Hasan Diab, primer ministro del Líbano, propuso este sábado el adelantamiento de las elecciones como una vía para salir de la crisis, además de mostrar su disposición a liderar un gabinete de transición durante dos meses hasta llegar a los comicios.

Lea también: #Mundo | Al menos dos muertos en China por brote de peste bubónica

Diab hizo un llamado a los partidos políticos para que acuerden “el siguiente paso” y anunció que el lunes sostendrá una reunión con su gabinete para llamar a elecciones anticipadas.

“Estamos en estado de emergencia con respecto al destino y futuro del país”, indicó el

La propuesta del primer ministro se dio en medio de una jornada de protestas en Beirut, que ha dejado decenas de heridos por enfrentamientos entre manifestantes y la policía. La indignación de los libaneses aumentó en los últimos días tras la explosión ocurrida, el pasado martes, en el puerto de Beirut de un cargamento de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio que ha causado al menos 158 muertos y 6.000 heridos, según el último recuento oficial.

El abogado y defensor de los DDHH, Rafael Narváez aseguró, este viernes, que la administración de Nicolás Maduro conduce al país a un “contagio masivo de Covid-19”.

Lea también: #Venezuela | OPS ha trabajado con la administración de Maduro y presidencia encargada para hacer de frente al covid-19

El exparlamentario resaltó que el recrudecimiento de la pandemia será provocado por las aglomeraciones que se registrarán durante las elecciones parlamentarias, previstas para diciembre de este año. 

“La política partidista no puede estar por encima del derecho a la vida de los venezolanos (…) el Estado, en general, se mantiene más atento a las apetencias políticas que a garantizar la integridad de los ciudadanos”, expresó Narváez. 

El letrado pidió que los comicios sean pospuestos hasta que mejore la situación provocada por la pandemia en el país. 

La Oficina Externa de los Estados Unidos para Venezuela expresó este lunes un comunicado de apoyo a los partidos políticos del país que anunciaron su acuerdo de no participar en las próximas elecciones parlamentarias fijadas por el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) para el 6 de diciembre.

Lea también: #Política | Partidos políticos de la Unidad acordaron no participar en elecciones del 6D

Tras la decisión manifestada por al menos 27 organizaciones políticas opositoras a la administración de Nicolás Maduro, Estados Unidos envió un mensaje de apoyo a las toldas que calificó como “valientes”.

“Nos hacemos eco del llamado que hicieron estos partidos políticos para que la comunidad internacional se una en rechazar el fraude electoral de diciembre de Maduro, y para apoyar la lucha de los venezolanos por elecciones presidenciales y legislativas, libres y justas“, señaló Washington.

De acuerdo al criterio norteamericano, la democracia venezolana sería “intimidada” en los comicios que darían fin al vigente mandato de la Asamblea Nacional presidida por Juan Guaidó.

Por ello, la administración Trump pidió que las naciones del mundo apoyen la decisión de la Unidad venezolana y remarcó que “ha llegado el momento de una transición pacífica y democrática” en la nación.

“El Marco para la Transición Democrática de Venezuela proporciona una vía justa y razonable para ayudar a los venezolanos en su objetivo de recuperar la democracia y la prosperidad”, indicó la legación.

Tras el pacto firmado por los partidos políticos de la Unidad este domingo, los principales dirigentes políticos respaldaron la decisión de no acudir a las elecciones parlamentarias convocadas por el CNE para el próximo 6 de diciembre.

Lea también: #Política | Partidos políticos de la Unidad acordaron no participar en elecciones del 6D

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela y jefe del Poder Legislativo, afirmó que el rechazo de “la farsa” es mayo y nadie aceptará “las imposiciones de un régimen en agonía”.

El mandatario interino consideró que esta convocatoria tendrá una condena similar a las recibidas por las elecciones en 2017 y 2018.

Sabemos que no es suficiente rechazarla, es clave permanecer unidos ejerciendo la mayoría en medio de la emergencia y junto a la presión internacional poder acabar con la tragedia que generó la dictadura“, expresó Guaidó.

En esa misma línea, el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, confirmó que dicha organización y otras 26 toldas no participará en los comicios.

Delsa Solórzano, Emilio Graterón, Freddy Guevara y Yon Goicoechea también expresaron de forma inmediata su aprobación de la medida, pues entienden que no hay condiciones para realizar un proceso electoral transparente.

Un grupo de 27 partidos políticos venezolanos acordó este domingo de forma unánime no participar en las elecciones parlamentarias por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de la administración de Nicolás Maduro para el próximo 6 de diciembre.

