El Salvador inició la primera fase de reactivación económica con el sector de ventas informales liderando el mercado, no obstante, estos no se encuentran incluidos en el plan gubernamental.

Lea también: #Economía | El Salvador anunció reapertura progresiva de su economía

Autoridades salvadoreñas denominaron esta fase como el “reinicio de actividades económicas y sociales”, luego de 85 días de cuarentena como método de prevención ante el brote de coronavirus.

Los sectores que están incorporados en este método de flexibilización son: Construcción, industria aeronáutica, puertos marítimos, servicios médicos, electrónica y manufactura textil.

Según un boletín emitido por las autoridades de la nación, el sector informal o todos aquellos que laboren por “cuenta propia” no están incluidos en ninguna fase.

El dirigente político de Voluntad Popular, Lester Toledo, aclaró este martes que su partido no tiene “ningún pacto” con el partido GANA o con el equipo del presidente de El Salvador, Nayib Bukele. “El presidente Bukele ha desconocido al dictador Maduro, precisamente porque el único ‘pacto’ que tiene, es con la democracia”, dijo en respuesta a los señalamientos del periodista Paolo Luers, quien habría asegurado que la tolda naranja estaba aliada con GANA, partido donde pertenece el presidente de ese país.

A través de un comunicado publicado en las redes sociales, Toledo explicó que fue un dirigente del partido ARENA quien lo contactó para las elecciones del año pasado. Pero el dirigente aseguró que para ARENA, no había las condiciones dadas. Con respecto a GANA, quien también lo contactó para asesorar en la campaña presidencial “Hagamos Historia” y que podía pagar al menos 10%

Además, aseguró que se siente muy orgulloso por los logros que se han logrado en ese país como la disminución de homicidios, la fuerza pública equipada, la recuperación de los centros penitenciario, la remodelación del sistema de salud y el retorno de El Salvador a la palestra internacional.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele afirmó que el próximo martes se iniciará la apertura progresiva de la actividad económica con rigurosos protocolos, pese a los temores de un alza en los contagios de covid-19.

“Por más controlada que sea (la apertura de la economía) va a generar contagio (de la enfermedad)”, advirtió, Bukele.

Le puede interesar: #Mundo | Italia iniciará fase 3 de desescalada controlada por Covid-19

La ministra de Economía, Maria Luisa Hayem, detalló que la primera fase, que será desde el 16 de junio, permitirá el transporte de carga, y el aeropuerto autorizará vuelos de repatriación, humanitarios y de carga.

Además, se permitirá el funcionamiento servicios de reparación y mantenimiento en distintas áreas, clínicas veterinarias y salones de belleza, entre otros.

La segunda fase, prevista para el 7 de julio, prevé el inicio de actividades en call centers, transporte terrestre de pasajeros, restaurantes, centros comerciales, industria del plástico, papel y cartón, calzado y otras manufacturas, y servicios profesionales.

En la tercera fase, que arranca el 22 de julio, el aeropuerto permitirá le llegada de pasajeros en tránsito, se ampliarán las actividades económicas y sociales, se habilitará el comercio en general, y las iglesias reiniciarán actividades de culto.

El 6 de agosto se iniciará la cuarta fase con las operaciones aeronáuticas comerciales y de pasajeros en los dos aeropuertos, y se permitirá el turismo interno e internacional. Adicionalmente, se reabrirán museos, cines y teatros.

Por último, en la quinta fase, el 21 de agosto, se permitirán todas las actividades productivas, incluyendo deportes de contacto, ferias y conciertos.

El Salvador se ha visto afectado por las fuertes lluvias que se han generado durante los últimos días, que han traído como consecuencia el aumento de personas en inseguridad alimentaria.

Ante ello, el integrante de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), Luis González, indicó que su país deben llevar a cabo medidas para enfrentar la crisis que también ha ocasionado el Covid-19.

Lea también: #Mundo| Muertos e inundaciones han dejado las fuertes lluvias en China

“Entonces creo que es necesario que el Ministerio de Agricultura genere planes de estrategias… acciones concretas encaminadas a enfrentar esta crisis de pérdida de seguridad y soberanía alimentaria a el ámbito nacional y los impactos del cambio climático en la producción de alimentos”, dijo González a la Voz de América.

Actualmente El Salvador posee 3.481 casos positivos de Covid-19 y 68 fallecidos de acuerdo a las cifras del Hospital John Hopkins.

Tras las acusaciones en contra del Gobierno de Nayib Bukele por presuntamente delegar en venezolanos el manejo de la crisis por el covid-19 en El Salvador, el Ministro de Salud desmintió este martes dichas afirmaciones, que saltaron a la luz pública a través de medios de comunicación.

Lea también: #Mundo Perú reportó en las últimas 24 horas 4.040 nuevos casos de Covid-19 y superó los 200.000 contagios

Francisco Alabí, titular de la cartera sanitaria en la nación centroamericana, expresó que los dos venezolanos apuntados por controlar las cifras de la pandemia “no tienen ninguna injerencia” ni tampoco “poder de decisión” sobre el tema en dicho territorio.

Esto en referencia a Sara Hanna y Miguel Arvelo, quienes habrían fungido como asesores del presidente Bukele y en las últimas semanas fueron denunciados por limitar la realización de pruebas para la detección de infectados por la enfermedad en El Salvador.

Sin embargo, Alabí dijo que el Gobierno nacional posee su propio equipo de trabajo para el manejo de la información y la estrategia ante la crisis de salud, en la que los dos venezolanos no tienen participación.

