Tras las acusaciones en contra del Gobierno de Nayib Bukele por presuntamente delegar en venezolanos el manejo de la crisis por el covid-19 en El Salvador, el Ministro de Salud desmintió este martes dichas afirmaciones, que saltaron a la luz pública a través de medios de comunicación.

Lea también: #Mundo Perú reportó en las últimas 24 horas 4.040 nuevos casos de Covid-19 y superó los 200.000 contagios

Francisco Alabí, titular de la cartera sanitaria en la nación centroamericana, expresó que los dos venezolanos apuntados por controlar las cifras de la pandemia “no tienen ninguna injerencia” ni tampoco “poder de decisión” sobre el tema en dicho territorio.

Esto en referencia a Sara Hanna y Miguel Arvelo, quienes habrían fungido como asesores del presidente Bukele y en las últimas semanas fueron denunciados por limitar la realización de pruebas para la detección de infectados por la enfermedad en El Salvador.

Sin embargo, Alabí dijo que el Gobierno nacional posee su propio equipo de trabajo para el manejo de la información y la estrategia ante la crisis de salud, en la que los dos venezolanos no tienen participación.

El ministro reconoció que Hanna y Arvelo han sido asesores internacionales de Bukele pero aseguró que la filtración de dicha información tiene “un sentido negativo” y busca generar un conflicto inconveniente.

Estos ciudadanos han sido señalados anteriormente como opositores a la administración de Nicolás Maduro en su país, motivo por el que han ejercido labores en El Salvador al menos desde 2019, según citó la agencia EFE.

La nación centroamericana maneja hasta la fecha más de 3.100 contagios del nuevo coronavirus, así como 60 fallecidos.

La batalla entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo de El Salvador continúa y ahora se debe porque en la noche del pasado lunes el primero anuló el decreto del presidente Nayib Bukele sobre suspender lo decidido por este organismo de relajar el confinamiento.

“La Sala Constitucional nos acaba de ordenar que, dentro de 5 días, asesinemos a decenas de miles de salvadoreños”, dijo el mandatario a través de su cuenta en Twitter.

El fallo contiene 90 páginas explicando lo sucedido ante la pandemia del Covid-19. El Salvador ya cuenta con al menos 80 días de cuarentena a través de decretos emitidos por el ministerio de Salud y sin una ley de emergencia nacional como respaldo. Esto solo genera que los salvadoreños no sepan a qué poder acatar para retomar o no sus actividades económicas y sociales con sus debidas medidas de prevención.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, vetó el sábado una ley aprobada por el Congreso de su país en que se reabría la economía para así afrontar la pandemia del Covid-19. Esta acción sería otra fractura entre la relación del mandatario y el Poder Legislativo de su país, que desde hace meses se veía deteriorada.

Lea también: Bukele: “El uso de la fuerza letal está autorizado para defender a los salvadoreños”

El argumento de Bukele para vetar esta ley se debe a que viola “el derecho de igualdad de los trabajadores y el derecho a la salud de la población”, pero para la Asamblea Legislativa “el virus circula y se transmite de manera activa” por el país. Así que el 30 de mayo fue aprobada.

A través de un comunicado difundido por la cuenta de Twitter de la presidencia salvadoreña, “los diputados debieron seguir las indicaciones sanitarias que les proveyó el Ministerio de Salud para aprobar una normativa efectiva y en el menor tiempo posible, pero decidieron no hacerlo”.

A pocos días que se cumpla el primer año de gestión del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha recibido una aceptación popular -probablemente- mejor que las últimos cuatro mandatos de sus antecesores. Catalogado como el primer presidente millenialls de su país, sus ideales también han sido criticados por instancias internacionales, entre ellos la comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Según estudios de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas y la Universidad Francisco Gavidia, Bukele es uno de los presidentes mejores aceptados de El Salvador. Además, las encuestas de la Consultora Mitofsky señaló que sus siete primero meses este contaba con 81% de la aprobación internacional y fue calificado como el “presidente mejor evaluado de América”.

Rechazo internacional

Para expertos en política internacional, los ideales de Bukele son un tema de debate por sus “credenciales democráticas” y su falta de transparencia. También se le ha señalado el irrespeto que ha promovido a otras instituciones, sobre todo al Parlamento de El Salvador que se ha visto como una toma “ilegítima” del Poder Legislativo.

“Estamos viendo que esas conductas se están reproduciendo de nuevo durante la emergencia (por Covid-19), al punto que se está violentando el principio de separación de poderes al no respetar las decisiones de la Sala de lo Constitucional (de la Corte Suprema de Justicia) y también al invadir facultades legislativas”, dijo el politólogo Javier Castro a la DW.

