Incendios forestales en el noroeste de los Estados Unidos calcinaron grandes zonas y al menos 24 personas fallecieron en el estado de California y Washington.

En Oregon, más de 500.000 personas, estuvieron bajo protección a través del protocolo de evacuación, debido a letales llamas que han dañado a miles de viviendas.

Lea también: Al menos siete personas fallecieron en incendios forestales en EEUU

El Centro de Convenciones de Oregón, en Portland ha servido como refugio para los ciudadanos que han huido del fuego.

«Nos estamos preparando para un incidente de muerte masiva en base a lo que sabemos y la cantidad de estructuras que se han perdido» expresó el director de la Oficina de Manejo de Emergencias de Oregón, Andrew Phelps.

Solo este jueves los bomberos se enfrentaron a 29 incendio en todo es estado de California y más de 1.254.000 hectáreas se habían quemado este 2020.

Los incendios forestales provocados por el verano estadounidense continúan causando estragos en Oregon.

De acuerdo con reportes oficiales, las llamas han arropado más 3.600 hectáreas del estado, ubicado al noroeste de Estados Unidos.

Durante este jueves, las autoridades se vieron obligadas a desalojar de sus viviendas a más de 500.000 personas.

La cifra representa más de 10% de la población total de Oregon, una región que cuenta con una población de 4,2 millones de habitantes.

Lea también: Al menos siete personas fallecieron en incendios forestales en EEUU

Durante una rueda de prensa, la gobernadora Kate Brown confirmó la existencia de víctimas fatales.

Pese a ello, la mandataria no precisó el número de fallecidos.

Orengon no es el único estado afectado por los incendios forestales de este año. En California hay, por lo menos, 12 focos activos.

El más importante de todos obligó al gobernador Gavin Newson a declarar el estado de emergencia en los condados de Fresno, Mariposa y Madera.

El enfrentamiento entre manifestantes antirracistas y seguidores del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dejó una persona muerta en Portland, la ciudad más grande del estado de Oregon.

El deceso se registró la noche de este sábado, luego de que la víctima recibiera un impacto de bala en su pecho. «El personal médico llegó y determinó que la víctima había fallecido», aseguró el Departamento de Policía de Portland mediante un comunicado.

De acuerdo con lo trascendido, la persona asesinada era parte de una caravana que apoyaba la gestión de Trump. Su muerte desató una reacción en cadena. Por ese motivo, horas más tarde, Portland estaba llena de simpatizantes del actual mandatario estadounidense.

La ciudad de Seattle, en Washington, y la de ciudad de Portland, en Oregon, Estados Unidos, tuvieron el pasado fin de semana una jornada de violentas protestas antirraciales en marco del envío de tropas federales a algunas zonas para disminuir la delincuencia.

Solo en Seattle hubo 45 arrestos vinculados con los disturbios y al menos 21 policías resultaron heridos por ladrillos, piedras y explosivos. Todo comenzó cuando el gobernador demócrata, Jay Inslee, informó a la comunidad de Washington sobre la llegada de los efectivos de seguridad y aseguró que el presidente de su país, Donald Trump, «busca confrontación».

Seattle es una ciudad que ha mantenido las protestas desde la muerte de George Floyd en mayo, lo que ha generado enfrentamientos con la policía de ese estado en varias ocasiones. Asimismo, ocurre en Portland, donde las autoridades procedieron a lanzar gases lacrimógenos a los manifestantes para dispersar la concentración antirracial.

El 25 de mayo, un policía detuvo al afroamericano George Floyd por pagar con un billete de 20 dólares falso, por lo que procedió a inmovilizarlo con su rodilla hasta asfixiarlo completamente y ocasionarle la muerte.

En la ciudad de Portland, Oregon, en Estados Unidos, se reportó una jornada de robos a tiendas y agresión contra edificaciones públicas la noche de este sábado 29 de mayo, en el marco de las protestas por el asesinato del ciudadano afrodescendiente George Floyd.

Una veintena de enardecidos manifestantes irrumpió en el cuartel general de la policía de Portland y encendieron con fuego el interior de la estación.

Asimismo, otro grupo entró a la fuerza al centro comercial Pionner Place y violentaron una tienda Luois Vuitton, de donde sustrajeron vestimenta y otros accesorios de esa importante firma de moda.

En el centro de la ciudad un grupo encendió cajas de cartón y tumbó varios semáforos, lo que obtuvo una respuesta de la policía, quienes arrojaron gases lacrimógenos para dispersar a los presentes. El fuego fue apagado por personal del cuerpo de bomberos.

Lea también: Gas doméstico podría ser cobrado en dólares

A través de su cuenta oficial en Twitter, la policía emitió una advertencia ante lo que parecía se les salía de las manos: «Dispersa ahora o estarás sujeto a gas, proyectiles y otros medios necesarios para la dispersión», fue el mensaje.

El alcalde de Portland, Ted Wheeler, llamó a los manifestantes a través de redes sociales a que se mantengan pacíficos. Agregó que se encontraba atendiendo a su madre enferma, pero que ante los hechos de violencia ya iba de regreso en la ciudad. «Estoy con la familia para prepararme para sus momentos finales. Esto es difícil, esto es personal, pero también lo es ver cómo destruyen mi ciudad. Regresaré ahora», dijo en twitter.

Emitió un mensaje en el que llamó a la conciencia ciudadana tras los destrozos en toda la ciudad: «Cuando destruyes nuestra ciudad, estás destruyendo nuestra comunidad. Cuando actúas violentamente unos contra otros, nos estás lastimando a todos. ¿Cómo honra esto el legado de George Floyd?», enfatizó.

Portland