Un grupo de 800 ciudadanos se encuentran varados en Estados Unidos sin poder ingresar a Venezuela ante el impedimento de la administración de Nicolás Maduro, denunció la Embajada (E) de la República en la nación norteamericana.

A través de un comunicado, la Embajada explicó que la continuada decisión de la administración socialista en mantener cerrado el espacio aéreo de Venezuela es “arbitraria, irresponsable y criminal” en medio de la pandemia ocasionada por la letal COVID-19.

Alertaron que muchos de los ciudadanos que se encuentran sin poder regresar a Venezuela padecen de condiciones crónicas de salud, otros son mujeres embarazadas, así como presencia de menores de edad y adultos mayores. “Además enfrentan adversidades socioeconómicas que les impiden sostenerse por más tiempo”, explicaron.

Le puede interesar: Estados Unidos caería 5% en su economía en primer trimestre del 2020

Ofrecieron como solución al conflicto que se aperture el espacio aéreo, y que ellos como Embajada y en representación de Venezuela, coordine con el Gobierno de Estados Unidos dos vuelos humanitarios ‘charter’ gratuitos que arribarían al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar (Maiquetía – Vargas) y a Maracaibo (Zulia), con salida desde Miami.

“El régimen de Maduro insiste criminal e inconstitucionalmente en negar el acceso al espacio aéreo venezolano (…) la dictadura autoriza el ingreso constante de aeronaves de Irán, Rusia y otros países que contribuyen con sus negocios turbios”, señalaron.

Denunciaron que estas políticas son violatorias a los derechos fundamentales y universales de los venezolanos en el exterior. Elevaron esta denuncia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ONU).

Por otra parte, informaron que la web uscis.gov/visit-united-states/extend-your-stay está a disponibilidad de los venezolanos para realizar la extensión de estadía en esa nación.

Estados Unidos

El Comisionado para la Organización de Naciones Unidas (ONU) del gobierno (E) de Venezuela, Miguel Pizarro, informó este viernes sobre la llegada al país de un avión con un 12 toneladas de ayuda humanitaria, enviado por la ONU y que será administrado por el equipo de Unicef Venezuela.

Lea también: Habitantes de Cotiza y la Pastora, en Venezuela, protestaron por la falta de agua

“El envío estará destinado y administrado por el equipo de Unicef en el país e incluye tabletas purificadoras, tanques de agua y paquetes de apoyo nutricional que se sumarán a las más de 90 toneladas de suministros que ya han distribuido en los centros de salud y comunidades del país”, reza parte del comunicado compartido por Pizarro en su cuenta de Twitter.

“Según cifras de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, hasta el 8 de mayo habían sido asistidas más de un millón de venezolanos en 16 estados del país”, indica el comunicado.

El jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, anunció una petición urgente de $ 2.4 mil millones para ayudar a las millones de personas en Yemen, devastadas por la guerra, y para hacer frente al conflicto sanitario que el coronavirus ha desatado.

Te puede interesar: ONU: Más de 14 millones de personas en Latinoamérica podrían pasar hambre durante la pandemia

Durante una sesión informativa realizada el jueves, Lowcock indicó que la ONU solo ha recibido $ 516.6 millones de los $ 3.4 mil millones que necesitarían hasta fin de año.

Las Naciones Unidas y Arabia Saudita están organizando una conferencia virtual de promesas de contribuciones para Yemen el martes en busca de $ 2.4 mil millones, incluidos $ 80 millones para responder a la pandemia.

“Trágicamente, no tenemos suficiente dinero para continuar este trabajo”, dijo Lowcock. “De los 41 programas principales de la ONU en Yemen, más de 30 cerrarán en las próximas semanas si no podemos asegurar fondos adicionales”, agregó.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU, advirtió que más de 14 millones de personas en América Latina podrían pasar hambre, a medida que la pandemia provocada por el coronavirus continúa propagándose y tras los encierros de las personas en sus hogares, donde la actividad laboral y la economía se han visto paralizadas.

Te puede interesar: La Unión Europea y la ONU reiteraron su apoyo a los migrantes venezolanos

De acuerdo al último informe publicado por esa organización el miércoles en la noche, se espera un aumento sorprendente: mientras 3.4 millones experimentaron una inseguridad alimentaria severa en 2019, ese número podría “más que cuadruplicarse este año en una de las regiones más vulnerables del mundo”.

“Estamos entrando en una etapa muy complicada”, indicó el director regional del PMA para Latinoamérica, Miguel Barreto.

“Es lo que llamamos una pandemia de hambre”, expresó.

Un grupo de diplomáticos integrantes de la Unión Europea y las Naciones Unidas realizaron este martes una conferencia a beneficio de refugiados y migrantes venezolanos en el que fueron expuestos las problemáticas que atraviesan los desplazados forzosos.

