Una de las empresas de espectáculos más reconocidas del mundo, como lo es el Cirque du Soleil, se declaró este lunes en quiebra al mismo tiempo que los principales inversores de la compañía presentaron un plan de reestructuración.

Lea también; Cabo Verde habría aceptado proceso de extradición de Alex Saab a EEUU

La institución canadiense señaló en un comunicado que solicitó al Tribunal Superior de Quebec su aprobación para reestructurar la compañía, que ya se encontraba en dificultades financieras antes de la aparición de la pandemia del covid-19.

La idea es que los tres inversores del circo, TPG Capital, Fosun Capital Group y Caisse de Depot et placement du Québec aporten 100 millones de dólares, mientras que 200 millones sean aportados por la provincia de Quebec.

El fondo de inversiones TPG tiene un 55% de propiedad de la compañía, mientras que Fosun controla el 25% y la entidad financiera Caisse de Depot et Placement du Quebec, el 20% restante, según reseñó la agencia EFE.

Daniel Lamarre, presidente del circo, explicó que después de 36 años de actividad, el «cierre forzado» de todos los espectáculos por la pandemia han golpeado fuertemente a la compañía, por lo que la dirección actuará para «proteger su futuro».

Libre Abordo, es una empresa mexicana que tiene vinculación con Schlager Business Group, quienes firmaron con la administración de Nicolás Maduro, un convenio de petróleo por comida, informaron que están en quiebra luego de haber perdido más de 90 millones de dólares.

Lea también: Forever 21 se prepara para declararse en quiebra próximamente

Asimismo, informó que la empresa en los meses más recientes atravesó una de las peores caídas de los costos del petróleo, campañas de desprestigio y la presión de Estados Unidos para que frenaran sus actividades.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) está trabajando en ciertas investigaciones de empresas mexicanas y europeas, que aparentemente están sumergidas en el comercio de petróleo venezolano, reseñó Reuters.

En este sentido, se encuentran recabando información para llevar a cabo una investigación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre posibles sanciones a estas compañías.

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga y el encargado de los bienes patrimoniales de la Santa Sede, el obispo Nunzio Galantino, aclararon que el Vaticano no se encuentra al borde la quiebra así como lo publicaron la semana pasada en un libro.

Lea también: Vaticano respondió carta de expresidentes iberoamericanos sobre Venezuela

Rodríguez Maradiaga es uno de los seis cardenales que se encarga de asesorar al papa Francisco para las reformas económicas de la Curia, del gobierno central. Por su parte, el presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), el obispo Galantino expresó que “no hay colapso o default” en el Vaticano, así lo dio a conocer en una entrevista por el diario católico italiano Avvnire.

El libro de Nuzzi, está orientado en los estudios internos de las cuentas vaticanas, mantiene que el Vaticano está cerca de romper las reformas del papa para sanear sus cuentas no son suficientes.

Ante los más recientes ataques del Gobierno de Nicolás Maduro contra pequeños y medianos comerciales la directiva de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem) se pronunció destacando que al parecer este es un plan gubernamental ejecutado desde hace años con el objetivo de criminalizar y destruir el aparato productivo del país, teniendo como ejemplos claros las expropiaciones a empresas, la ley de arrendamientos o los más recientes saqueos controlados contra tiendas de ropa, zapatos y supermercados privados.

Alfredo Padilla, director general de Atraem, explicó que el dueño de un negocio al comprar la mercancía para venderla debe añadirle al costo final una serie de variables, las cuales incluyen traslado, pago de impuestos, mobiliario, sueldo de empleados, además de su legitima ganancia que ronda el 30%, esto al parecer no es entendido por el Gobierno. “Cualquier comercio sea de ropa o alimentos es quebrado automáticamente cuando la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos SUNDDE obliga a propietarios a vender su mercancía casi a precio de costo, olvidando la hiperinflación que vivimos e imposibilitando a este de reponer su inventario”, dijo.

Padilla señaló que este tipo de acciones de la SUNDDE traen como consecuencia que el esfuerzo del pequeño comerciante de ropa o el dueño de una pequeña bodega se esfuma solo en cuestión de horas, asimismo trayendo un retroceso y graves dificultades en la sociedad. “Al no poder comprar la popular harina pan el venezolano ha tenido que usar técnicas primitivas comprando maíz y moliéndolo para poder hacer arepas, exponiéndose a altos riesgo sanitarios solo por las pésimas políticas económicas del Estado”.

