El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, rechazó las acusaciones emprendidas por la embajadora de EE.UU. ante la Organización de Naciones Unidas, Nikki Haley, quien trató a Cabello de ladrón y narcotraficante.

Cabello, quien también preside la Asamblea Nacional Consttuyente, en su defensa alegó que no se presentaron pruebas que sustenten dichas acusaciones, por el contrario, demostró como mundialmente se conoce a Colombia como el país con mayor producción de cocaína y a Estado Unidos como el mayor consumidor de drogas.

Asimismo, condenó que la nueva comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, diga que tiene informes críticos sobre Venezuela. «Es una moda que hay ahorita: declare sobre Venezuela para que no se den cuenta del desastre en sus países», enfatizó el dirigente.

Foto: AFP

 

Este lunes, la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, convocada por Kuwait, tras la violencia registrada en la Franja de Gaza, inició con un minuto de silencio. Justo ese lunes se inauguraba oficialmente la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén, en medio de violentas protestas de palestinos donde según los reportes oficiales de la ONU más de 50 palestinos murieron, entre ellos varios niños y miles más resultaron heridos.

“No hay justificación por los asesinatos, no hay ninguna excusa que le sirva a alguien, ciertamente no ayuda a buscar la paz”, afirmó el representante especial del Secretario General de la ONU para la coordinación de la paz en el Medio Oriente Nikolay Mladenov.

“Hago un llamado a todos los miembros del Consejo de Seguridad a que se unan a mí para condenar de la manera más fuerte posible, las acciones que han llevado a la pérdida de muchas vidas en Gaza”, agregó.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, fue clara al distanciar la violencia en Gaza de la apertura de la embajada, afirmando que «aquellos que sugieren que la violencia en Gaza tiene algo que ver con la ubicación de la Embajada de Estados Unidos están muy equivocados. Más bien, la violencia proviene de aquellos que rechazan la existencia del estado de Israel en cualquier lugar».

 

«Es importante destacar que mudar nuestra embajada a Jerusalén también refleja la realidad de que Jerusalén es la capital de Israel, ha servido como capital de Israel desde la fundación del estado, es la antigua capital del pueblo judío, no hay un acuerdo de paz plausible bajo el cual Jerusalén ya no sería la capital de Israel, reconocer esta realidad hace que la paz sea más alcanzable, no menos», agregó Haley.

El observador permanente de Palestina ante la ONU, Riad Mansour, negó tajantemente la versión, y afirmó que “ningún país tiene el derecho de poner una embajada en su territorio, en un territorio que está bajo ocupación”.

Por su parte, el embajador de Israel, Danny Danon, defendió las acciones de su país como necesarias para proteger la soberanía y seguridad de su pueblo.

 

Para más información suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente informado.

 

Nota Completa en: https://www.voanoticias.com/a/enfrentamientos-gaza-onu-violencia-paz-israel-jerusalen/4394903.html

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, señaló que para la seguridad de la región «es hora de que Maduro se vaya» en referencia a las «catastróficas» consecuencias que ha traído su gobierno para el pueblo venezolano y para el hemisferio.

 En un discurso del Consejo de las Américas que se realiza en Washington, DC., este ocho de mayo, Nikki Haley dijo que «La opresión sistemática del pueblo venezolano se ha convertido en una amenaza activa para toda la región. Para la seguridad de todos los pueblos de América Latina, es hora de que Maduro se vaya».Haley reiteró que las próximas elecciones en el país sudamericano son una «farsa» y es tiempo de que el presidente Nicolás Maduro se abra a escuchar las voces de su pueblo.

«No podemos permitir que Maduro represente su ‘victoria’, entre comillas, el 20 de mayo como una validación de su gobierno. Eso no será así», indicó Haley.

Información de la VOA

La embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas, Nikki Haley, pidió al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, detener lo que calificó como “opresión” contra el pueblo venezolano.

A través de un breve texto difundido este miércoles en su cuenta Twitter, la representante estadounidense asegura que existe una crisis humanitaria en la República Bolivariana, producto del desabastecimiento de productos básicos.