior a 7%; ello explica que el producto per cápita creciera 100% entre 1998 y 2007 de 3.973 a 8.133 US$. La política fiscal hizo un ejecución responsable del presupuesto y mantuvo el déficit manejable por debajo de 2.6%, esto permitía ser optimista en lo relativo al impacto inflacionario para 2008. Los indicadores de la solvencia externa de la república eran inmejorables fundamentados en el crecimiento de las exportaciones petroleras cuyo comportamiento, entre 2003 y 2007, fue de 22 mil millones a 62.947 millones de dólares, un incremento de 180%. El superávit en la cuenta corriente de la Balanza de Pago se ubicó en promedio en más de 15 mil millones de US$ en los años 2004-2007, ello permitió que las Reservas Internacionales se recuperaran, desde el paro petrolero en 2002 hasta 2007, para ascender a 33.477 millones de US$, cifra superior al Nivel Adecuado de Reserva (NAR) que había calculado el Banco Central de Venezuela, BCV; así mismo, el peso del servicio de deuda externa sobre exportaciones totales se redujo substancialmente de 24% en 1998 a 10,6% en 2007. La Cepal reconocía entre 2002 y 2006 una reducción de la tasa de pobreza en 18,4%, ubicándose en 27,4% en 2007.

La segunda, era también cardinal y tenía que ver con aliviar el sistema de cuentas y computo de la economía nacional que afectaba el manejo presupuestario público y privado, así como el sistema bancario- financiero y el comercio de bienes y servicios. Se trataba de una corrección en el cono monetario impostergable por el efecto causado por la inflación en las últimas tres décadas.

En el actual cuadro 2018 de recesión profunda, hiperinflación, déficit desbordado del sector externo e interno, escasez abierta, presión de deuda hacia el impago y bloqueo financiero norteamericano ¿qué objetivo de economía real puede tener la nueva reconversión monetaria? Desde la aspiración de la anhelada estabilización y crecimiento económico- social de corto y mediano plazo la respuesta no es alentadora. Si bien corrige el sistema de cuentas de la economía lo más probable es que termine siendo cosmética en poco tiempo al no tocar las raíces del desequilibrio macroeconómico. Una de ellas, entre las principales, es la inédita y desconocida hiperinflación que hace estragos en la vida venezolana. Que los que gobiernan no quieran o no sepan identificar su causa-efecto hace dramática la coyuntura, ya que ésta y sólo ésta es la prioridad de la política económica y del país todo. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el primer cuatrimestre de 2007 promedió 0,62, este año 2018 supera el 50%. No hay poder adquisitivo de billete que contenga la hiperinflación. Tema de otro texto es analizar y reconocer sus causas, un sistema cambiario de extrema sobrevaluación inexplicable desde la ciencia económica que provocó el mayor desequilibrio de precios relativos de nuestra economía desde hace tres años y, la desbordada y sorprendente emisión de dinero electrónico en el BCV que viola elementales leyes de la economía real y circulatoria que reconoce un estudiante de primer año de cualquier escuela de economía.

La reconversión monetaria de 2007-2008 mereció un estudio de viabilidad del BCV en 2006 y un cronograma de un año, 2007, para su preparación e implementación, contratar la elaboración de los nuevos billetes, la regulación y explicación sobre la unidad tributaria aplicable, los estados financieros, el cambio en el sistema de cómputos, la emisión de cheques y demás títulos de crédito, la recepción y distribución de los nuevos billetes y monedas, el calibramiento de los cajeros automáticos de los bancos (dos meses), la campaña masiva de información a la ciudadanía, entre otros. En atención a la experiencia vivida me he preguntado ¿cómo hará el BCV para realizar todo el proceso hacia el 4 de junio? ¿Por qué a la mitad y no al inicio del año fiscal y contable, 1 enero 2019?, ¿Qué sentido político o económico tiene correr tanto riesgo con el sistema de pago?, ¿lo ocurrido con el billete de 100 bolívares es lección no aprendida?