El analista calificó de fascista el llamado carnet de la patria, el cual piensa ser utilizado en las próximas semanas como una forma de cancelar el cestatiket y las pensiones, así obligando a tener este instrumento de coacción del partido para poder recibir un beneficio que les corresponde a los venezolanos por ley. “Ante este hecho inconstitucional el país debe rebelarse de manera democrática y pacífica”, indicó.

Aseguró que a pesar de esta dura realidad el comerciante y emprendedor se niegan a morir y a entrar en el mundo delictivo, utilizando una creatividad extrema convirtiendo quiosco en venta de verduras o lo que pueda comprar el consumidor o ante la escasez de efectivo el bodeguero al igual que el vendedor informal deben cancelar un valor agregado para que les presten el punto de venta y así poder seguir trabajando, “Incluso hay policías que cargan puntos electrónicos y extorsionan al buhonero diciéndole que lo pueden usar a cambio de una vacuna. La crisis llega a niveles que casas de familia son convertidas en mini centros comerciales con alquileres muchos más baratos”.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana aseveró este miércoles que más de 3.000 empresas y 50 farmacias han cerrado por la situación crítica del país.

Durante una entrevista para Unión Radio, hizo énfasis en la importancia de la lucha por los pacientes para garantizar sus derechos, y a su juicio no debe ser una lucha mediática.

“Hemos llegado al punto de decirle a los pacientes las fórmulas de cómo se preparan las medicinas, porque no contamos con ellas y nosotros tenemos que darle una respuesta al país”, manifestó Ceballos.

Para el presidente de Fefarven, Venezuela es un país que tiene recurso, pero hay que mejorar el sistema de una manera global.  “Si vas a un hospital y no hay insumos, no tenemos productos genéricos, ni de otro tipo, esto nos habla de una crisis farmacéutica y del sector salud que debe ser atendida por el Estado”, sentenció.

Crisis humanitaria en ascenso

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional, Luis Lipa hizo un llamado a ser sinceros desde el seno del Parlamento, y aunque aseguró es muy poco lo que se puede hacer sobre el tema desde el punto de vista presupuestario, seguirán llamando la atención al Gobierno por la crisis humanitaria del país.

“Este tema se ha malinterpretado. Esto no es  un tema político sino humano, no hay medicamentos, no hay insumos”, manifestó durante un contacto al programa A Tiempo. A juicio del parlamentario hay escenarios que son muy difíciles, y se comprometió a transmitir desde su cargo, la angustia que tiene el pueblo en ese sentido. 

Para Lipa, si los servicios hospitalarios funcionaran no estuviese pasando lo que está ocurriendo en el sector salud. “El Gobierno debe entender que debe facilitar las divisas para que llegue la materia prima y obtener las medicinas”, sostuvo.

Nota de Caraota Digital

Luisa Panagua.- La Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven) dirigió un comunicado a William Contreras, a cargo de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Económicos (Sundde) en el que responsabilizó a esta instancia por la quiebra de 40 farmacias en el país durante los últimos 16 meses.

En el documento contabilizó 14 establecimientos cerrados en el Anzoátegui, 11 en Nueva Esparta, 3 en Barinas, 10 en Lara y 3 en Portuguesa.

Fefarven detalló que en América Latina hay una farmacia por cada 3000 habitantes en otros países muy organizados, una por cada 2000. En cambio, en Venezuela la proporción es de 1 por 7000 personas.

Esto se debe a que los comercios farmacéuticos deben vender a precios establecidos por la Sundde que no permiten cubrir los gastos operativos ni cancelar las facturas, servicios y nómina. «O nos reconocen la estructura de costos o amplían el margen o nos escuchan para demostrarles la realidad de las Farmacias Independientes que está muriendo y cuya solución no depende de nosotros los farmacéuticos», reza el comunicado.

Además, denunció que de cada 100 medicamentos, apenas se consiguen 15, por lo que la escasez ronda el 85 %.

Aquí puede leer el Comunicado