El Comité de Derechos Humanos del movimiento político Vente Venezuela expusó este lunes los testimonios de los venezolanos que fueron detenidos desde hace dos meses por presuntamente tener covid-19. Esta excusa, según ellos, es para deportarlos del país caribeño.

En sus declaraciones aseguraron estar «sanos», pero que tales actos solo demuestran como el gobierno de Trinidad y tobago viola los Derechos Humanos.

«El gobierno trinitario junto a la embajada del régimen venezolano priva de libertad a ciudadanos inocentes que no han cometido delito alguno, violando decretos y tratados internacionales que otorgan protección a nuestros connacionales», publicó la organización.

Asimismo, Vente Venezuela instó a la comunidad internacional tomar acciones al respecto y al gobierno de Trinidad y Tobago a cesar las actividades de persecución, amedrentamiento y xenofobia contra los migrantes venezolanos.

La venezolana radicada en la ciudad de Miami, estado de Florida en Estados Unidos, Karrie Arráiz, está viendo el lado oscura de la cuarentena por covid-19.

Lea también: #EEUU | Corte de EEUU elimina el programa TPS para los inmigrantes

Desde que se declaró confinamiento como medida de prevención del nuevo coronavirus, Arráiz no ha podido trabajar para sacar a sus dos hijos adelante. Esto ha generado que la deuda de arrendamiento se acumule hasta llegar a 5,200 $ por cuatro meses de retraso y un préstamo. Por está razón, le han pedido que desaloje si no puede pagarlo.

En entrevista con ella para Rostros de la Crisis, explicó que «la opción de mudarme no está en mis manos porque implica más dinero. Si bien este país es seguro, no todas las zonas son seguras para mis hijos».

 

Uno de los sospechosos que agredió a la venezolana Stefani Flores fue detenido este miércoles por funcionarios de la policía de Trinidad y Tobago.

Lea también: #Venezuela | Funcionarios de seguridad detuvieron a sujeto por trasladar 257 cajas de licor en Guárico

Flores, de 18 años, viajó a la nación caribeña en la búsqueda de un mejor futuro, pero tres sujetos la ultrajaron cuando se dirigía en un taxi a su lugar de trabajo, en la zona de San Fernando.

Al parecer a la migrante venezolana, quien laboraba como vendedora de empandas, fue hallada con heridas punzo penetrantes en varias partes de su cuerpo.

 

 

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) aseguró que Venezuela es el segundo país con migración masiva, luego de Siria -que actualmente enfrenta un conflicto bélico-.

Venezuela cuenta con más de 3,7 millones de migrantes, mientras que Siria tiene al menos 6,6 millones. Luego le sigue Afganistán con 2,7 millones de personas, Sudán del Sur con 2,2 millones y Myanmar con un millón.

“La paz y la estabilidad en uno de esos países marcarían una enorme diferencia”, aseguró la Acnur  en sus redes sociales.

El documento “Propuestas para mejorar la situación de los migrantes y refugiados venezolanos en el marco del Covid-19” es producto de 13 reuniones sostenidas entre la Oficina de la Secretaría General para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos y la Coalición por Venezuela -conformada por 63 organizaciones de la sociedad civil que dan asistencia a estas personas en 23 países de la región-. Así lo aseguró David Smolansky, comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos.

Smolansky detalló que el mismo informe da nueve recomendaciones en el área de la salud, cinco relacionadas con educación, nueve con empleo u otros medios de vida, seis con relación a la seguridad alimentaria, otras seis relativas a la necesidad de protección y cuatro en el área de vivienda. Todas enfocadas en mejorar la situación de los migrantes y refugiados venezolanos.

A su vez, el comisionado señaló que el documento otorga múltiples beneficios de la complementación de las propuestas para los países receptores, tales como un mejor desarrollo económico, la disminución de la violencia y el fortalecimiento del sistema sanitario para atender la emergencia de la pandemia.

“La situación de migrantes y refugiados venezolanos representa uno de los más grandes desafíos durante la pandemia por Covid-19, toda vez que ha supuesto el incremento de la dificultad para ejercicio pleno de sus derechos, tales como: acceso a la salud, a la educación, el derecho a la vida, a la vivienda, a la alimentación, al trabajo y la salvaguarda de los medios de vida,” señala el documento.

Este martes 26 de mayo se llevará a cabo una conferencia de donantes en solidaridad en medio de la Covid-19 que estará liderada por la Unión Europea y hablarán del caso de los migrantes venezolanos.

Lea también: Embajada (E) de Venezuela en Colombia invitó a participar en la Conferencia Internacional de Donantes

El encuentro fue anunciado el pasado 15 de mayo y será digital. La reunión contó con la organización del bloque de países, España, con la colaboración del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Según una nota de prensa, buscan “sensibilizar a la comunidad internacional sobre esta crisis” y “movilizar recursos para ayudar a la población desplazada y las principales comunidades de acogida”.