La residencia presidencial de El Salvador fue habilitada como “lugar de descanso” para funcionarios del personal de salud que se encuentra en la lucha contra el nuevo coronavirus SARS-COV-2 que produce la letal COVID-19.

El ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez, detalló que el espacio fue adecuado para el descanso de los profesionales de la salud: 17 habitaciones y camarotes para 300 personas. La residencia queda ubicada en la exclusiva colonia Escalón, en la periferia oeste de la capital San Salvador.

Lea también: Iniciativa Ayudemos al Profe apoya a más de 2.000 entrenadores

La propiedad está destinada para uso de la familia presidencial, no obstante, el presidente Nayib Bukele y su familia nunca la ocuparon pues usan su residencia particular. Los médicos y otros trabajadores de la salud contarán con espacios para dormir y servicio de alimentación y áreas de esparcimiento.

El último mandatario en residir en dicha propiedad fue el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), requerido por la justicia salvadoreña acusado de lavado de dinero y peculado de al menos 351 millones de dólares.

Residencia.

El presidente del Salvador, Nayib Bukele, solicitó a su ejército y policías usar la “fuerza letal” contra pandillas criminales.

“El uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o para la defensa de la vida de los salvadoreños”, expresó el primer Ejecutivo en su cuenta oficial de Twitter.

Lea también: Bukele declaró emergencia en cárceles de El Salvador por repunte de homicidios

Bukele también instó a la oposición de su país que se coloquen del lado “de la gente honrada” y a los organismos que “controlan dejar de proteger” a todas aquellas personas que “asesinan” a su pueblo.

En cuanto a la pandemia, el mandatario salvadoreño aseguró que las autoridades públicas están controlando el Covid-19.

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, alertó este lunes a los ciudadanos de El Salvador pues consideró que el presidente Nayib Bukele “se graduará muy pronto de caudillo” si continúa “por el mismo camino”.

Lea también: Bukele declaró emergencia en cárceles de El Salvador por repunte de homicidios

A través de la red social Twitter, Vivanco pidió atención a lo que ocurre en la política del mencionado país para evitar que “se convierta en otra dictadura latinoamericana”.

“Todos los días de la pandemia, Bukele aprovecha para degradar más la democracia de El Salvador, concentrar poder y autorizar violaciones a los derechos humanos”, añadió el abogado chileno, tras las medidas de autorizar a las fuerzas de seguridad salvadoreñas para enfrentar a las pandillas en las cárceles.

Esta decisión del mandatario centroamericano se dio tras la cifra de 58 homicidios en el último fin de semana en diferentes penales de su país.

Ante el reporte de al menos 23 homicidios en el interior de las cárceles de El Salvador en las últimas horas, el presidente Nayib Bukele anunció este sábado la declaración del estado de emergencia por motivos de seguridad.

Lea también: Madre del capitán Renny Olivares exigió conocer el paradero de su hijo

A través de su cuenta de Twitter, Bukele expresó su preocupación por la presencia de pandilleros en los penales, por lo que alertó al viceministro de seguridad pública y director penitenciario, Osiris Luna.

El Gobierno local busca evitar que los cabecillas de pandillas encarcelados transmitan órdenes criminales al exterior.

Para ello, se ordenó que estos líderes sean aislados para evitar el contacto con otros reclusos.

La Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidos para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó al gobierno de Nayib Bukele investigar sobre presuntas violaciones de lesa humanidad que se han cometido en El Salvador. Esto en marco de las medidas estrictas del cuerpo de seguridad gubernalmente para prevenir el nuevo coronavirus, Covid-19.

“Hago un llamado a las autoridades para que investiguen todas las presuntas violaciones de los derechos humanos en el contexto de la aplicación de las medidas para luchar contra la Covid-19”, expresó la diplomática a través de un comunicado.

Las medidas de Bukele han consistido en la retención en centro de contención a personas que no cumplan con la cuarentena obligatoria, que ha estado vigente desde el 21 de marzo y que ham resultado hasta 149 deteneciones arbitrarias.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció la extensión del confinamiento en su país hasta el 7 de mayo con el fin de detener la propagación del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, en el país centroamericano.

En su intervención durante cadena nacional, el mandatario aseguró que los ciudadanos de su nación deberán permanecer en sus residencias por decreto ejecutivo, pues -a su juicio- no se está cumpliendo.

“Hay gente que sube fotografías de fiestas en casas, es decir, no entienden lo que está pasando”, criticó.

Asimismo, Bukele ordenó a las fuerzas de seguridad ser más estrictos con los aquellos salvadoreños que no cumplan con la medida a través de planes de contención por 30 días.

Actualmente, El Salvador cuenta con 78 casos confirmados de Covid-19 y cuatro fallecidos.