La argentina Natalia Pucci contó cómo pasa el confinamiento por la pandemia de Covid-19 en un crucero durante dos meses. Esto debido a que es parte de staff de animación de la empresa de barcos turísticos Joy, de la naviera Norwegian.

El primero de marzo empezó a trabajar y en segundo grupo de personas que llegó a bordo, a la mitad del servicio, se declaró el Covid-19 como pandemia. Pucci aseguró que al enterarse de esto, pensó que la iban a enviar a su casa pero resultó que no. «Pasó dos semanas aproximadamente pero los argentino no tenía respuesta alguna», dijo.

«Lo que aterra es la incertidumbre de no saber cuándo vas a volver a tu casa, cuándo vas a volver a tu país», explicó mientras aseguraba que no podían trabajar ni tener conexión a internet para «trabajar online».

«Es cuestión de esperar», le dijo su novio a través de una videollamada, pero la angustia de Natalia se incrementa día tras día.

El capitán del crucero australiano Greg Mortimer, fondeado frente a Montevideo, cortó internet para impedir la comunicación con tierra de los tripulantes, que piden ayuda para volver a sus países, aseguró este martes un representante de los trabajadores marítimos.

Lea también: COVID-19: Juegos de mesa para vencer la pandemia en familia

“Ayer les empezaron a cortar internet, no quieren que se comuniquen con nosotros”, dijo a la AFP Francisco del Gaudio, representante en Uruguay de la Federación Internacional del Transporte (ITF), quien está en contacto con los tripulantes del barco desde el 20 de abril, cuando le solicitaron que impulsara gestiones con el objetivo de ser repatriados.

El Greg Mortimer está fondeado frente a Montevideo desde fines de marzo, tras detectarse casos de coronavirus entre sus más de 200 personas a bordo.

Una primera tanda de 110 pasajeros australianos y neozelandeses fue evacuada a través de un corredor sanitario dispuesto por el gobierno uruguayo el 10 de abril. Los restantes 15 pasajeros, estadounidenses y europeos, volvieron a sus países cinco días después.

Fuente: AFP

Una joven médico Venezolana, identificada como Nohelia Ruiz, nacida en Maracay, tuvo la valentía de abordar un barco-crucero que se encontraba en el mar que rodea Uruguay, para atender y salvar la vida a los pasajeros con coronavirus.

Te puede interesar: Tom Hanks envió una carta a un niño australiano víctima de bullying por llamarse Corona

Rojas estudió medicina en la Universidad de Carabobo y posteriormente hizo un Diplomado en Salud Ocupacional en el Instituto de Altos Estudios Dr. Arnoldo Gabaldon en 2014 y dos años más tarde culminó el Magister en Nutrición.

Lo joven quien presta servicios en un centro de salud, se atrevió a abordar un barco para atender a los pasajeros contagiados con coronavirus, en un duro momento que sufren esas personas. Una vez estables, pudieron retornar a sus países de origen.

El gobierno uruguayo agradeció a la Dra. Rojas por su gran iniciativa y sobre todo por su valentía de pasarse de un barco a otro, ambos movidos por el mar y con alto riesgo de ser aplastada entre las dos embarcaciones.

El crucero «Coral Princess», con dos muertos y varios enfermos de coronavirus a bordo, atracó este sábado en Miami, luego de haber sido rechazado en varios puertos latinoamericanos en una odisea que comenzó hace un mes en Chile.

Lea también: El Salvador cerrará lugares turísticos en Semana Santa por pandemia del COVID-19

«Nos entristece profundamente informar que dos pasajeros fallecieron en el ‘Coral Princess'», informó Princess Cruises, la compañía que opera el barco, sin detallar las causas de las muertes.

«Nuestros corazones están con sus familiares, amigos y todos los que se ven afectados por esta pérdida», añadió la empresa en un comunicado enviado a la AFP.

Princess Cruises había anunciado antes esta semana la confirmación de 12 casos de coronavirus en el barco.

Fuente: AFP

El crucero «Zaandam», que transporta cuatro fallecidos y varios contagiados de Covid-19, arribó al puerto de la localidad de Fort Lauderdale, Florida, en Estados Unidos, luego de pasar días de terror a causa de la presencia de la pandemia en la embarcación.

