El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), David Beasley, explicó que el mundo no se está enfrentando en este momento solo a una pandemia, sino a «una catástrofe humanitaria global», que ha generado que muchas personas pasen hambre.

Lea también: Advierten riesgo de hambruna en 2018 por incremento de escasez e inflación en el país

«Si no nos preparamos y actuamos ahora para asegurar el acceso, evitar déficits de fondos e interrupciones en el comercio, podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses», expresó Beasley.

Asimismo, estimó que la cifra de personas que podrían enfrentar el hambre supera los 135 millones, a los que se le deben sumar 130 millones adicionales que al borde del desfallecimiento que ha ocasionado el brote de coronavirus.

coronavirus

Foto: AFP

Estados Unidos acusó este viernes al Gobierno de Nicolás Maduro de cometer «crímenes contra la humanidad» al «matar de hambre a su propio pueblo» como hacía el «régimen de Pol Pot» en Camboya en la década de 1970, y advirtió de que Washington «no tiene límites» en su respuesta y planea aumentar sus sanciones.

«Me siento tentado a compararles con el régimen de Pol Pot, y no en el aspecto del genocidio, eso sería una hipérbole», dijo Juan Cruz, el principal asesor para Latinoamérica del presidente estadounidense Donald Trump en un acto en el Consejo de las Américas en Washington.

«Hablemos mejor en términos de cómo están matando de hambre a su propio pueblo y cómo usan la comida para la manipulación política, es repugnante. Si eso no son crímenes contra la humanidad, no sé qué lo es, y el mundo hará que rindan cuentas», agregó.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció hace un año que en Venezuela se estaban cometiendo crímenes «de lesa humanidad», y convocó una serie de audiencias para examinar esa posibilidad.

Pero hasta ahora, el gobierno de Trump no había denunciado explícitamente la existencia de crímenes de ese tipo, y lo hizo cuatro días antes de la prevista presentación de un informe elaborado por expertos de la OEA con el objetivo de determinar si hay base para denunciar a Venezuela ante el tribunal de La Haya.

Cruz, que ocupa el cargo de director para las Américas en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, advirtió además de que las «opciones» de Estados Unidos para responder al Gobierno de Maduro «no tienen límites».

«Seguiremos presionando para restaurar la democracia en Venezuela. Intentaremos formas de llevar la ayuda alimentaria a ese país, a pesar de la resistencia constante del régimen a aceptar que necesitan comida y su rechazo a todas las ofertas de ayuda humanitaria», afirmó el alto funcionario.

«Seguiremos sancionando a aquellos que necesitemos sancionar, especialmente al nivel más alto, y a aquellos que están robando al pueblo venezolano y decidiendo llenarse los bolsillos y enriquecer a sus secuaces en lugar de usar ese dinero para comprar comida», agregó.

En ese sentido, dijo que la Casa Blanca está considerando «sanciones individuales y a sectores», incluso aquellas que puedan afectar «al petróleo», aunque lo hará de forma «muy cuidadosa», sin olvidar «el efecto que esto puede tener en el pueblo venezolano».

«No hemos descartado ninguna opción», subrayó Cruz, y dijo que «no es cierto» que Washington haya agotado ya todas sus posibles medidas de respuesta a Caracas.

«Seremos todo lo creativos que tengamos que ser. Queremos hacer que el mundo sea más pequeño para quienes roban dinero (…) y estamos trabajando con otros países para hacer que el mundo sea más y más pequeño para el régimen venezolano y aquellos que apoyan a Maduro», destacó.

Cruz también recordó que queda poco para la 70 Asamblea General de la OEA, que se celebrará el 4 y 5 junio en Washington.

«Esta es una oportunidad para ver quién se pone del lado de la democracia, la humanidad y la decencia, y qué país decide apoyar los engaños, las mentiras y a quienes matan de hambre al propio pueblo de Venezuela. Estaremos observando y tomaremos nota», alertó.

Información de EFE

La crisis alimentaria que que afecta al país desde hace al menos tres años podría profundizarse para el 2018 por la caída en la producción agrícola del país, la incapacidad de exportación del gobierno y la hiperinflación, de acuerdo a estimaciones del Movimiento Agroalimentario de Voluntad Popular (VP) a cargo de Pedro Pablo Alcántara.

El activista puntualizó que el gobierno intervino cinco millones de hectáreas productivas, lo que condujo a la caída en volumen y calidad de producción agrícola.

A esto se suma la inseguridad en los campos venezolanos  y la fiscalización permanente de los organismos del Estado sobre los pequeños y medianos productores lo que merma la capacidad productiva. Por otra parte, alertó el gobierno que el gobierno no toma las previsiones necesarias para una siembra temprana de arroz y maíz, con el fin de satisfacer la demanda de estos productos durante el año que viene.

Alcántara precisó algunos de los rubros que podrían alcanzar precios «impagables» por el promedio de la población: Maíz, sorgo, huevos, carne de pollo y cerdo, arroz, entre otros. Alertó que una «hambruna» generalizada es la consecuencia de estas condiciones de la industria agroalimentaria nacional.

Acusó a gobierno de implementar políticas centralistas, estatistas, copiadas «del modelo cubano».

¿Quienes conocer más de esta información? ¡Haz clic en el enlace y mira la entrevista completa!

Venezuela. Mov. Agroalimentario de VP asegura que Venezuela está al borde de la hambruna -VPItv

[adrotate banner=»19″]