Fuerzas de seguridad del régimen de Nicolás Maduro estuvieron patrullando la Plaza Bolívar de Chacao mientras se realizó la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional (AN), reunión que celebró el Día de la Juventud con representaciones estudiantiles de diversas universidades. 

Lea también: Presidente de movimiento ecuatoriano apoya la reelección de Luis Almagro en la OEA (+Tuit)

Usuarios de la red social Twitter denunciaron la presencia de vehículos identificados de los cuerpos de seguridad de Maduro, quienes rondaban cada cierto tiempo por la plaza y sus adyacencias para hostigar a los diputados y personas presentes.

Tras conocerse los resultados electorales de los comicios municipales, la Mesa de la Unidad Democrática, emitió un comunicado en el que exhorta a la dirigencia opositora a reagruparse y unificar criterios.

Ante la baja participación para renovar los 335 alcaldes del país, la MUD aseguró que «estamos claros de que hoy, en Venezuela, no hubo elecciones en los términos que establece la Constitución. Una inmensa mayoría de la población electoral venezolana expresó su repudio a este régimen; unos no acudiendo a votar ante lo que consideraron un campo minado y otros defendiendo su derecho al voto ejerciéndolo a pesar de las trabas y el ventajismo oficiales y expresándolo a favor de candidatos y partidos que decidieron participar», expresa el comunicado.

En este sentido, la organización opositora dejó claro que ante la crisis social y económica que vive Venezuela, el Gobierno Nacional sólo ha sacado provecho para perpetuarse en el poder.

«Unas elecciones creíbles se caracterizan por la inclusión, la transparencia y la igualdad de condiciones. Ninguno de esos atributos estuvo presente hoy en Venezuela. Nuevamente vimos a todo el aparato del Estado abusando de su poder, incluyendo el uso perverso del «carnet de la patria», para someter la voluntad de un pueblo en situación de extrema necesidad», detalla el documento.

Aquí el comunicado íntegro:

Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria

Las irregularidades y la escasa participación han marcado la jornada electoral del 10 de Diciembre. Unas elecciones creíbles se caracterizan por la inclusión, la transparencia y la igualdad de condiciones. Ninguno de esos atributos estuvo presente hoy en Venezuela.

Nuevamente vimos a todo el aparato del Estado abusando de su poder, incluyendo el uso perverso del «carnet de la patria», para someter la voluntad de un pueblo en situación de extrema necesidad. Estamos claros de que hoy, en Venezuela, no hubo elecciones en los términos que establece la Constitución.

Una inmensa mayoría de la población electoral venezolana expresó su repudio a este régimen; unos no acudiendo a votar ante lo que consideraron un campo minado y otros defendiendo su derecho al voto ejerciéndolo a pesar de las trabas y el ventajismo oficiales y expresándolo a favor de candidatos y partidos que decidieron participar.

Ambas opciones merecen nuestro respeto por ser legítimas y debemos trabajar en función de reagrupar fuerzas y unificar criterios para ejercer y obtener la mayor presión nacional e internacional por el rescate del derecho al voto con las garantías que permitan consolidar el cambio que nuestro pueblo exige y reclama. Entre los que acudieron a votar hay una parte significativa que lo hizo por presión gubernamental.

A ellos también les hablamos hoy; entendemos la dramática situación que están atravesando y es para liberarlos del chantaje y la opresión que les tendemos la mano. Mientras los altos personeros del poder se denuncian unos a otros por escandalosos casos de corrupción; mientras esos corruptos celebran y se felicitan por haber arrebatado hoy las alcaldías mediante el fraude y el chantaje, la gran mayoría de los venezolanos padece por la falta de alimentos y medicinas y aumentan trágicamente las muertes por desatención médica y por desnutrición.

Hospitales y escuelas se caen pedazos. La crisis humanitaria es verdadera, la fractura democrática es real, la corrupción originada desde Miraflores es evidente. No cabe lugar a duda de que Nicolás Maduro no cuenta con el apoyo de la gran mayoría del país y nunca lo obtendrá.

Venezuela clama por un cambio y los que hoy celebran sobre sus ruinas saben que hay un pueblo con hambre de alimentos, de medicinas y de libertad. Esta Venezuela de futuro y progreso está dispuesta a luchar con firmeza para que tengamos verdaderas elecciones justas y transparentes donde la inmensa mayoría que hoy expresó su rechazo al Régimen le abrirá las puertas al Cambio.

Caracas, 10 de diciembre de 2017