Lea también: Crucero Zaandam puso rumbo a EEUU tras cruzar el Canal de Panamá

«El ‘Zaandam’ y el ‘Rotterdam’ acaban de recibir autorización para que ambos barcos vayan al Puerto Everglades», dijo el capitán Bas Van Dreumel, según una grabación enviada a AFP.

Uno de los pasajeros, Rick De Pinho, quien grabó el anuncio del naviero del «Rotterdam», expresó su felicidad luego de pasar casi un mes en la embarcación.

«Ahora vamos a extrañar el barco», dijo el pasajero de 53 años.

El alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis, señaló que las autoridades locales y federales acordaron el permiso para el ingreso de ambos cruceros.

En ambas embarcaciones viajan un total de 1.243 pasajeros y 1.247 tripulantes.

Cuatros personas fallecieron en el «Zaandam» y nueve de 11 pacientes examinados dieron positivo a la pandemia.

El crucero Zaandam, buque que presentó diversos casos de coronavirus entre sus tripulantes, logró cruzar el Canal de Panamá este domingo y puso rumbo al estado de Florida para finalmente desembarcar tras varios días anclado en las costas panameñas.

Lea también: Francia superó los 3.000 muertos por coronavirus

El administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez, aseguró durante una rueda de prensa la nueva norma es que no deben permitirse el cruce de embarcaciones con casos del COVID-19, evitando así el contagio de los trabajadores.

El Zaandam había registrado cuatro fallecidos por COVID-19 mientras se encontraba estacionado en Panamá, por lo que decidieron desalojar a las personas sin la enfermedad a otro crucero y enviarlo a Florida.

Cuatro pasajeros del crucero Zaandam, perteneciente a la empresa Holland América, fallecieron tras complicarse su padecimiento por el nuevo coronavirus (COVID-19), justo cuando el barco se encuentra a la espera de la autorización para cruzar el canal de Panamá.

Lea también: China pidió a Trump “una respuesta colectiva de la comunidad internacional” sobre el coronavirus

Según un comunicado emitido por la empresa naviera, unas 150 personas se encuentran padeciendo síntomas de la pandemia.

La muerte de estos pasajeros fue anunciada por el capitán del crucero, quien destacó el objetivo de ls industria de trasladar a las personas saludables a otro navío anclado cerca.

La madrugada de este lunes aterrizó en una de las beses aéreas de California, Estados Unidos, uno de los vuelos alquilados para evacuar a los pasajeros estadounidenses del crucero aislado en Japón.

Las personas abordo comenzaron un nuevo ciclo de cuarentena en el recinto militar para asegurar que no poseen el coronavirus, epidemia que ha cobrado la vida de más de mil personas en China.

Lea también:Pasajeros estadounidenses abandonan el crucero japonés

El ministro japonés de Defensa, Taro Kono, indicó antes en Twitter que tropas japonesas habían ayudado a trasladar a 340 pasajeros estadounidenses en 14 autobuses, desde el puerto de Yokohama al aeropuerto Haneda de Tokio. En el crucero viajaban unos 380 estadounidenses.

Con información de La Voz de América

Las autoridades del gobierno de Japón detectaron 70 casos de contagios por coronavirus en el crucero Diamond Princess que se encuentra en estado de cuarentena en el puerto de Yokohama.

Lea también: Un argentino es el primer latinoamericano en contraer coronavirus en un crucero japonés

Asimismo, Estados Unidos y otros países se preparan para evacuar a sus ciudadanos que se encuentran a bordo de la embarcación.

Hasta los momentos se han confirmado 355 personas infectadas en crucero, según el ministro de sanidad de Japón, Katsunobu Kato.

Las autoridades han permitido salir y a la postre hospitalizar a los pasajeros que se infectaron.

Autoridades de Japón informaron este jueves que al menos 41 personas más están contagiadas con el coronavirus de Wuhan en el crucero que está amarrado en el puerto de Yokohama, según publicó la agencia EFE.

Lea también: Falleció el médico que alertó sobre aparición del coronavirus en China

Con esta nueva cifra, ya son 61 los infectados con la enfermedad en el navío Diamond Princess, el cual fue puesto en cuarentena a principios de semana con 3.700 ocupantes a bordo.