Lea también: #Venezuela | Rafael Narváez: El Covid-19 no se combate violando DDHH

Las organizaciones calificaron como “fraude” los comicios para elegir nuevos diputados, pues denuncian que un país en el que se registran “arremetidas y violaciones” a la democracia, no puede haber tal proceso.

En ese sentido, instaron a la comunidad internacional en pleno a rechazar la convocatoria de Nicolás Maduro y los resultados que de allí surjan.

Voluntad Popular, Acción Democrática, Alianza del Lapiz, Aprisal, Bandera Roja, Camina, Copei, Cuentas Claras, Encuentro Ciudadano, Fuerza Liberal, GuajiraVen, Izquierda Democrática, La Causa R, Moverse, Movimiento Republicano, Nuvipa, Parlinve, Partido Progresista, PDUPL, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, Sociedad, Un Nuevo Tiempo, Unidad NOE, Unidos para Venezuela, UPP89 y Vanguardia Popular fueron los partidos firmantes del documento.

A continuación, el texto íntegro del comunicado:

 

Unidos debatimos y unidos decidimos:
NO participaremos en el fraude, SI lucharemos por verdaderas elecciones libres

Los partidos políticos democráticos de Venezuela, opuestos al régimen dictatorial de Nicolás Maduro; unidos ante la gravísima crisis humanitaria y las violaciones masivas de los Derechos Humano que sufre nuestro pueblo; enfrentando las últimas amenazas totalitarias en defensa de los principios democráticos de nuestra constitución; respaldando a la Asamblea Nacional y al Presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, declaramos lo siguiente:

El régimen de Nicolás Maduro, usando el control que ejerce sobre todos los poderes públicos en Venezuela, acabó con la posibilidad de tener cualquier tipo de elección libre y competitiva.

· Para el proceso electoral parlamentario del año 2015 la unidad democrática consolidó su victoria con la utilización de la tarjeta de la UNIDAD. El uso de esta tarjeta fue secuestrado por el régimen impidiendo su utilización a causa de medidas cautelares y los directivos que representan a la UNIDAD como organización, aún se encuentran sometidos a procesos judiciales penales.

· Entre la elección de los diputados en diciembre del 2015 y la instalación de la legítima Asamblea Nacional, la Sala Electoral del TSJ de Maduro, presidida en ese entonces por Indira Alfonzo, dictó una sentencia cautelar suspendiendo la elección parlamentaria del estado Amazonas, dejándolo sin representación por todos estos años. Nunca emitieron sentencia, con el único objeto de mantener a estos diputados fuera del ejercicio de sus cargos y pretender impedir que se conformara la mayoría calificada que le dio el pueblo de Venezuela a la oposición democrática.

· El TSJ de Maduro declaró inconstitucionalmente en desacato a la Asamblea Nacional y le ha impedido, por vía de los hechos, ejercer plenamente las competencias constitucionales que le son propias.

· El régimen de Maduro este año colocó como Presidenta del ilegítimo CNE, a la misma ciudadana Indira Alfonzo que desconoció la soberanía popular y ha mantenido al estado Amazonas sin representación parlamentaria al nunca decidir el fondo del juicio.

· Mientras que la Asamblea Nacional instaló un Comité de Postulaciones electorales, pluralmente integrado incluso con diputados de la fracción del régimen, con la finalidad de designar un nuevo CNE, el ilegítimo TSJ de Maduro, usurpando las competencias constitucionales del parlamento, designó írritamente a los 5 rectores principales y los 10 suplentes del ente rector electoral, abortando la posibilidad de que los venezolanos tuviéramos un árbitro comicial independiente y confiable, nombrando como rectores a personas leales al régimen.

· Desde las fuerzas democráticas y en la propia Asamblea Nacional, hicimos público el decálogo de condiciones electorales que hemos venido exigiendo en todos los ámbitos y procesos de conversación y negociación, con presencia de actores internacionales. Vale destacar que el régimen acostumbra a comprometerse con su cumplimento, pero jamás lo hace, tal como es característica de regímenes autoritarios. Estas condiciones para lograr elecciones libres, justas y competitivas, cumplen con los estándares mínimos aceptados por todos los países democráticos del mundo y son:

1) Restablecimiento del derecho al sufragio para todos los venezolanos, incluyendo a los que han tenido que emigrar (Registro Electoral confiable y auditado).
2) Garantizar que el voto sea ejercido libremente, sin coacción o intimidación. Prohibición de migración de electores de sus centros electorales naturales.
3) Cese de las inhabilitaciones y enjuiciamiento de los dirigentes políticos y restablecimiento pleno de sus derechos a la participación política.
4) Participación plena de todos los partidos políticos; restablecimiento de sus legítimas autoridades cesadas por la írrita intervención, así como el uso de sus símbolos y colores partidistas.
5) CNE independiente, nombrado por el Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional, conforme a lo señalado por la Constitución Nacional y la Ley. Designación de todos los órganos subordinados de manera independiente, así como las Juntas Electorales y miembros mesa. Respeto al trabajo de los testigos electorales y demás funcionarios en todos los procesos.
6) Cronograma electoral que garantice el derecho al voto y a los lapsos para cada una de las actividades del proceso desde su convocatoria.
7) Campaña electoral equitativa, con igual acceso a los medios de comunicación públicos y privados; prohibición de cadenas. Acceso equitativo a los espacios públicos y garantía de libre tránsito por todo el territorio nacional.
8) Adecuado comportamiento del Plan República respetando que el proceso electoral es esencialmente un acto civil. Prohibición de indebidas intervenciones en el proceso.
9) Auditorias de todos los procesos del sistema electoral, incluyendo las nuevas máquinas de votación y el sistema para el proceso automatizado.
10) Observación Electoral nacional e internacional calificada en todas las etapas del proceso y en las diversas fases del ciclo electoral. Acompañamiento electoral calificado en cada proceso electoral.

Todas esas condiciones, sin desmedro de otras exigencias fundamentales, tales como liberación de los prisioneros políticos venezolanos.

· El régimen de Maduro, aplicando inconstitucionalmente normas de manera retroactiva, mantuvo por años a los partidos de oposición invalidados para participar en procesos electorales e inhabilitados administrativamente a sus principales dirigentes políticos violándoles su derecho a la participación política y ha impedido la inscripción de nuevas organizaciones políticas a menos que sean afectas al régimen.

· El TSJ de Maduro ha violado la inmunidad parlamentaria de más de 30 diputados activos de la Asamblea Nacional, dictando además sobre la mayoría de ellos, medidas privativas de su libertad, quienes hoy se encuentran presos, en el exilio o resguardados en sedes diplomáticas. Hay 139 diputados sometidos a acoso o persecución política y 5 parlamentarios en prisión.

· EL TSJ de Maduro dictó medidas cautelares -sin derecho a la defensa- mediante las cuales destituyó a las legítimas directivas de varios de los principales partidos de democráticos e impuso falsas directivas con el único objeto de cometer fraude al elector, para que estas inscriban candidatos y pretender exhibir así una ficticia participación plural en el proceso.

· El ilegítimo CNE, nombrado por el TSJ de Maduro, aprobó por unanimidad y usurpando funciones legislativas, lo que denominó las “Normas Especiales para Elecciones a la Asamblea Nacional Período 2021-2026”, faltando 5 meses para la fecha en la que han convocado al fraude electoral en abierta contradicción al artículo 298 constitucional que señala que la ley que regula la materia electoral no puede modificarse en los 6 meses anteriores a la fecha de la elección, en violación directa al principio de Seguridad Jurídica.

· En esas inconstitucionales “Normas Especiales” dictadas por el CNE de Maduro, se incrementó en 110 curules el número de diputados y, de 167 se pretende llegar a 277 escaños, violándose lo dispuesto por el artículo 186 de nuestra Constitución, el cual establece que una parte debe provenir de la base poblacional del 1.1% de la población y otra parte corresponde a 3 diputados a cada uno de los estados y el Distrito Capital, y 3 escaños adicionales para los pueblos indígenas. Adicionalmente, sin ninguna base legal o constitucional, las mismas normas crean 48 escaños nacionales adicionales con base a una “lista de adjudicación” subjetiva y sin ningún criterio técnico.

· No existe, además, ninguna información sobre el sistema automatizado ante la desaparición de las máquinas de votación y, el cronograma de actividades aprobado por el ilegitimo CNE de Maduro contiene 12 actividades menos que el que se ejecutó para la elección parlamentaria del año 2015, para evitar así los controles y auditorias indispensables en todo proceso electoral.

· Eliminan la votación directa, secreta y universal para los diputados de los pueblos indígenas, violando la Constitución y la Ley.

Todos estos hechos subvierten el orden constitucional y legal, y anulan cualquier posibilidad de considerar el proceso convocado como un proceso electoral.

Por lo tanto, habiendo agotado todos nuestros esfuerzos nacional e internacionalmente para que tuviéramos un proceso electoral competitivo, que garantizara el respeto a la voluntad soberana del pueblo, las organizaciones políticas democráticas de Venezuela manifestamos al pueblo venezolano y a la comunidad internacional que, de manera unánime, decidimos NO PARTICIPAR EN EL FRAUDE ELECTORAL convocado por el régimen de Maduro.

