Una sección de la Corte Suprema de Chile confirmó la extradición a Francia del chileno Nicolás Zepeda, acusado del homicidio de la estudiante japonesa Narumi Kurosaki, desaparecida en 2016 en la ciudad francesa de Besançon.

El chileno de 29 años es acusado del delito de homicidio voluntario con premeditación de su exnovia y luego de haber escondido su cuerpo de manera que nunca fuera encontrado.

El fallo, que es contundente y la última instancia en pronunciarse sobre este caso, “confirma la sentencia apelada del 2 de abril” de 2020, dictada por el juez Jorge Dahm, indicó el máximo tribunal de justicia del país, dando luz verde a la extradición de Zepeda.

Le puede interesar: Japón levantó la alerta por coronavirus en casi todo el país

La sentencia refuta cada uno de los argumentos presentados por la defensa de Zepeda para impugnar la resolución de primera instancia emitida por el juez Jorge Dahm, como que hasta ahora no ha sido posible confirmar la existencia del delito de homicidio al no hallarse el cuerpo de Narumi.

“Existen antecedentes fundamentales revestidos de la seriedad y gravedad que exige el legislador para proceder al enjuiciamiento del imputado”, afirma el fallo judicial de este lunes.

Ahora, serán las autoridades francesas las que determinarán la inocencia o culpabilidad final de Zepeda durante el juicio respectivo en ese país.

¿La extradición se debe al asesinato?

Zepeda es el principal sospechoso de la desaparición de Narumi Kurosaki, una estudiante japonesa de 21 que fue vista por última vez en diciembre de 2016 en Besançon, una ciudad del este de Francia.

Los investigadores franceses sospechan que el chileno, que fue novio de la japonesa hasta unos meses antes de su desaparición, asesinó a la joven.

Zepeda cenó con Narumi la noche que la joven desapareció y ambos fueron registrados por una cámara ingresando a la residencia de estudiantes donde vivía la japonesa, de donde unas horas después se vio salir solo al chileno.