El comisionado de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para los migrantes y refugiados de Venezuela, David Smolansky, manifestó que espera que logren realizar «importantes anuncios en apoyo a los más vulnerables de esta crisis» para luego desarrollar «acciones concretas».

“Queremos agradecer a los gobierno y de América Latina y el Caribe que a pesar de sus limitaciones en infraestructura y servicio y a pesar de hoy ser el epicentro de la pandemia, hacen los posible para acoger a lo migrantes y refugiados venezolanos” expresó Smolansky.

El embajador (E) de Venezuela en Colombia, Tomás Guanipa, invitó a los gobiernos de la región para que participen en la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los migrantes venezolanos.

A través de un vídeo, Guanipa detalló que más de 1 millón de ciudadanos venezolanos en Colombia se encuentran «pasando necesidades» en medio de la pandemia generada por el coronavirus SARS-COV-2. «Nuestros venezolanos se encuentran pasando necesidades en Colombia (…) es nuestra responsabilidad ayudarlos», dijo.

Detalló que desde la sede consular han contribuido con un registro consular o censo de vulnerabilidad, mientras que el gobierno de Colombia ha habilitado 200.000 mercados para la población venezolana.

Lea también: 4.020 casos de COVID-19 detectados en Perú durante las últimas 24 horas

Asimismo, se ha cuidado que los venezolanos no sean expulsados de sus viviendas alquiladas en caso de incumplir con los pagos, entendiendo las dificultades económicas por la cuarentena debido a las medidas para frenar la propagación del coronavirus.

Venezuela

El abogado y defensor de los Derechos Humanos (DDHH), Rafael Narvaez, indicó que llamar «armas biológicas» a los venezolanos que regresan a su nación es un acto de «discriminación criminal».

Narvaez comentó que el único responsable del desplazamiento de los más de cuatro millones de connacionales a otras latitudes en la búsqueda de calidad de vida es la administración de Nicolás Maduro.

Lea también: Migrantes venezolanos se las ingenian para sobrevivir ante la crisis del Covid-19

Ante ello, subrayó que el Ministerio Público (MP) está en la obligación de comenzar una investigación «sin temor» a los funcionarios por el «delito de odio y discriminación».

«El Estado esta en la obligación de garantizar y respetar los derechos humanos de los venezolanos que retornan al país como lo establece el artículo 19 y el artículo 21 de la Constitución que establece la igualdad ante la ley y no permitirán la discriminación por raza ,sexo, credo y condición social, por lo tanto el garantizar la alimentación, salud y protección, son de carácter obligatorio y si no lo cumplen es un «desprecio al ser humano», expresó el exparlamentario.

Cientos de venezolanos acampan en las afueras de la embajada venezolana en Santiago de Chile, buscando ayuda para retornar a su país tras la crisis económica y sanitaria que ha provocado el nuevo coronavirus.

Te puede interesar: España exigirá a sus visitantes permanecer 14 días en cuarentena

Semanas atrás, un grupo de al menos 100 venezolanos se encontraba pidiendo ayuda en las puertas de su embajada y ahora este número se ha duplicado e incluye a niños a ancianos. Las familias han improvisado un campamento con maletas, mochilas, bolsos, mantas y colchones.

El éxodo venezolano se ha convertido en la comunidad más grande de emigrantes en Chile con más de 400.000 personas, quienes comenzaron a llegar a ese país desde el 2014 atraídos por la economía y estabilidad política.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hicieron un nuevo llamado a la comunidad internacional para ayudar a todos aquellos venezolanos refugiados y migrantes que afrontan la crisis mundial que ocasionó el coronavirus (Covid-19).

“La COVID-19 ha paralizado muchos aspectos de la vida, pero las implicaciones humanitarias de esta crisis no han cesado, y nuestra acción coordinada sigue siendo más necesaria que nunca. Instamos a la comunidad internacional a aumentar su apoyo a los programas humanitarios, de protección e integración, de los que dependen la vida y el bienestar de millones de personas, incluidas las comunidades de acogida”, expresó a través de un comunicado el representante especial de la ACNUR y la OMI para los refugiados y migrantes de Venezuela, Eduardo Stein.

Lea también:Comisionado Pizarro: Acnur y OIM se pronunciaron sobre los migrantes venezolanos

El portavoz de la ACNUR para la situación de Venezuela, Eduardo Stein, comentó a la Voz de América, que hasta los momentos solo se han registrado «un número muy limitado de casos confirmados entre los refugiados y migrantes de Venezuela en la región».

“Las estadísticas de COVID-19 dependen del nivel de testeo y reporte de los casos ofrecidos por las autoridades nacionales”, añadió Stein.