No somos abstencionistas: no hay abstención cuando lo convocado no es una elección. Somos demócratas y creemos en la unidad nacional: por ello decidimos no colaborar con la estrategia de la dictadura y convocar a todas las fuerzas sociales y políticas del país a la construcción de un nuevo pacto unitario y nueva ofensiva democrática en la que, junto al pueblo venezolano y la comunidad internacional, nos movilicemos para lograr la salvación de Venezuela.

Nuestra lucha ha sido y seguirá siendo para que todos los venezolanos podamos tener elecciones libres, justas y verificables, y que se produzca el cambio para que nuestro pueblo salga de la crisis humanitaria y miseria en la que lo ha hundido la dictadura de Maduro. Somos la voz de la gran mayoría del pueblo de Venezuela que rechaza este nuevo intento de la dictadura para disfrazar de elección a un proceso que no lo es, tal como lo hizo en el año 2018 al secuestrarnos la elección presidencial que correspondía celebrar conforma a nuestro orden constitucional.

Hoy, nuestra nación hambreada, sometida a persecución, sin acceso a servicios básicos, víctima de una dictadura criminal opresora, debe saber que cuenta con una dirigencia política que no abandonará la lucha por lograr el cambio político que urge en nuestro país. Por ello, Invitamos al pueblo venezolano a no desmayar en nuestra lucha colectiva, todos unidos, para lograr la libertad y recuperar la democracia, única vía que nos conducirá a solucionar la inmensa tragedia humanitaria causada por el régimen de Maduro, que nos ha hundido en la peor crisis social, económica y política que hayamos tenido en nuestra historia republicana.

Invitamos a la comunidad internacional a rechazar este nuevo intento de fraude que pretende ejecutar el régimen de Maduro en violación a los principios democráticos y a que nos continúen apoyando en nuestra lucha hasta que todos los venezolanos podamos de nuevo votar, confiando en que nuestro voto será contado en elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables.

A 96 días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos (EEUU), el primer mandatario de ese país, Donald Trump, sugirió postergar la votación.

El jefe de Estado sustentó su recomendación en función del fraude que, según dice, se podría cometer gracias al voto por correo, una opción que permite que los estadounidenses sufraguen, aun en tiempos de coronavirus.

Le puede interesar: #Mundo | Extranjeros podrán arribar a Brasil por vía aérea

Aunque autoridades estadales, el Partido Demócrata y la sociedad civil han promovido el voto a distancia, Trump continúa rechazándolo.

“Serán los comicios más fraudulentos en la historia”, aseguró el titular del Despacho Oval. El republicano agregó que las elecciones del venidero 03 de noviembre “serán un gran bochorno” para su país.

Personas leales a la filosofía del expresidente de Bolivia, Evo Morales, protestaron el pasado martes en el municipio El Alto para rechazar el aplazamiento de las elecciones y exigir su realización en el tiempo estipulado. La protesta fue convocada por los movimientos Central Obrera Boliviana y el Pacto de Unidad, vinculado con el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS).

Por otro lado, la administración de Jeanine Áñez condenó las manifestaciones como ataques biológicos de los campesinos del MAS a la población urbana. Así lo aseguró el ministro Arturo Murillo, quien señaló que se estaban buscando cinco de diez personas que eran casos sospechosos de covid-19 en la concentración.

El MAS aseveró que el gobierno de Áñez busca “criminalizar la protesta social”, mientras se postergan las elecciones. Sin embargo, el Tribunal Electoral aseguró que el 18 de octubre se celebrarán los comicios y no el 6 de septiembre, como se había planificado.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de la administración de Nicolás Maduro modificó el método de escogencia de los legisladores que representarán a las comunidades indígenas en el Parlamento venezolano.

Lea también: Polibaruta detuvo a cuatro personas por maniobras temerarias en cortejo fúnebre

El cambio, contemplado en el Reglamento Especial para la elección de la Representación Indígena a la Asamblea Nacional 2020, estipula una votación de segundo grado.

Según lo ordenado por el CNE, la poblaciones indígenas deberán conformar “asambleas comunitarias (…) para la elección de los voceros y voceras”. Posteriormente, esos representantes “participarán en Asambleas Generales, que tendrán a su cargo la elección, como diputados o diputadas, de los candidatos o candidatas correspondientes, votándose en cada tipo de asamblea – a mano alzada – tal como ha sido su uso y costumbre”.

