El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, se pronunció este viernes en las redes sociales, al cumplirse un año del asesinato del concejal Edmundo «Pipo» Rada.

El 16 de octubre del 2019, autoridades consiguieron el cuerpo del político abandonado en el sector Guaicoco. Asimismo, la administración de Nicolás Maduro aseguraron que se debió a un crimen pasional, pero la presidencia encargada desmiente tal hecho.

En una publicación de Twitter, Guaidó aseguró que «luchar por la Libertad de Venezuela ha costado años de persecución e incluso la muerte en una dictadura señalada por crímenes de lesa humanidad».

Desde un acto de juramentación de comandos regionales en el estado Carabobo, el presidente (E) Juan Guaidó llamó a la población a unirse el próximo 22 y 23 de octubre a las manifestaciones convocados por el sector educativo y a «no abandonar la calle» para lograr la salida del régimen de Maduro.

«El 22 y 23 de octubre los maestros han convocado a protestar y estaremos con ellos para la justa reivindicación de Venezuela, nos ponemos con ustedes en donde lo decidan y el 24 de octubre acompañaremos al Zulia para denunciar todo lo que padecen», expresó en el acto.

Asimismo, renovó su llamado de protesta para el 16 de noviembre, día al que convocó a todos los gremios del país. «Le pido a las enfermeras, a los estudiantes, a todos desde cada espacio, que vayamos a las calles. Venezuela no se rinde, Venezuela se levanta».

Lea también: Diputado ecuatoriano Juan Flores rechazó que régimen de Maduro obtuviera puesto en Consejo de DDHH

Asesinato del concejal ‘Pipo’ Rada

Sobre el reciente asesinato del concejal Edmundo «Pipo» Rada, manifestó que con este tipo de actos el régimen de Maduro busca «arrodillar y callar al pueblo de Venezuela», sin embargo explicó que el espíritu del también dirigente de Voluntad Popular (VP) se «multiplica» para lograr «salir de la dictadura».

Advertencia a los gobernadores

Aseguró que con la asignación a las gobernaciones de minas de oro ubicadas en el estado Bolívar, el régimen solo busca convertir a los gobernadores en traficantes de oro. Apelando a la jurisprudencia venezolana, explicó que es ilegal y que buscan «comprar lealtades» con esta decisión.