Le puede interesar: Guaidó pidió a los docentes continuar trabajando para recuperar el sistema educativo

El vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrel, aseguró que la crisis migratoria por la que atraviesa el país caribeño sobrepasa las cifras obtenidas de Siria. Asimismo, informó que los países cercanos de la región se han visto afectados por este movimiento de desplazados.

“Podemos discrepar sobre el número de personas afectadas, la mayor desde Siria, los países de la región se han visto afectados por este movimiento”, dijo Borrel quien expresó que la migración sería un tema que durará años. De igual manera, reiteró su apoyo y compromiso de la Unión Europea con América Latina.

La Organización de las Naciones Unidas, reveló en su último informe publicado el 22 de mayo sobre la situación de la pandemia en Venezuela, que solo el 2,3% de las pruebas realizadas para detectar el virus es confiable.

Te puede interesar: ONU advirtió sobre el aumento de”ciberdelitos” durante la pandemia

“Hasta el 21 de mayo, las autoridades han reportado haber realizado un total de 697.691 pruebas de diagnóstico de COVID-19, de las cuales se estima, según el último dato disponible, que unas 16.577 son pruebas PCR”, indica parte del documento.

Las pruebas de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) son las únicas reconocidas para determinar si una persona está infectada o no con coronavirus. Es un proceso complejo, que requiere personal calificado en un laboratorio certificado, pero puesto en simple: si aparece ARN en la muestra, el paciente es positivo; y si no, es negativo.

En este sentido, la organización asegura que solo del 97,7% de los test que la administración de Maduro realizó hasta el 21 de mayo, 681.114 pruebas, son rápidas con “sensibilidad limitada”, es decir, deficientes.

“El aumento en la capacidad de aplicación de pruebas PCR es una prioridad para la respuesta considerando que las pruebas rápidas tienen una sensibilidad limitada si son realizadas a personas con menos de 5-8 días de haber sido infectadas”, advirtió la ONU en su informe.

La jefa de desarme de las Naciones Unidas, Izumi Nakamitsu, aseguró que la pandemia del covid-19 está llevando está llevando al mundo a una creciente innovación tecnológica y a más colaboración con internet. Sin embargo, consideró que “los ciberdelitos” también se han incrementado al menos 600% en emails maliciosos durante el confinamiento que países en el mundo han debido acatar.

Te puede interesar: Julio Borges al secretario de la ONU Antonio Guterres: “Nicolás Maduro no es la víctima, sino el victimario”

Durante una reunión informal realizada por el Consejo de Seguridad de la ONU, Nakamitsu destacó también que se han registrado reportes de ataques contra organizaciones sanitarias y centros de investigación médica “en todo el mundo”.

“Se estima que cada 39 segundos tiene lugar uno de estos ataques”, agregó.

Sin embargo, aclaró que existe un “cierto avance global” de la ONU que consiste en abordar estos actos, como resultado al desarrollo de normas para el uso de este tipo de tecnología.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos ante la ONU, Michelle Bachelet, dijo durante una conferencia este jueves que todos los gobiernos deben comprometerse con su respuesta ante los DD.HH, asegurando que aún en Latinoamérica existen graves problemas humanitarios.

Te puede interesar: Julio Borges al secretario de la ONU Antonio Guterres: “Nicolás Maduro no es la víctima, sino el victimario”

Sobre Venezuela, Bachelet aseguró que la crisis económica se ha agravado tras las sanciones que le han impuesto a la administración de Maduro y ahora con la pandemia se suma a la crisis sanitaria. Por esto, también instó a los países que han impuesto sanciones a otras naciones a levantarlas para que así puedan obtener los recursos necesarios y enfrentar el virus que azota al mundo.

Asimismo, señaló que Venezuela ha estado “bajo escrutinio internacional” con respecto a la situación de los DD.HH políticos y civiles, por lo que aclaró que desde afuera no han dejado de monitorear los graves casos que han registrado.

La Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur), indicó el martes que las comunidades indígenas desplazadas en Venezuela se encuentran peligrosamente expuestas al nuevo virus covid-19.

Te puede interesar: Julio Borges al secretario de la ONU Antonio Guterres: “Nicolás Maduro no es la víctima, sino el victimario”

La agencia explicó que indígenas de estas comunidades han cruzado las fronteras con los vecinos de Brasil y Colombia, lo que los pone en completo riesgo ante el coronavirus, el cual se expande por toda América del Sur.

Asimismo, informó que al menos 5.000 indígenas venezolanos han sido desplazados del territorio brasileño. Entre las comunidades perjudicadas se encuentra el grupo étnico “Warao”, “Eñepá”, “Kari’ña”, “Pemón” y “Ye’kwana.

La portavoz de ACNUR, Shabia Mantoo, afirmó que la pandemia está afectando “duramente” a la región amazónica y a Brasil, el cual se ha convertido en el epicentro del virus en Latinoamérica.

“Acnur está preocupada de que muchos (indígenas) no puedan enfrentar (la crisis) en condiciones sanitarias adecuadas”, expresó.