El ministro reconoció que Hanna y Arvelo han sido asesores internacionales de Bukele pero aseguró que la filtración de dicha información tiene “un sentido negativo” y busca generar un conflicto inconveniente.

Estos ciudadanos han sido señalados anteriormente como opositores a la administración de Nicolás Maduro en su país, motivo por el que han ejercido labores en El Salvador al menos desde 2019, según citó la agencia EFE.

La nación centroamericana maneja hasta la fecha más de 3.100 contagios del nuevo coronavirus, así como 60 fallecidos.

La batalla entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo de El Salvador continúa y ahora se debe porque en la noche del pasado lunes el primero anuló el decreto del presidente Nayib Bukele sobre suspender lo decidido por este organismo de relajar el confinamiento.

“La Sala Constitucional nos acaba de ordenar que, dentro de 5 días, asesinemos a decenas de miles de salvadoreños”, dijo el mandatario a través de su cuenta en Twitter.

El fallo contiene 90 páginas explicando lo sucedido ante la pandemia del Covid-19. El Salvador ya cuenta con al menos 80 días de cuarentena a través de decretos emitidos por el ministerio de Salud y sin una ley de emergencia nacional como respaldo. Esto solo genera que los salvadoreños no sepan a qué poder acatar para retomar o no sus actividades económicas y sociales con sus debidas medidas de prevención.

Al menos 18 personas han muerto en El Salvador tras el paso de la tormenta “Amanda”, un ciclón que dejó graves huellas en el norte de Centroamérica con destrucciones y fallecidos, siendo la región salvadoreña la más afectada.

Te puede interesar: Presidente italiano alertó que la crisis del coronavirus “no ha terminado”

Hasta el momento, siete personas están desaparecidas y 15 fueron registradas como muertas, mientras que la tormenta en Guatemala dejó dos decesos y uno en Honduras.

Un hombre de 55 años, identificado como Enrique Viera, quien habita al sureste de la ciudad de San Salvador, aseguró que nunca en su vida habían presenciado este tipo de fenómeno natural, donde 50 viviendas fueron arrastradas el pasado domingo por una fuerte corriente luego de que un arroyo se desbordara.

De acuerdo a cifras oficiales ,en el territorio salvadoreño, la tormenta afectó a 24.125 familias cuyas viviendas fueron destruidas total o parcialmente.

Por su parte, el vocero de la Coordinadora para la Reducción de Desastres, David de León, indicó que en Guatemala las fuertes lluvias provocaron dos decesos y dos heridos,

En Honduras, la Comisión Permanente de Contingencias dio a conocer un muerto por las lluvias, que provocaron derrumbes e inundaciones en varias partes del país.

Con cerca de 50 millones de habitantes en una extensión territorial de 533.000 km2, el istmo centroamericano es considerado como una zona de “multiamenazas”, por estar expuesta a huracanes y a una alta sismicidad.

A pocos días que se cumpla el primer año de gestión del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha recibido una aceptación popular -probablemente- mejor que las últimos cuatro mandatos de sus antecesores. Catalogado como el primer presidente millenialls de su país, sus ideales también han sido criticados por instancias internacionales, entre ellos la comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Según estudios de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas y la Universidad Francisco Gavidia, Bukele es uno de los presidentes mejores aceptados de El Salvador. Además, las encuestas de la Consultora Mitofsky señaló que sus siete primero meses este contaba con 81% de la aprobación internacional y fue calificado como el “presidente mejor evaluado de América”.

Rechazo internacional

Para expertos en política internacional, los ideales de Bukele son un tema de debate por sus “credenciales democráticas” y su falta de transparencia. También se le ha señalado el irrespeto que ha promovido a otras instituciones, sobre todo al Parlamento de El Salvador que se ha visto como una toma “ilegítima” del Poder Legislativo.

“Estamos viendo que esas conductas se están reproduciendo de nuevo durante la emergencia (por Covid-19), al punto que se está violentando el principio de separación de poderes al no respetar las decisiones de la Sala de lo Constitucional (de la Corte Suprema de Justicia) y también al invadir facultades legislativas”, dijo el politólogo Javier Castro a la DW.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció un plan para volver a reactivar la economía en la nación desde el próximo 6 de junio. La determinación fue tomada tras haber arremetido contra la la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por aparentemente quitarle facultades al órgano Ejecutivo.

Lea también: Decretaron estado de emergencia en El Salvador

“Nosotros le ofrecemos al empresariado nacional, y se lo dijimos hoy a una parte muy importante, una apertura gradual”, dijo el mandatario.

La información se dio a conocer luego de haber sostenido un encuentro con algunos empresarios del país, justo un día después de que Bukele dijera en una cadena nacional de radio y televisión que “no es tiempo de abrir (la economía), por más que griten los empresarios”.

Este planteamiento fue condicionado a la aceptación de una ley de cuarentena estricta y completa” hasta el 5 de junio próximo por parte del Congreso.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, declaró estado de emergencia nacional para detener la propagación de la Covid-19, al mismo tiempo que la determinación estuvo amparada por una ley que se lo permite si el Congreso no puede reunirse.

Lea también: Residencia presidencial de El Salvador fue habilitada para personal de la salud

La decisión fue calificada por analistas y parlamentarios como un “desconocimiento” del Congreso.

Bukele realizó el anuncio justo cuando se cumplió el vencimiento del estado de emergencia que había sido decretado a mediados del pasado mes de marzo por el Congreso.

Estaba prevista que esta discusión se realizara la tarde del próximo lunes, momento en el cual llevarían a cabo la votación, además de hablar sobre el posible colapso sanitario.