De acuerdo al ente electoral, este nuevo sistema “reivindica las costumbres, usos y prácticas de las comunidades indígenas, a través de un procedimiento inclusivo, participativo y directo”.

El abogado defensor de los DDHH, Rafael Narváez, se pronunció en contra de la realización de las elecciones parlamentarias, previstas para el próximo 6 de diciembre en medio de la pandemia provocada por el nuevo coronavirus. En su opinión, realizar un proceso comicial en el marco de un crecimiento exponencial en los casos de Covid-19 como se registra actualmente en Venezuela es un acto criminal.

“Estamos en una situación donde la población teme por su vida; trata de cumplir la cuarentena, pero debe salir a procurarse su sustento, la actividad económica ha experimentado una caída de grandes proporciones y las personas encuentran cada vez más difícil obtener los recursos para sobrevivir. Hay ya muchos hogares enlutados a causa de la covid-19 y muchos están alejados de sus familiares, no es el momento para una fiesta electoral como pretende el CNE”, expresó el exparlamentario y director de la ONG Derechos Civiles.

Lea también: Foro encuentros por Venezuela: “La transición moderniza a la FAN y la convierte en garante de los DDHH”

Recordó Rafael Narváez, que los rectores del Consejo Nacional Electoral, recientemente designados por el Tribunal Supremo de Justicia, prometieron hacer respetar las garantías constitucionales y los derechos de los electores para rescatar la credibilidad del ente comicial, que debido a su parcialidad política en procesos comiciales anteriores mantiene una imagen resquebrajada ante los venezolanos. Por ello insistió en que corresponde al directorio del máximo ente comicial reprogramar los comicios.

Narváez resaltó que el coronavirus ha afectado incluso a las altas esferas del Estado venezolano, ya que mandatarios regionales como los gobernadores de los estados Miranda y  Yaracuy, Héctor Rodríguez y Julio León Heredia, así como el Jefe de Gobierno del Distrito Capital, Darío Vivas y el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello se han contagiado.

Registro-CNE

“Los caprichos políticos del Estado no pueden estar por encima del derecho a la salud y la vida en Venezuela, el cual está consagrado en el artículo 19 de la Constitución, que obliga al estado a garantizar y hacer respetar los Derechos Humanos. El mundo en estos momentos es víctima de una Pandemia por la covid-19, y en nuestro país el virus sigue creciendo en forma exponencial la tasa de contagios”, expresó Narváez.

Rafael Narváez señaló que es una locura querer que se haga una campaña electoral y movilizar a la gente a votar cuando la prioridad de los ciudadanos es combatir el hambre y a la vez evitar contagiarse del nuevo coronavirus.

“Yo responsabilizo al CNE de la salud y la vida de los venezolanos por su empeño en realizar los comicios en medio de esta pandemia”, enfatizó el exparlamentario.

flexibilización en Venezuela

Recordó que, hasta el momento, según los reportes oficiales, en Venezuela hay 13 mil 613 contagios de Covid-19 y 129 personas han fallecido por la enfermedad.

“Sin duda alguna que estamos en presencia de unos rectores sin alma y sin corazón, no puede haber una fiesta electoral con un país sumergido en un colapso de los servicios básicos, el alto costo de la vida y la falta de ingresos en la familia por la imposibilidad de trabajar por la cuarentena social decretada por el Estado”, sostuvo Narváez.

Añadió que, al guardar silencio ante las declaraciones dadas por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, quien aseguró que la oposición no volverá a detentar el poder político en Venezuela, los rectores del ente comicial también se han hecho cómplices de un intento de violar los derechos electorales de los ciudadanos.

Rafael Narváez finalizó haciendo hincapié en que solo se podrá ejercer el derecho a elegir con un proceso transparente, sin partidos intervenidos ni dirigentes inhabilitados políticamente, con la debida observación y garantías a los participantes y en un momento de tranquilidad donde cada ciudadano pueda reflexionar sobre su decisión a tomar con miras a ejercer el derecho al voto, condiciones que actualmente no se cumplen.

Nicolás Maduro

Desde este lunes comenzó el despliegue de maquinarias de registro electoral en el estado Lara, Venezuela, para lo que serán las próximas elecciones parlamentarias el 6 de diciembre, fecha impuesta por la administración de Nicolás Maduro.

A su vez, funcionarios que permanecen en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Lara se encuentran realizando las normas sanitarias pertinentes para evitar el contagio de covid-19 en la región.

Le puede interesar: #Venezuela | Estudiantes de la UDO-Monagas ganaron segundo lugar en campeonato latinoamericano de Petrobol