Una Ventana a la Libertad, organización no gubernamental que, desde hace 19 años, se dedica a la defensa y promoción de los derechos humanos de las personas privadas de libertad, considera que el nuevo plan de seguridad anunciado por el Presidente Nicolás Maduro será un total fracaso, si no hay nuevos recintos carcelarios a dónde llevar a los responsables de hechos delictivos que sean detenidos.

Nota de Prensa

Para el Coordinador General de la organización, Carlos Nieto Palma, tanto las cárceles nacionales, que dependen del Ministerio para el Servicio Penitenciario, como los Centros de Detención Preventiva, que están adscritos a los diferentes cuerpos policiales, no tienen espacios para albergar nuevos detenidos, por lo que no habrá lugar para recluir a quienes sean aprendidos en el marco de la nueva fase del Plan Patria Segura, anunciado por el Presidente Maduro el martes 17 de enero.

Un informe elaborado, en el mes de diciembre, por Una Ventana a la Libertad dio como resultado que en los Centros de Detención Preventiva hay un 378% de hacinamiento y en las cárceles a cargo del Ministerio para el Servicio Penitenciario supera el 250%. “Tenemos una población de 100 mil reclusos y solo hay cupo para 20 mil, se necesitan espacios para tener 80 mil reclusos, lo que equivaldría a 80 nuevas cárceles para mil reclusos cada una”, explicó Nieto Palma.

Estos nuevos recintos carcelarios deberían reunir unas condiciones mínimas, para garantizar el respeto de los derechos humanos de los privados de libertad; entre las que destacan: contar con espacios para la recreación y la recepción de vistas y proveer a los presos de insumos fundamentales como alimentos, servicios médicos y agua potable.

“No puede ser eficiente un plan de seguridad que no tiene un lugar a dónde llevar a los delincuentes que sean detenidos. El Estado venezolano debe avocarse a solucionar este problema si pretende desarrollar un plan de seguridad que sea exitoso y beneficie a la comunidad”, acotó Nieto Palma.

Una Ventana a la Libertad ve con preocupación que, a pesar de los muchos ofrecimientos de construir recintos carcelarios, esto no se haya cumplido y no haya espacios para recluir a nuevos detenidos, lo que sin duda frenará la acción efectiva de los cuerpos policiales a la hora de detener a responsables de delitos.

“Es necesario que el Ministerio para el Servicio Penitenciario trabaje en la búsqueda de soluciones a esta problemática, pues los cuerpos policiales están en la obligación de cuidar a los ciudadanos, en lugar de permanecer en sus comisarias cuidando presos”, señaló Nieto Palma.

De igual forma, la organización considera fundamental que la aplicación de este plan de seguridad se sustente en un espíritu de respeto a los derechos humanos.

EFE.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presentó este martes «seis líneas de acción» que son parte de un plan para atender la «seguridad ciudadana» en el país y al que también denominó como «un sistema de protección del pueblo», en el que trabajarán conjuntamente todas las fuerzas de seguridad del Estado.

«En el campo del frente de la seguridad ciudadana, en el marco de la ‘campaña Carabobo 2021’, estoy lanzando seis líneas de acción que resumen la más alta y acabada política en seguridad ciudadana que jamás haya existido en Venezuela y creo que exista en América Latina», dijo Maduro en cadena obligatoria de radio y televisión.

Explicó que la primera línea de acción será «la expansión de todos los planes deportivos culturales y de creación de valores del Movimiento por la Paz y la Vida» para «defender» a los niños de la «cultura que cultiva una admiración por la droga, por la violencia, por las armas».

Pidió al llamado Movimiento por la Paz y la Vida promover un plan que «permita neutralizar todas las campañas directas o indirectas que promocionan la violencia, el culto a las armas, la muerte».

Como segunda línea, ordenó «a todo el estado mayor del sistema policial a » retomar y hacer «las adecuaciones necesarias» para poner «en la calle toda la fuerza policial» y que el sistema de patrullaje sea «más efectivo».

En tercer lugar, la instalación de los «cuadrantes de paz», que según el ministro de Interior, Néstor Reverol, son «una estructura, un estado mayor, donde participan diferentes instituciones» policiales y la ciudadanía «en perfecta unión cívico militar policial».

El ministro indicó que actualmente hay 2.119 «cuadrantes de paz» en todo el territorio nacional que son «el corazón» de todo lo que hará en materia de seguridad ciudadana, y que durante este año «se ampliarán a 2.300».

«El pueblo quiere paz, el pueblo quiere tranquilidad (…). Vamos a construir una Venezuela con cuadrantes de paz que den seguridad, vamos a liberar a Venezuela de esa peste del culto a las bandas y las mafias», agregó.

«Llamo a todas las iglesias católicas, a las iglesias evangélicas, a todos los cultos a incorporarse a los cuadrantes de paz en la base. A usted cura, sacerdote, pastor, a las monjas, al creyente, de todas las formas de creencia en Dios y de practica del poder divino a incorporarse con su palabra», continuó.

Como cuarta línea indicó «el fortalecimiento del sistema de protección popular para la paz SP3», que contará con «patriotas cooperantes para adelantarse con información a las amenazas para identificar las bandas criminales paramilitarizadas y las bandas de homicidas y sicarios, para hacer el trabajo de inteligencia».

«Eso tiene que arrancar con fuerza (…), debe anunciar, advertir, alertar amenazas en sus distintos ámbitos», apuntó.

La quinta «línea de acción» tiene que ver con la recuperación y eficiencia del operativo de seguridad denominado «Operaciones de Liberación del Pueblo» que han sido sometidas a una «revisión profunda» y que ahora tendrán una nueva fase, «superior», en la que se llamarán «Operaciones de Liberación Humanista del Pueblo (OLHP)».

«Vuelven las OLP con más fuerza y más amor para el pueblo», añadió.

Por último, agregó, se crearán las «casas de justicia» que, dijo, son «para la resolución de conflictos, para la justicia temprana, oportuna» y para «llevar la autoridad del Estado» a la comunidad.EFE

Un total de 23 fallecidos fue el resultado que dejó la Operación Liberación del Pueblo (OLP) de este martes. Según informó el Ministro del Interior y Justicia, Néstor Reverol, lograron capturar 60 sujetos solicitados.

En los procedimientos realizados entre el estado Miranda y Distrito Capital, 19 delincuentes fueron ultimados por los funcionarios. Entre ellos se encuentran los integrantes de la banda de “Los Orejones” de Petare.

Reverol detalló que en el estado Aragua resultaron aprehendidos 17 sujetos y hubo un fallecido. Por su parte en Carabobo, la OLP ultimó a tres antisociales quienes se habrían enfrentado a las comisiones.

Según reseñó el diario El Nacional, en los diferentes operativos, los funcionarios incautaron importantes cantidades de armas de fuego.

El pasado jueves se activó una nueva fase de la OLP y entre los días jueves y viernes se contabilizaron 41 muertes en varios estados del país, con las cifras de este martes se totalizan 64 muertes.

Fuente: Caraota Digital

Foto: Analítica