En las estaciones de servicio las colas que se registran son kilométricas y abarcan todas las calles adyacentes a la zona donde se encuentre una bomba de gasolina.

Usuarios reportan que pasan dos días en una cola sin que la gasolinera abra y prefieren mantenerse allí por temor a no conseguir combustible en otras estaciones de servicio.

Mientras tanto el gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, afirmó que la razón de la escasez se debe a los desastres naturales que se han registrado en algunas islas y al norte del continente americano.

En todos los municipios del Táchira se presenta la misma crisis pues actualmente ingresan entre 45 y 50 gandolas a diarias al estado cuando se requieren mínimo 70.

Para saber más  sobre la escasez de gasolina en el estado Táchira mira el video en nuestro canal

Venezuela. Hasta dos días de cola deben hacer choferes para conseguir gasolina en Táchira -VPItv

 

 

 

La industria gráfica nacional produce solo al 15% de su capacidad operativa, según palabras de Edgar Fiols, Director Ejecutivo de la Asociación de Industriales de Artes Gráficas de Venezuela, AIAG.

Según Fiols, esto se debe a tres razones fundamentales: La marcada sequía de divisas, la disminución progresiva de la demanda interna, en lo que a estuches, cajas, etiquetas, impresos comerciales, facturas, cheques, entre otros, se refiere y al encarecimiento continuo de los costos laborales.

Con respecto a las divisas necesarias para pagar las importaciones, Fiols explicó que las empresas afiliadas a la AIAG han recibido en los últimos tres meses solo 1.100.000 dólares, según registro del portal del sistema complementario de Divisas Complementarias (DICOM). Dicha cantidad es insuficiente, ya que,  la demanda estimada por el sector es de unos 190 millones de dólares anuales. Aunado a esto, existe una gran escasez de papel, cartón, tintas, planchas litográficas y demás materias primas e insumos imprescindibles para el proceso de impresión.

“Al problema de la falta de divisas, debemos sumar que la demanda de nuestros clientes naturales ha venido disminuyendo de manera progresiva, como consecuencia de la recesión económica que atraviesa el país. Nuestros productos van a formar parte de otros bienes fabricados por las demás cadenas productivas, como la de alimentos, medicinas, productos para el cuidado personal y del hogar, entre otros.  Dichas cadenas también están en recesión por lo que los pedidos de cajas, etiquetas, facturas y envoltorios se han visto muy disminuidos.” Advierte Fiols.