El directorio del BCV presidido por Gastón Parra Luzardo, en 2007, previendo alguna situación de nerviosismo o pánico de los usuarios bancarios, o bien, cualquier falla imputable a lo tecnológico, resolvió para garantizar la tranquilidad ciudadana, de una parte, que la vieja familia de billetes seguiría circulando conservando su poder liberatorio hasta ser desincorporada o desmonetizada a finales de 2008 y, de la otra, garantizar que el nuevo cono monetario a iniciarse el 1 de enero de 2008 estuviera en un 80% en el sistema bancario y financiero nacional. Sorprende que el BCV en su formato de reconversión 2018 decide desmonetizar radicalmente, para este 4 de junio, los aproximadamente 18 millones 700 mil piezas de billetes que actualmente circulan insuficientemente. Esto es de vértigo, quizás la mayor preocupación que deseo señalar. ¿Lo pensaron bien los directivos del BCV?

No habrá problema, y sólo se explicaría, si ya tienen garantizado para el mes de mayo no menos de 32 millones de piezas de los billetes nuevos. Lo contrario significará una crisis de efectivo en poder del público muy grave que acarreara desestabilización política, económica y social. ¿No revisaron el porcentaje de no bancarizados en Venezuela? ¿Olvidaron que la economía agrícola venezolana, andes, los llanos y sur del lago más del 70% del pago de nóminas es en efectivo? ¿Se lo advirtieron las autoridades económicas al presidente de la República? ¿Porque no dejar que las dos familias de billetes circulen en el segundo semestre de 2018 como mínimo? ¿Porque no remarcar los 18,7 millones de piezas actuales reexpresándoles en las magnitudes del nuevo cono para evitarse sensibles problemas de ausencia de efectivo, hoy apenas el 3% de la Liquidez monetaria, antes que incinerarlos?

Reconversión con hiperinflación no conduce a nada. La nación reclama un programa económico de estabilización con sus componentes fiscal, monetario, cambiario y de producción y, especialmente, el plan para acortar y salir de la destrucción monetaria y de salarios que padecemos. Esta es la sugerencia trascendental por perentoria e inaplazable.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, alertó este sábado que se podrían «activar las cláusulas de cobro compulsivo» debido a un nuevo impago del Gobierno de Nicolás Maduro, que este 31 de marzo debería haber cancelado el monto correspondiente a los cupones de un bono de la República y, hasta el momento, no lo ha hecho.

«Quienes confiaron en el Gobierno o en Pdvsa y compraron sus deudas, hoy están arrepentidos», escribió el también economista a través de su cuenta en Twitter, en la que posteó además una imagen de Rendivalores en la que se detalla que el Ejecutivo nacional debió haber pagado este sábado un total de 43 millones 750 mil dólares.

El desembolso total de Venezuela para el mes de marzo debió haber sido de 228 millones 750 mil dólares.

El economista Óscar Torrealba, investigador del Observatorio de Gasto Público (OGP) del Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice Libertad), aseguró que «en el curso de un año», la moneda venezolana podría «recuperar» los tres ceros que van a eliminarse a partir del próximo 4 de junio, por decreto del presidente Nicolás Maduro.

«Con una inflación acumulada que puede estimarse en 3000%, sin contar con la que se acumula desde 2008, cuando tuvo lugar la primera reconversión monetaria, no sería de extrañarse», dijo el experto, quien agregó que la medida por sí sola «no tendrá impacto positivo alguno» en la economía venezolana, «si no se acompaña de una política económica responsable».

Entre las acciones que sugirió al Ejecutivo nacional, destacó la devolución de la autonomía al Banco Central de Venezuela (BCV), la reducción del gasto público y la paralización de la emisión de dinero sin respaldo, pues a su juicio, en un escenario de hiperinflación como el actual, «la reconversión no pasará de ser una medida contable para facilitar nominalmente las transacciones».

Explicó que «si se realiza de manera planificada» y con las medidas señaladas anteriormente, la reconversión «sí podría tener efectos positivos, tal como ha ocurrido en otros países del mundo», pero no ocultó su pesimismo respecto a la posibilidad de que ese sea el caso venezolano.

Y es que para Torrealba la reconversión es una improvisación del Gobierno de Maduro, pues recordó que hace menos de un año entró en vigencia la denominada «ampliación» del cono monetario, que incluyó un billete de Bs. 100.000, lo que a su juicio no va de la mano con esta nueva medida.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), Winston Flores, se preguntó este viernes «dónde está el dinero que se gastó el Gobierno en el cono monetario actual», el cual a su juicio «nunca circuló por completo» en las calles, sino que «trajo una mayor escasez de efectivo a los venezolanos».

«Los venezolanos hoy en día no manejan efectivo para pagar el transporte, ni para hacer ningún pago mínimo», condenó el parlamentario, al tiempo que catalogó la reconversión de la moneda anunciada por el presidente Nicolás Maduro como una «medida populista que busca tapar el sol con un dedo».

Explicó que «este tipo de medidas se ejecutan en países con hiperinflación», pero no se trata solo de esa, sino de un conjunto de decisiones, como por ejemplo «la eliminación del control de cambio y de precios», o la reapertura a la privatización. «El Gobierno debe generar fuentes de empleo, provocar que las balanzas de pago estén en positivo y no en negativo, y que el déficit presupuestario deje de ser el talón de Aquiles de la economía», expresó.

«La impresión de dinero inorgánico lo que hace es traerle más deudas a los venezolanos, no entiendo por qué el señor Maduro sigue identificado con un modelo económico prehistórico, ¿o es que no se acuerda que hace ocho años (Hugo) Chávez hizo lo mismo y prometió que habría una transformación? Y claro que la hubo, pero negativa», sentenció.

Venezuela - Parlamento presentó propuesta económica de Leopoldo López - VPItv

El economista Pedro Palma explicó este miércoles que en Venezuela los ingresos no aumentan al ritmo de los costos debido a la hiperinflación, y aseguró que para superarla «se deben sincerar los costos de los servicios y disciplinar los gastos», algo que a su juicio «ya se ha puesto en marcha en múltiples países, y funciona».

«Le hemos recomendado al Gobierno nacional cualquier cantidad de soluciones para salir de la crisis, y no las aplica», dijo Palma en entrevista concedida a la periodista Alba Cecilia Mujica en su programa «Alba Cecilia Mujica», transmitido todos los miércoles completamente en vivo por VPItv.

El también profesor emérito del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) reiteró que el Ejecutivo nacional «ya sabe qué hacer para salir de la crisis», y afirmó que «hay proyectos a borbotones, pero hasta el momento no hay acogida» por parte de las autoridades.

«El factor primordial para llegar a esta crisis económica es la política negativa que se aplicó en lo que va de siglo (…) La realidad es caótica, la economía está colapsada», sostuvo el director de Ecoanalítica, y detalló que debido a esto, «cuando la gente pretende usar el dinero no consigue qué comprar, porque la oferta se contrae de manera descomunal».

Cuestionado sobre el petro, Palma argumentó que «se visualiza más como una nueva deuda bajo la figura de bonos, y no como una criptomoneda», y señaló que «genera desconfianza» el hecho de que sea esta la «primera vez que una criptomoneda es regulada por el Gobierno de un país».

Para el expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, «muchos de los que se han ido, regresarán», pues está convencido de que Venezuela volverá a ser «el país de las oportunidades».

«Así ha pasado en el mundo, y Venezuela no será la excepción», sentenció.

En Directo con Alba Cecilia. Entrevista a Pedro Palma. Bloque 1
En Directo con Alba Cecilia. Entrevista a Pedro Palma. Bloque 2
En Directo con Alba Cecilia. Entrevista a Pedro Palma. Bloque 3
En Directo con Alba Cecilia. Entrevista a Pedro Palma. Bloque 4

Un grupo de personas de la tercera edad, entre las que figuraban tanto jubilados como pensionados, denunciaron este martes que en el primer día de pago por terminal de la cédula de identidad, las entidades bancarias no cancelaron la totalidad del monto que les correspondía, por lo que instaron a las autoridades correspondientes a tomar cartas en el asunto.

El equipo de VPItv en Caracas realizó un recorrido en la ciudad capital y constató que en diversas entidades bancarias registraban largas colas que se formaron desde tempranas horas de la mañana, e inclusive de la madrugada.

Además, los pensionados y jubilados se quejaron de que no les alcanza «para nada» ese pago, y criticaron también que les cuesta llegar a las diferentes entidades bancarias por la crisis de transporte público.

Venezuela - Abuelos denunciaron el pago incompleto de la pensión - VPItv

El 70% de las industrias y comercios del país están paralizadas o a punto de cerrar sus puertas, de acuerdo a lo expuesto este jueves en Maracaibo, estado Zulia, por representantes de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) y del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio).

A juicio de los dirigentes gremiales, esta situación «terrorífica» obedece a la escasez de dinero en efectivo, las fallas en los servicios públicos y la crisis energética que afecta a todos los venezolanos, y advirtieron que la misma ha provocado que el sector productivo nacional solo genere actualmente un 12% del consumo de bienes, servicios, alimentos y medicamentos.

Cuestionados acerca de las expectativas de los empresarios en torno a las próximas elecciones que se celebrarán en mayo, el gremio industrial y comercial aseguró que son «muy bajas», y argumentaron que más bien «temen que la situación país sea menos favorable» después de los comicios.

Aseveraron que las fallas de los servicios públicos en el estado Zulia «condenan a muerte la producción local», y explicaron que «el cierre de las fronteras con Aruba y Curazao afectan directamente a siete mil puestos de empleos en Falcón», por lo que consideraron a esta crisis como «la más profunda en la historia de Venezuela».

Venezuela - Consecomercio aseguró que en Zulia las ventas cayeron 69% - VPItv

El director de la encuestadora Datanalisis, Luis Vicente León, instó este martes a las empresas venezolanas que buscan sortear el «proceso hiperinflacionario» que atraviesa Venezuela, a pagar «en moneda dura», en referencia a las divisas, o en bolívares «indexados por la devaluación».

En entrevista concedida a VPItv, el economista dijo que «las estrategias que normalmente son más exitosas en medio de un proceso hiperinflacionario como este», son las que incluyen, entre otras medidas, «compensaciones salariales», las cuales considera además «un elemento fundamental para retener a las personas» que trabajan.

«Las empresas tienen que luchar contra unos trabajadores que se sienten desmotivados, tristes, angustiados, y que tienen un estímulo muy fuerte para irse, para emigrar. La única manera de retenerlos es estableciendo compensaciones salariales, probablemente en moneda dura, que les permita precisamente compensar el salario real con el salario emocional. Decirles ‘aquí estoy contigo’, ‘estoy acompañándote’. Si las empresas no pueden pagar en moneda dura, en dólares, pueden hacerlo en bolívares, pero bolívares que estén de alguna manera indexados por la devaluación o por la inflación», explicó.

Advirtió que si las empresas «no incorporan a los trabajadores en el tema de las remuneraciones vinculadas a la inflación, lo que suele ocurrir es que esos trabajadores empiezan a perder una capacidad de compra a tal magnitud, que se vuelve insostenible», lo que a su juicio termina «obligando» al venezolano a emigrar.

Cuestionado sobre cuánto podrían aguantar las empresas y el país en general con este panorama económico, León recordó que «de los 57 casos de hiperinflación que se conocen en el mundo, el promedio de duración fue de 10 meses», aunque enfatizó que en países como Nicaragua o Zimbabue este tipo de fenómenos económicos duró hasta cuatro años.

Agregó que en el 60% de esos 57 casos el cambio para superar la crisis no fue solo económico, sino también político, mientras que en un 40% solo cambiaron las políticas económicas, lo que significa que el gobierno de turno adaptó al cambio.

«Todo indica que acá debe haber un cambio total, porque con todo este mapa de sanciones contra funcionarios en Venezuela, el Gobierno ha condicionado su característica de estabilidad en el futuro a la posibilidad de que el mundo reconozca su legitimidad», resaltó.

Sobre las alarmantes cifras que maneja para el 2018, el director de Datanalisis resaltó que se prevé una inflación de 12.000% para finales de este año, lo que dejaría una inflación anualizada de aproximadamente 166.000%.

«Eso se traduce en la destrucción de muchas de las empresas que van a recibir el embate de la crisis, y que van a sucumbir en el proceso», sentenció.

Venezuela - Luis Vicente León estimó que la inflación superará el 12.000% a finales del2018 - VPItv